El virus desacelera en Cataluña pero suma casi 3.000 nuevos casos en un día

La presión asistencial persiste con 1.520 personas hospitalizadas a causa de la covid-19, 336 de ellas en cuidados intensivos

Viandantes en el centro de Barcelona pocas horas antes de Nochebuena.
Viandantes en el centro de Barcelona pocas horas antes de Nochebuena.Marta Perez (EFE)

La velocidad de expansión del virus se ralentiza en Cataluña. La Rt, el indicador que mide a cuántas personas contagia de media un positivo, llegó a estar la semana pasada en 1,56 (esto es, por cada 100 positivos se infectan otros 156), pero ya lleva cinco días de bajada y este viernes se ha situado en 1,20. Sin embargo, este parámetro sigue por encima del umbral que marcan las autoridades sanitarias para contener la epidemia (menos de 1) y eso se refleja en el número de nuevos infectados: en las últimas 24 horas, la Generalitat ha notificado 2.958 contagios más y cerca de medio centenar de fallecidos. La incidencia acumulada a 14 días supera los 300 casos por 100.000 habitantes, una cifra considerada de riesgo extremo por parte del Ministerio de Sanidad. En plenas fiestas navideñas, en las que se espera más interacción social y, en consecuencia, más circulación del virus, también persiste la presión asistencial: hay 1.520 personas hospitalizadas con covid-19.

Más información

El envite de la covid-19 amaina ligeramente y ya no se reproduce tan rápido como la semana pasada. Pero la epidemia está lejos de estar controlada en Cataluña. En la última semana con datos consolidados, entre el 15 y el 21 de diciembre, se reportaron 13.172 nuevos contagios, casi el doble que dos semanas atrás. La Generalitat tiene muchos cribados poblacionales en marcha en distintos municipios de la comunidad y el número de pruebas diagnósticas realizadas sigue aumentando, pero también crece la positividad. De un 3,64% en la primera semana de diciembre a un 5,18% en los últimos días. Esto significa que todavía quedan muchos casos por aflorar.

“Urgencias es nuestro termómetro y llevamos un par de días en los que, aunque no ha habido muchos ingresos, sí que notamos que están llegando más sospechosos de covid-19 que luego se confirman. Esto significa que la transmisión en la comunidad ha aumentado”, explicaba ayer María José Abadías, subdirectora asistencial del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. El riesgo de rebrote, que mide el crecimiento potencial de la curva epidémica, sigue disparado en toda la comunidad y se sitúa este viernes en 345 puntos, muy por encima de lo que se considera riesgo alto (más de 100). El Govern ordenó el martes el confinamiento perimetral de las comarcas de La Cerdanya y Ripollés por el avance del virus: en estos municipios, la restauración está cerrada y los eventos culturales y deportivos suspendidos.

Los contagios siguen creciendo y, aunque todavía estos datos no se traducen en más ingresos hospitalarios, los centros sanitarios advierten del impacto de un repunte cuando todavía no han terminado de desescalar de la segunda ola. Este jueves, 1.520 personas con covid-19 permanecía hospitalizadas, 336 de ellas en cuidados intensivos. “La situación actual es que estamos desacelerando de la segunda ola. En el pico llegamos a tener 200 enfermos con covid-19 hospitalizados. Ahora tenemos 25 pacientes en la UCI y 40 en planta. Nos gustaría poder estar unas semanas más dando altas”, señalaba ayer Abadías.

En el caso de Vall d’Hebron, el hospital pudo mantener toda la actividad no covid durante la segunda ola y no se tuvo que desprogramar ningún quirófano ni consulta. Pero Abadías insta a celebrar unas Navidades “de respeto y recogimiento”, reduciendo la movilidad y la interacción social para evitar otro repunte del virus tras las fiestas. Y señala que los sanitarios también necesitan bajar el ritmo y las cargas de trabajo. “La gente está cansada. Hay colectivos sanitarios que no han desconectado de la covid desde el minuto cero”, advierte. Y eso pasa factura.

Vacunas

Si la curva no baja más rápido y, al contrario, crecen los contagios tras la Navidad, el sistema sanitario tendrá que afrontar una nueva sobrecarga asistencial en paralelo a la campaña de vacunación contra la covid-19, que arranca este domingo. El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ya ha advertido en varias ocasiones de la necesidad de mantener una transmisión lo más baja posible para no perjudicar el despliegue de la inmunización masiva contra el virus. El plan del Govern es poner las primeras vacunas de Pfizer y BioNTech este domingo en la residencia Feixa Llarga de l’Hospitalet de Llobregat.

En la primera partida de inmunizaciones, Cataluña recibirá 1.595 dosis, aunque está previsto que semanalmente lleguen 60.000 vacunas. Los ancianos y trabajadores de residencias y el personal sanitario serán los primeros grupos de población en recibir el pinchazo. Otros centros que comenzarán a administrar las inmunizaciones este domingo son la residencia de Nuestra Señora de Rivera, en la Pobla de Segur, la de la Mercè en Tarragona, Nazaret en Terras del Ebre, Font de Capellas en Manresa, Sabadell Gent Gran en Sabadell, Millenari de Ciutat Vella, en Barcelona, y Creu de Palau en Girona.

La Generalitat ha pedido a las residencias que gestionen los consentimientos informados. Algunas familias y trabajadores de residencias ya han criticado el escaso tiempo que ha dado el Govern para repartir, firmar y recoger los documentos, en apenas un par de días y con los festivos de por medio. La consejera de Salud, Alba Vergés, ha asegurado que ya se están recogiendo los consentimientos. “Ha sido mucho trabajo en muy poco tiempo, un trabajo logístico enorme. El tiempo es justo, pero tenemos que arrancar con la vacunación, es un punto de inflexión en este 2020 muy duro en las residencias”, subrayó ayer.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad


Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción