El sector deportivo alerta de la desaparición de entidades y puestos de trabajo

Más del 50% de los clubes están en riesgo tras la suspensión de la actividad, según la UFEC

Un campo de fútbol durante el confinamiento.
Un campo de fútbol durante el confinamiento.Joan Sanchez

El cierre de las instalaciones deportivas y la suspensión de las competiciones durante los próximos 15 días atemoriza al sector deportivo, que teme no recuperarse este vez. Tras un primer golpe durante el confinamiento del pasado mes de marzo que puso en ERTE a siete de cada diez empleados del sector, las empresas y organizaciones alertan de que sus ingresos son escasos y su futuro es negro. “Más de un 50% de los clubes están en riesgo de desaparecer”, alerta la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC).

“No es una decisión justa”, asegura Gerard Esteva, presidente de la UFEC. “El índice de transmisión del virus en la práctica deportiva es muy bajo. El sector ha sido responsable y maduro para actuar con seguridad”. La Generalitat anunció ayer ayudas de 50 millones para el deporte, la cultura y el ocio.

Más información
“Todo esto ha dañado mucho la imagen de los gimnasios”
Los gimnasios ya han perdido un 30% de los abonados precovid
“No es un toque de queda, es un toque de muerte”

Esteva reivindica que las competiciones y los gimnasios tienen un control del aforo en sus instalaciones, lo que facilita la trazabilidad en caso de darse algún positivo. “Nosotros sabemos quién ha participado en cada actividad, y con qué personas ha estado en contacto. Los protocolos garantizan frenan la expansión y actuamos de cortafuegos”, muestra el presidente federativo. “Si no hay este control sanitario, el virus se expande. ¿Alguien piensa que la sociedad parará de moverse? Se moverá igual, y la actividad física se practicará sin los protocolos de seguridad”.

El cierre de los gimnasios ha cogido a algunos empresarios a contrapie. “Pensaba que el Procicat podría limitar horarios, o reducir más el aforo dentro de la instalación”, explica el presidente de la Asociación de Empresarios de Clubes de Fitness de Cataluña (Adecaf), la patronal. “Pero no esperaba el cierre total”, añade.

La decisión de la Generalitat pone aún más en tensión a los gimnasios, que han perdido de media alrededor de un 40% de los abonados y tuvieron que invertir dinero para adaptarse a las restricciones. “Una estimación que se hizo en verano aseguraba que el 24% de los centros cerrarían por la crisis”, recuerda Tarragó, “pero ahora esta es la previsión más optimista. Este cierre tendrá un impacto mucho mayor”. A nivel federativo, el horizonte tampoco es optimista. “En la anterior crisis perdimos el 50% de los clubes”, asegura Esteva. “Ahora estamos en riesgo de perder un porcentaje mayor”.

Las asociaciones y los clubes temen que el cierre se alargue y que el impacto económico sea insalvable. “En marzo había reservas y fidelización de los socios”, refleja Esteva, “pero ahora las entidades están muy tocadas”.

“Reducir costes”

Las empresas barajan ahora qué hacer. “Algunos centros ni han abierto desde marzo, y mantienen a sus trabajadores en ERTE a la espera de que todo pase”, contextualiza el presidente de Adecaf. El futuro pasa, a corto plazo, por intentar mantener a los abonados actuales. “Tenemos que mantener la actividad online y seguir en contacto con los clientes. Durante el primer parón desarrollamos el sistema tecnológico para mantener la oferta a nuestros abonados. En marzo, todo nos pilló con el pie cambiado, pero ahora tenemos que aprovechar estos avances y hacer lo que en su día hicimos un poco tarde”, desarrolla Tarragó. El primer paso, sin embargo, parece claro: “Hay que reducir costes”. Algunos empresarios ya han trasladado su interés en volver a presentar ERTE entre unas plantillas que ya pasaron por ello.

Una parte del sector tiene la sensación de que el Procicat ha sido muy duro con la industria deportiva. “No valora que fortalecemos el sistema inmunológico de la población. Están con el discurso de cerrarlo todo”, lamenta Tarragó. “Tenemos la sensación de que no tenemos interlocutor”. Esteva coincide: “El Procicat no ha escuchado la Secretaría General del Deporte”.

Los representantes avisan de que el sector plantea movilizaciones. “Lucharemos y nos organizaremos para que reconsideren la situación”, avanza Esteva. “Pero debemos estudiar la mejor manera”, reflexiona Tarragó.

Sobre la firma

Bernat Coll

Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS