Los Mossos investigan la desaparición de un kilo de cocaína en la comisaría de Sant Feliu de Guíxols

El robo se detectó en octubre, cuando fueron a buscar la droga para destruirla por orden judicial

Una pareja de Mossos d'Esquadra en una imagen de archivo.
Una pareja de Mossos d'Esquadra en una imagen de archivo.Albert Garcia

La División de Asuntos Internos (DAI) de los Mossos d’Esquadra ha abierto una investigación para averiguar quién se ha apoderado de un kilo de cocaína que estaba en custodia en la comisaría de Sant Feliu de Guíxols (Baix Empordà) y ha desaparecido, según avanzó la cadena SER. Esta ausencia se detectó en octubre, cuando agentes del cuerpo fueron a buscar la droga para destruirla por orden judicial y no la encontraron. La cocaína estaba en lo que los mossos conocen como el “búnker”, que puede ser una habitación, una caja fuerte o un armario metálico con cerradura, en función de cada comisaría, donde se guarda bajo llave y en custodia tanto la droga intervenida en operativos antes de que se ordene su destrucción, como otros objetos de valor como armas o joyas.

Más información
Tres detenidos tras la incautación de 495 kilos de cocaína hallados en el puerto de Barcelona
Los Mossos que cruzaron la línea

La cocaína que ha desaparecido, según fuentes cercanas al caso, llegó a la comisaría de Sant Feliu el pasado mes de agosto. Un hombre de nacionalidad extranjera se presentó en la Policía Local y dijo que se había encontrado el paquete de cocaína en la playa. Los agentes cogieron el paquete y lo llevaron a los mossos, sin identificar a quien se la había entregado, y el material quedó bajo custodia. Una vez llegó el requerimiento judicial para destruir esta droga, el mes pasado, los encargados del caso no la localizaron. La droga desaparecida, según la Oficina Central Nacional de Estupefacientes del Ministerio del Interior, tendría un valor de 36.023 euros.

De inmediato se informó a la DAI y el caso se puso en conocimiento del Juzgado de guardia, Instrucción 2 de Sant Feliu de Guixols, que decretó el secreto de la causa. Los investigadores de Asuntos Internos están intentando averiguar quién sustrajo la droga del “búnker” y para ello están tomando declaración a los agentes de la comisaría. La investigación puede ser complicada ya que, según algunas fuentes, los responsables de la llave del “búnker” en Sant Feliu son los distintos jefes de turno, pero mucha gente tenía acceso a la llave, ya que no siempre la llevaban encima. La DAI también hizo que el jueves pasado la Unidad Canina rastreara con perros detectores de drogas todas las dependencias de la comisaría por si hallaban algún indicio, pero no hubo éxito.

Este caso llega después de que a principios del pasado mes de septiembre el juzgado de Instrucción 1 de Santa Coloma de Farners (la Selva) metiera en la cárcel –ahora están el libertad provisional– a un cabo y a dos agentes de los Mossos que fueron detenidos por Asuntos Internos acusados de estar implicados, presuntamente, en un trama de tráfico de marihuana. En la causa hay cinco policías investigados y según el delator, podría hacer más de 12 años que traficaban.

La semana pasada el jefe de la División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos d’Esquadra, Toni Rodríguez, en declaraciones a TV3 ya advirtió de que “uno de los escenarios de riesgo y de peligro que advertimos es que aumente la corrupción entre funcionarios públicos, muy especialmente entre aquellos que deben de perseguir el delito”. Además avanzó: “En estos momentos puede haber otros casos que se pueden estar trabajando ahora que afectarían tanto a nuestro cuerpo como a otros cuerpos policiales”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS