Colau, sobre las nuevas tarifas de coches eléctricos: “Tener vehículo es una opción personal, no un derecho fundamental”

300 personas se abonan para tener descuento en la recarga del coche en Barcelona

Un usuario de coche eléctrico recarga las baterías de su vehículo en Barcelona.
Un usuario de coche eléctrico recarga las baterías de su vehículo en Barcelona. Carles Ribas

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, defendió este martes la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de cobrar a los usuarios de los puntos de recarga de vehículos eléctricos de la empresa municipal BSM, que son 512 (de carga rápida en la calle o en aparcamientos públicos). Ante las críticas de usuarios y del Gremio del Motor, Colau respondió en TV3 que “tener coche es una opción personal, no un derecho fundamental y es lógico que se pague el combustible de los vehículos privados”.

Colau aseguró que el modelo gratuito vigente hasta la fecha, que buscaba impulsar esta modalidad de coches y motos, “no es sostenible”. Mientras, en pocos días 300 personas se han abonado a la red Endolla Barcelona, que gestiona la empresa municipal BSM para tener descuento en la recarga.

Más información
Barcelona lidera la matriculación de vehículos eléctricos en España
El auge del coche eléctrico necesita más enchufes

La red tiene 5.000 usuarios, explican fuentes de BSM, y es la mayor de España de titularidad pública. Las mismas fuentes precisan que en ciudades como Madrid o en las grandes ciudades europeas cargar el vehículo también se paga y mantienen que ampliar la red de puntos no es sostenible si el servicio es gratuito. Añaden, además, que el cobro de la recarga servirá para implantar nuevos puntos de recarga.

BSM equiparan el sistema de abonos a los puntos de recarga al del transporte público, que premia el uso. El abono anual para particulares cuesta 50 euros (este primer año 25) y el de profesionales 100 (50 este año). Y da derecho a una tarifa menor por el consumo. La empresa asegura que a un coche con una autonomía de 100 kilómetros le cuesta entre 3 y 4 euros cargarlo en los aparcamientos y entre 4 y 6 hacer una carga rápida en la calle. “La media española está sobre los siete euros”, añaden.

Pero conductores de vehículos eléctricos explican que las tarifas de BSM son más caras que las de las electrolineras privadas y aseguran que la carga en los aparcamientos no baja de 7 euros. “Avisaron con solo ocho días de antelación”, reprocha Marc Lepe, propietario de un coche eléctrico que cada día se desplaza desde Granollers: “Allí todavía es gratis y en casa me cuesta un euro”.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS