Gràcia proyecta hacer pisos sociales en bajos y azoteas

El Ayuntamiento tramita un plan urbanístico para preservar el patrimonio y la idiosincrasia del barrio

Azoteas del barrio de Gràcia de Barcelona, donde se podrán hacer pisos sociales en remontas.
Azoteas del barrio de Gràcia de Barcelona, donde se podrán hacer pisos sociales en remontas.Carles Ribas (EL PAÍS)

La Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona dio este jueves el visto bueno a una propuesta de modificación urbanística del Plan General Metropolitano (MPGM) que busca preservar la idiosincrasia y el patrimonio del distrito de Gràcia, al tiempo que propone fórmulas para incrementar el parque público de vivienda y las zonas verdes.

Más información
Barcelona hará pisos sociales en azoteas de equipamientos
Microcirugía urbana para crear vivienda social
Barcelona planea sacar las motos de las aceras de Gràcia

En este sentido, el plan contempla varias fórmulas para generar vivienda asequible en unos barrios (La Vila, Vallcarca, La Salut, Camp d’en Grassot y Gràcia Nova), que están muy consolidados y donde apenas hay solares libres para construir. Una de ellas es hacerlo en bajos que eran locales comerciales pero ahora están en calles donde no quedan tiendas; la otra, a través de remontas, levantar más pisos en inmuebles que no han agotado la edificabilidad. En ambos casos, aunque lo haga un promotor privado, los pisos tendrán que ser a precio asequible.

El proyecto, al que le quedan trámites que necesitan apoyo político y que no está previsto que terminen antes del verano, prevé también flexibilizar la obligación que tienen los privados de hacer un 30% de pisos sociales en las nuevas promociones. Así, si esta norma urbanística impulsada por el ejecutivo de la alcaldesa Ada Colau, obligaba a hacerlo en las obras nuevas o grandes rehabilitaciones de más de 600 metros cuadrados, en los barrios de Gràcia se obligará también en el caso de las de a partir de 400 metros. También si se quieren partir pisos (subdivisiones) tendrán que tener como destino vivienda asequible. La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, cifró en 2.000 el potencial de pisos sociales con estas fórmulas.

La MPGM también incluye el catálogo de patrimonio ampliado que se aprobó a finales del año pasado. El catálogo dobla el número de fincas protegidas (de 564 a 1.026) y obliga a que mantengan patios y jardines, si los tienen. En el mismo plan, para proteger el comercio se reservan para promover esta actividad calles como Astúries, Milà i Fontanals o Verdi.

La MPGM también contempla indultar fincas que estaban afectadas por viales (el caso de edificios que rompen la alineación del resto de edificios de una calle). E incluye cuestiones de movilidad. Básicamente, se quiere preservar la Vila para tráfico local y el de conexión se relega a las calles periféricas. Incluso Gran de Gràcia y Travessera de Gràcia pasan a tener menos protagonismo en el tráfico y se convierten en ejes vecinales.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS