El primer mercado mayorista de fruta y verdura ecológica abre en Mercabarna

El organismo prevé captar, en 10 años el 50%, del producto de este tipo que se comercializan en Cataluña

Preparativos para la apertura del Biomarket, en Mercabarna
Preparativos para la apertura del Biomarket, en MercabarnaMASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

Mercabarna llevaba años detectando un creciente interés por los alimentos frescos ecológicos y el gobierno de la alcaldesa Ada Colau, que apuesta por una alimentación sostenible, comenzó a estudiar el pasado mandato cómo poner en marcha un mercado para este producto. El resultado es el Biomarket, el primer mercado mayorista de fruta y verdura con certificación ecológica de España, que acaba de abrir en el recinto mayorista. El mercado está ubicado en una nave de nueva construcción y ha comportado una inversión de cinco millones de euros.

Biomarket es también el primer mercado de alimentos ecológicos de Europa en número de empresas. Hay uno en París, pero con solo dos distribuidores, explican los responsables de Mercabarna. En los 21 puestos del nuevo recinto hay 16 para mayoristas, dos para cooperativas agrícolas (una a partir de marzo estará abierto a cualquier productor y gestionado por Unió de Pagesos) y tres para mayoristas de producto envasado o seco. Además, hay una pequeña zona para nueve productores de proximidad, que pueden acudir en función de sus cosechas o alimentos de cada temporada.

Más información
Barcelona será la Capital Mundial de la Alimentación Sostenible para abordar cambios importantes
Mercabarna tendrá un mercado de productos ‘bio’ en 2020
La agricultura ecológica se consolida

El espacio es tan nuevo, abrió hace 13 días, que todavía hay puestos cerrados porque están en obras. El ambiente tampoco es comparable al frenesí de las naves de fresco convencional, pero las empresas que han apostado por el nuevo mercado están convencidas de que lo ecológico es el futuro.

Joan Badosa, de Badosa Fruits, tiene parada en el mercado convencional y ya lleva 10 años vendiendo ecológico. “Allí era complicado por espacio y queremos expandir esta línea, para poner la producción ecológica al alcance de todo el mundo, porque los canales de distribución hasta ahora eran pocos. Piensa que hace diez años lo ecológico era un 5% de nuestra facturación y ahora ya es el 30%. Estoy seguro de que en dos años estaremos al 50%-50%”, asegura.

Toda la fruta y verdura (y también envasados o alimentos secos) que se vende en el Biomarket tiene certificación ecológica. La de Cataluña, el CCPAE (Consell Català de la Producció Agrària Ecològica), o la de la zona de la que es originario cada producto. Badosa, por ejemplo, además de Manzanas de Girona, peras de Lleida o coliflor de Camarles, tiene tomates de Almería, uva de Alicante o cítricos de Castelló.

Los clientes del Biomarket son por ahora tiendas especializadas, cadenas como Veritas, restauradores, y también clientes de Francia, Bélgica o Alemania, explica Badosa. “Esto tiene que ser una puerta a Europa”, dice y señala cómo se ha profesionalizado el sector de la producción ecológico en la última década.

También cree que “el ecológico es el futuro” Lluís Bertran, director de Ronda Fruits Bio. “Esto tiene que ser un hub ecológico a todos niveles” y explica que en su caso la empresa apuesta a tres escenarios diferentes: compradores locales, nacionales y extranjeros.

El ejemplo danés

Mercabarna prevé captar inicialmente el 20% de las frutas y hortalizas ecológicas que se comercializan en Cataluña y llegar al 50% en 2031. “Como mayoristas hemos de dar respuesta a una corriente entre productores y consumidores que se está produciendo, que tiene una gran perspectiva de crecimiento, en España el producto eco es un 1,6% del total pero en Dinamarca supera el 11% del mercado”, afirma el director general del mercado central, Jordi Valls.

Desde el Ayuntamiento, el comisionado de Economía Social y Política Alimentaria, Álvaro Porro, señala que más allá de posicionar el producto ecológico, uno de los objetivos del Biomarket es también ser un punto de encuentro entre payeses y comercio local que apuesta por esta alimentación. En este sentido, explica que en unos meses abrirá en el mercado y de la mano de Unió de Pagesos el Centro de Intercambio de Productos Agroalimentarios de Proximidad (CIAP), un proyecto pionero donde cualquier productor podrá vender a detallistas.

Se calcula que a Mercabarna llegan diariamente unas 23.000 personas. El reciento cuenta con un total de 7.500 trabajadores. Las más de 700 empresas asentadas en sus 90 hectáreas de extensión exportan aproximadamente el 35% del total de productos.

Otra capitalidad mundial para Barcelona

La apertura del Biomarket coincide con la Capitalidad Mundial de la Alimentación Sostenible que Barcelona ostentará en 2021. El edificio del nuevo recinto de Mercabarna, cuya cubierta tiene como principal material la madera, ha sido construido con criterios de sostenibilidad y está pensado para tener un consumo mínimo pero una gran ventilación.

La presentación de esta nueva capitalidad para Barcelona la hizo la alcaldesa Ada Colau el pasado 2 de diciembre en el Ayuntamiento. “Queremos abrir un gran debate y una gran transformación, claves para el presente y el futuro de la alimentación”, dijo la alcaldesa. Uno de los retos pendientes, explicó, es lograr que los alimentos de proximidad y ecológicos sean más asequibles para las familias y así lograr vencer problemas como la obesidad infantil. El Consistorio también cree que es importante generar “resiliencia” ante riesgos globales, como la pandemia o la emergencia climática, y ante las desigualdades sociales.


Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS