La pandemia retrasa los premios Gaudí a la primavera

60 producciones son candidatas en la 13ª edición de los galardones del cine catalán

Yolanda Sey, en un fotograma de la película 'La dona il·legal'.
Yolanda Sey, en un fotograma de la película 'La dona il·legal'.

Un año más, con toda la ilusión y con toda la precariedad en la que se encuentra, el cine catalán elegirá sus mejores producciones en la gala de entrega de los Premios Gaudí. Una fiesta que tradicionalmente se celebraba en el mes de enero en le Fòrum CCIB y que esta vez, debido a la pandemia, se ha retrasado hasta el 21 de marzo. “La situación sanitaria decidirá si se puede hacer presencialmente, si con un aforo reducido o si se debe celebrar telemáticamente”, ha dicho este miércoles en la presentación de las películas candidatas Isona Passola, presidenta de la Academia del Cine Catalán, organizadora de los premios. El 28 de enero, se conocerán las candidatas definitivas.

Las producciones candidatas serán 60, agrupadas en 6 películas de ficción en catalán -La vampira de Barcelona, de Lluís Danés; L’ofrena, de Ventura Durall; La dona il·legal, de Ramon Térmens; Terra de telers, de joan Frank Charansonnet; Les dues nits d’ahir, de Pau Cruanyes y Gerard Vidal, y Bronko, de Isaac Ulam- y 20 en castellano, entre las cuales A Stormy Night, de David Moragas, La boda de Rosa, de Iciar Bollain, Baby, de Juanma Bajo Ulloa o Sentimental, de Cesc Gay. Habrá seis películas europeas, como Sorry We Missed You, del británico Ken Loach, o Little Joe, de la alemana Jessica Hausner; 10 documentales, entre los cuales ¿Puedes oírme?, de Pedro Ballesteros; The Mystery of the Pink Flamingo, de Javier Polo; La mami, de Laura Herrero, o Pa’tras ni pa’tomar impulso, de Lupe Pérez García. Seis películas para televisión (El crèdit, Èxode, La fossa y La mort de Guillem) y 14 cortometrajes.

Más información
59 producciones optarán a los Premios Gaudí
‘Ultimísima’ oportunidad en 2020 para el audiovisual catalán
Noche ‘bailonga’ para otra gala reivindicativa

Passola ha explicado, ante la pregunta de periodistas, la falta de Eso que tú me das, la entrevista del periodista Jordi Évole a Pau Donés poco antes del fallecimiento del músico por un cáncer. “La comisión de críticos que tenía que escoger los documentales finalistas no la seleccionó porque consideró que no era un documental como lo entendemos en términos cinematográficos sino otro género”, ha revelado. Y, adelantándose preguntas sobre la otra película que se echa en falta entre las nominadas, la animación Josep, del francés Aurel, sobre el exilio del dibujante catalán Josep Bartolí tras la Guerra Civil, Passola ha argumentado que es una producción totalmente francesa, por lo que no cuenta con el 20% de producción catalán, mínimo requerido para ser candidata. “Tampoco ha podido entrar en la categoría de película europea por cuestión de fechas. Esperamos tenerla en esta sección el año que viene”, ha adelantado la presidenta.

En cuanto al balance de género en la dirección de las producciones de la actual convocatoria, incluidos telefilmes y cortos, se confirma “un desequilibrio similar al de la pasada edición en términos globales” y sitúa en un 30 % las películas candidatas con mujeres directoras o codirectoras al frente: 21 de las 60 películas candidatas.

La gala la organizará El Terrat, que ya se encargó de la de 2018 y es también responsable de las últimas de los Premios Goya. El actor Enric Cambray será el presentador de un espectáculo que homenajeará las salas de cine.

Situación crítica del cine catalán

La presencia de solo seis películas en catalán (el año pasado fueron 14 y solo en la primera edición de los premios fueron menos, cuatro) se debe, en palabras de Passola, a que los presupuestos “son exageradamente bajos”: “La media de las películas en catalán ronda los 750.000 euros cuando esa misma media en películas europeas es de 3,2 millones”, ha declarado, culpando de la situación al “abandono horroroso” del Gobierno [catalán] y de TV3 de la producción de ficción: “Si el Govern quiere ser mínimamente competitivo en el sector del audiovisual debe garantizar un mínimo de películas en catalán a TV3”. Este año, según anunció Passola, se destinarán 6 millones a la televisión pública catalana para realizar ficción: “Hace 10 años se destinaban 60 millones, ahora mismo estábamos a cero”, ha subrayado.

La proporción de cine catalán respecto del español, según ha recordado Passola, ha bajado en una década de casi el 50% al 30%: “Tenemos a todos los profesionales en Madrid y este problema solo se resuelve alentando a la industria de aquí”, dijo. “El año pasado tuvimos problemas para encontrar a actores que entregaran premios”.

En base al estudio anual de la situación del cine catalán, la cuota de pantalla de la producción catalana en España se sitúa en un 7,2% del total de recaudación anual en los cines, un dato que sube dos puntos respecto al último dato registrado (2018), que se situaba en el 5 %, un aumento que se explica por la pandemia y por la carencia de estrenos norteamericanos debida, también, a la situación sanitaria.

Por lo que respecta a las plataformas digitales, Passola anunció que la industria catalana se está moviendo para la creación de grandes platós en Cataluña. “La gente quiere venir: por cuestiones como las horas de sol que tenemos, los diferentes paisajes, la proximidad de los aeropuertos, el talento…”, dijo la productora catalana, que anunció que se está presionando a las instituciones para la cesión terrenos donde crear infraestructuras. A pesar de todo, Passola mostró un cierto optimismo: “Iremos avanzando hasta ser una cinematografía normal”, ha dicho.

Sobre la firma

Toni Polo Bettonica

Es periodista de Cultura en la redacción de Cataluña y ha formado parte del equipo de Elpais.cat. Antes de llegar a EL PAÍS, trabajó en la sección de Cultura de Público en Barcelona, entre otros medios. Es fundador de la web de contenido teatral Recomana.cat. Es licenciado en Historia Contemporánea y Máster de Periodismo El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS