Las hospitalizaciones en Cataluña bajan un 6% por la contención del virus

Los centros sanitarios reclaman no rebajar las medidas restrictivas para vaciar las UCI, que suman más críticos

Un grupo de sanitarias en la UCI covid del Hospital del Mar de Barcelona, este viernes.
Un grupo de sanitarias en la UCI covid del Hospital del Mar de Barcelona, este viernes.MASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

El largo efecto dominó por las restricciones sanitarias ya alcanza a los hospitales. Las hospitalizaciones han descendido un 6% en cuatro días de ligera caída en los centros hospitalarios, que confían haber sobrepasado el pico de ingresos de la tercera ola. Cataluña suma 2.881 ingresados por covid, 180 menos que el domingo. La presión en las UCI, sin embargo, sigue aumentando y la comunidad alcanza 718 críticos, 12 más que el jueves. A partir de la semana que viene la presión asistencial debería notar los efectos del descenso hospitalario de los últimos días y confirmar el efecto cadena esperado cuando se reforzaron las limitaciones de movilidad el pasado 7 de enero para rebajar la propagación del virus en el territorio. La Rt estaba entonces a 1,47, mientras que actualmente suma una semana por debajo de 1.

“Los datos en Cataluña son mejores, y en el hospital también”, admite Joan Ramon Masclans, jefe del servicio de medicina intensiva del Hospital del Mar. “En unos días, las UCI no estarán tan tensionadas y daremos más altas que ingresos”, añade. El centro tiene dos UCI con unas 30 camas totales para pacientes covid y desplazó a los críticos de otras patologías la planta de reanimación. “La coexistencia entre los críticos covid y los no covid es compleja y dificulta la situación”, concreta Masclans. “La primera ola fue toda destinada a la covid; la segunda fue más leve; y esta tercera es más complicada por la coexistencia de las diferentes patologías”.

Más información
Cataluña intenta blindar los hospitales ante el avance de la cepa británica
Cataluña retrasa la administración de la segunda dosis por falta de vacunas
Los rastreadores catalanes van a la huelga en pleno aumento de la mortalidad
Las ampliaciones de hospitales catalanes no alivian la escasez de personal

Entre los sanitarios existe una sensación incómoda sobre los datos epidemiológicos. Aceptan que el descenso del riesgo de contagio (573, 17 puntos menos) y la Rt (se mantiene en 0,95) es una buena noticia, pero la presión en las UCI les preocupa especialmente. “El mensaje de que las cosas están mejorando puede implicar que tiren atrás algunas restricciones”, avisa el jefe hospitalario. “Y eso sería preocupante”. En dos boxes de la UCI del hospital conviven dos pacientes para optimizar espacio, y la unidad de enfermería mantiene un ritmo de trabajo atroz. “Aquí sigue faltando personal”, admite una trabajadora, “y estamos todos muy cansados mientras algunos se van de fiesta y de vacaciones por ahí”. Masclans insiste: “La interacción social nos preocupa mucho”.

Para el jefe de medicina intensiva debería haber dos grandes prioridades para combatir la tercera ola. “Vaciar la UCI al máximo por si llegan más olas y priorizar la vacunación”. Los hospitales catalanes han sufrido una presión asistencial mayor porque el punto de partida de la tercera ola fue muy distinto al de la segunda, que fue más leve. Las UCI mantenían numerosos críticos covid de la segunda ola cuando empezaron a llegar los de la tercera. “No limpiamos bien la segunda”, lamenta Masclans. “Si la hubiéramos vaciado, no estaríamos actualmente con 700 críticos, sino quizás con 400. Faltó más contundencia en las medidas de distancia social”.

El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, aseguró en Els Matins de TV3 que pretende mantener las medidas restrictivas generales. El secretario avisó que “si empezamos abrir [algunos sectores económicos], volveremos a subir [de positivos]. Argimon, sin embargó admitió que “podemos realizar alguna apertura, lo estamos pensando, pero tenemos que mantener el grueso de las restricciones”. La situación actual de Cataluña es mejor que en el resto del Estado. Según datos del Ministerio, la positividad en Cataluña supera el 7%, una cifra muy por debajo que Castilla la Mancha y la Comunidad Valenciana (28%); y Madrid, Andalucía y Aragón (20%).

La flexibilidad de las limitaciones de movilidad inquieta en los hospitales, vista la situación actual. “Ya vimos lo que pasó en Navidad”, lamenta Masclans. “Parecía que teníamos que salvar las Navidades como fuera. Se hablaban de burbujas, y eso confundió a mucha gente. Y ahora hemos pasado de salvar la Navidad a salvar vidas. Actualmente no hay que bajar las medidas, seguro; y para que dejen de entrar pacientes deberíamos endurecer las medidas”.

Vacunas perdidas

El Departamento de Salud ha inmovilizado este viernes 150 dosis de vacunas de la compañía Moderna ante la sospecha de que se ha podido romper en algún momento la cadena de frío, por parte de personal del CatSalut, según avanzó la cadena SER. Las dosis eran sobrantes del Hospital de Mataró y se trasladaron al de Badalona. Durante el trayecto se habría roto la cadena de frío, por lo que se inmovilizó el género.

Argimon aseguro, además, que la segunda dosis de unas 10.000 vacunas que quedaron pendientes de poner esta semana se administrarán la próxima. Masclans aboga por una vacunación colectiva. “Debería ser la preocupación número 1 de la gente que gestiona la pandemia. Paremos máquinas y dediquémonos a vaciar las UCI y a la vacunación masiva”.


Sobre la firma

Bernat Coll

Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS