Los Mossos supenden de empleo y sueldo al agente que golpeó a un joven en Barcelona

Tres policías más han sido sancionados por la Dirección General del cuerpo

La Dirección General de la Policía ha suspendido de empleo y sueldo al mosso del área de recursos operativos que fue grabado por un testigo golpeando y tirando al suelo a un joven que se saltaba el toque de queda en Barcelona y han apartado de sus funciones a otros tres agentes.

Según han informado este lunes los Mossos d’Esquadra, la dirección de la policía ha impuesto medidas cautelares a los cuatro agentes una vez la División de Asuntos Internos (DAI) ha analizado su actuación de la noche del pasado 14 de noviembre, cuando supuestamente no se ajustaron a los protocolos al intervenir ante una docena de jóvenes que tomaban alcohol en la calle saltándose el toque de queda.

Más información
Los Mossos condecoran a 400 agentes que actuaron contra los altercados tras la sentencia del ‘procés’
Los Mossos apartan a un agente por golpear a un hombre que se saltó el confinamiento nocturno

Al mosso al que se ve en el vídeo, grabado por una vecina desde un balcón, dando un empujón que tiró al suelo a uno de los jóvenes, al que también redujo en el suelo mientras discutían a gritos, la Dirección General de la Policía le ha suspendido ahora cautelarmente de empleo y sueldo, tras haberle apartado provisionalmente de sus funciones al día siguiente de los hechos.

A otros tres compañeros de este agente, que le acompañaban y que también participaron en la reducción, la Dirección General de la Policía les ha apartado ahora de forma cautelar de las funciones que tenían asignadas hasta el momento.

Tras tener conocimiento de esta actuación, al hacerse viral el vídeo grabado por una vecina, la dirección de la policía catalana apartó al día siguiente de los hechos de sus funciones al agente y le abrió una información reservada para analizar su actuación, aclarar con precisión los hechos y determinar la apertura de un expediente disciplinario si se confirma que incurrió en mala praxis.

El agente, de la unidad ARRO de la región policial de Barcelona, participaba la noche del viernes 14 de noviembre en un dispositivo para velar por el cumplimiento de las restricciones de movilidad y las medidas adoptadas para prevenir el contagio del coronavirus, cuando hacia las 00:30 horas vio a una docena de personas en la plaza del Pes de la Palla, en el barrio del Raval.

Los agentes que participaban en el dispositivo comprobaron que el grupo de doce personas estaba consumiendo bebidas alcohólicas en la calle y que incumplían la restricción de movilidad por el toque de queda, por lo que les identificaron.

Un testigo grabó desde un balcón como uno de los agentes de la ARRO golpeaba a uno de los jóvenes y le empujaba fuertemente hasta hacerlo caer al suelo, donde le redujo mientras ambos discutían a gritos, por lo que al menos otros dos agentes se sumaron en su ayuda para detenerle.

El joven, de 22 años, origen chileno y que cuenta con el apoyo de la asociación Fedelatina en Barcelona, acabó arrestado por un delito de atentado a la autoridad y otro lesiones y pasó a disposición judicial el sábado, tras lo cual quedó en libertad con cargos.

Paralelamente, el joven ha denunciado por prevaricación y lesiones al agente por su “abuso de poder” y su “agresividad increíble”, así como a sus compañeros por no detener su conducta agresiva.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS