La Comisión Europea condena la desprotección del Delta del Llobregat frente al puerto y el aeropuerto de Barcelona

Bruselas abre un procedimiento de infracción contra España por dejadez medioambiental

El Delta del LLobregat, en El Prat.
El Delta del LLobregat, en El Prat.Massimiliano Minocri

El proyecto de ampliación del aeropuerto de Barcelona, el desarrollo de infraestructuras del puerto y la conquista del hormigón en torno al Delta del Llobregat suponen una amenaza para un espacio que debería gozar de una rigurosa protección medioambiental. Lo ha advertido la Comisión Europea, tras comunicar la apertura de un procedimiento de infracción contra España por dejadez en la tutela de un pulmón verde que forma parte de la red Natura 2000. Este sello ecológico europeo garantiza la preservación de áreas de conservación de la biodiversidad y de zonas de especial protección para las aves. Sin embargo, según razona la Comisión, las autoridades españolas están actuando de manera negligente en el Delta del Llobregat y la desatención de este ecosistema atenta contra la directiva europea de conservación de los hábitats naturales, una norma aprobada en mayo de 1992 y publicada en el Boletín Oficial del Estado en el mes de julio del mismo año.

Más información

El varapalo enviado por Bruselas reprocha a las autoridades españolas la inacción, y se recuerda que los requerimientos de las autoridades europeas se han venido repitiendo desde hace años. La reprimenda también salpica a la Generalitat, competente en la protección de las áreas de especial interés medioambiental. Supone, en cambio, un espaldarazo para los ayuntamientos de El Prat, Gavà y Castelldefels, que han alertado insistentemente sobre la necesidad de blindar el delta frente al interés de Aena por alargar la tercera pista del aeropuerto. Para los municipios, el espacio natural de la Ricarda es “insustituible”. Un argumento ampliamente apoyado por entidades vecinales y colectivos ecologistas. La plataforma SOS Delta del Llobregat califica los humedales como un “oasis natural” que ha quedado “rodeado de un mar de infraestructuras”.

La entidad Depana elevó en 2012 el conflicto a la Comisión Europea y, este jueves, la institución europea envió una notificación al gobierno español para reclamar medidas que protejan los humedales y la extensa llanura de alto valor medioambiental que se estira desde las faldas de Montjuic hasta el macizo del Garraf. La Comisión considera que la aplicación del plan especial para el Delta del Llobregat resulta “insuficiente” y reprocha que no se esté respetando el área protegida para las aves. Se trata de un lugar muy importante para la avifauna, ya que es un punto estratégico en la ruta migratoria del Mediterráneo occidental que une Europa y África. En el Delta se conocen más de 360 especies de pájaros.

Ahora España tiene dos meses para resolver estas deficiencias e intentar frenar un procedimiento que, en última instancia, podría acabar en los tribunales. “España tiene que adoptar las medidas necesarias para evitar un mayor deterioro del espacio Natura 2000 Delta del Llobregat a consecuencia de los grandes proyectos de infraestructuras, como por ejemplo la ampliación del aeropuerto internacional de Barcelona y el puerto marítimo”, afirma el comunicado de la Comisión.

El toque de atención europeo añade otra piedra en el camino hacia la ampliación del aeropuerto a través del alargamiento de su tercera pista. El proyecto ha quedado congelado por la caída de tráfico provocado por la pandemia pero Aena lo sigue defendiendo como la única opción válida para que el Josep Tarradellas pueda seguir ganando tráfico.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción