Tercera noche de altercados en Cataluña en las protestas por la prisión de Pablo Hasél

La policía carga contra los manifestantes en una manifestación por el rapero en Valencia

Incidentes en Barcelona en la tercera jornada de protesta por el encarcelamiento de Pablo Hasél.FOTO: Albert Garcia | VÍDEO: A. CONGOSTRINA | EUROPA PRESS

Los altercados han regresado a las calles catalanas por tercera noche consecutiva, en el contexto de las manifestaciones para pedir la libertad del rapero Pablo Hasél, encarcelado el martes. En Barcelona, unas 500 personas se han concentrado delante del Departamento de Interior, donde han empezado algunos lanzamientos a la línea policial. Posteriormente, los manifestantes han seguido por la calle de Diputación, y han provocado daños a las vidrieras de El Periódico de Catalunya, que también han pintado. Hay seis detenidos en Barcelona, según informan los Mossos d’Esquadra. En Valencia, la Policía Nacional ha cargado también contra los manifestantes que protestaban en la ciudad por segundo día.

Más información

Los disturbios en Barcelona han empezado después de encenderse las primeras barricadas hechas con contenedores en el centro de la ciudad, en la calle de Aragón con Bailén. Los Mossos han cruzado por encima del fuego, y algunos vecinos han lanzado también agua desde los balcones. Un periodista ha apartado un coche para evitar que fuese pasto de las llamas. Los Mossos posteriormente han dispersado a las personas concentradas en el lugar, y la situación se ha dispersado por las calles del Eixample, con diversos puntos con incidentes. Un policía ha resultado herido por lanzamientos de piedras dentro del vehículo.

La tercera noche de protestas ha perdido seguimiento en la capital catalana. De 4.500 participantes el martes, a 1.700 el miércoles y unos 500 este jueves, según fuentes policiales. En Sabadell, la policía catalana ha informado también de incidentes con “grupos violentos” que han lanzado “huevos, vallas y botellas” a la línea policial de Mossos delante de la comisaría de la Policía Nacional. Aseguran que también hay barricadas con contenedores ardiendo. En Tarragona, también se han quemado contenedores en la avenida de Catalunya, que ha quedado cortada en ambos sentidos.

Un joven durante los disturbios en Barcelona este jueves.
Un joven durante los disturbios en Barcelona este jueves.Albert Garcia

En Tarragona, más de un centenar de personas se han manifestado por algunas calles de la ciudad, respondiendo a una convocatoria de protesta por el encarcelamiento de Hasél y contra la represión policial. Los manifestantes han tratado de bloquear algunas calles usando contenedores y han cortado el tráfico por la autovía A-7, que cumple las funciones de cinturón de ronda de la ciudad. Los momentos más tensos se han producido cerca del campus Catalunya de la Universitat Rovira i Virgili cuando un joven manifestante ha tratado de encaramarse al techo de un coche de la Guardia Urbana. El vehículo no ha detenido la marcha y el joven se ha caído de cabeza al suelo. Ha quedado contusionado por el golpe. Informa Marc Rovira.

En los dos primeros días de manifestaciones, 51 personas han sido detenidas en Cataluña y 55 han sido atendidas por sanitarios (31 de ellas mossos). El caso más grave es el de una joven de 19 años que ha perdido la visión del ojo por un impacto que la policía catalana investiga si es de foam, las pelotas de viscoelástica que usan los Mossos. La protesta de hoy en la ciudad también es contra la represión policial que aseguran que ha ejercido la policía catalana.

En Valencia, centenares de personas se han concentrado por la tarde para mostrar su respaldo al rapero encarcelado Pablo Hasél y rechazar las cargas policiales que se han sucedido en varias ciudades españolas condenando su entrada en prisión. Uno de los congregados ha leído un discurso desde el móvil en el que ha denunciado la represión policial y ha advertido: “Si quieren guerra, tendrán guerra”, informa Efe. Los concentrados han intentado marchar en manifestación por el centro de la capital valenciana pero un fuerte dispositivo policial les ha cortado el paso. Entonces han empezado las cargas de los agentes, los golpes y las carreras por las calles aledañas a la plaza de San Agustín, donde estaba convocada la protesta.

Los manifestantes han volcado contenedores, han cortado calles y han proferido insultos a la policía. Hay al menos un herido y ocho detenidos. Predominaban los jóvenes y estudiantes entre los concentrados que pedían la libertad del rapero. Uno de los concentrados ha tirado la cámara a un periodista de À Punt tras discutir con los agentes y haber sido apartado por sus compañeros del cordón policial que intentaba atravesar.

La concentración, convocada por redes sociales por algunos colectivos nacionalista y de izquierdas y por redes sociales, bajo el lema Estem fartes (estamos hartas), ha comenzado sobre las siete de la tarde con un fuerte dispositivo policial para contener a los centenares de jóvenes congregados en el centro de la capital valenciana. El martes también se produjeron cargas en la capital valenciana.

Las persecuciones se han sucedido en numerosas calles. Los agentes han golpeado a los manifestantes con sus porras policiales y han disparado salvas para ahuyentarlos. En ocasiones, han dirigido sus golpes hacia algún grupo que se había apartado de la vorágine de la protesta. Guiados desde un helicóptero, los agentes han ido desalojando a las decenas de jóvenes del centro hacia el antiguo cauce del rio Turia que han cruzado para dispersarse hacia otros barrios.

Los altercados y cargas policiales han provocado reacciones inmediatas entre los partidos políticos y sus representantes. Mientras Compromís ha denunciado la “agresión” al diputado Carles Esteve y Unides Podem ha lamentado la “bestialidad” policial, PP y Cs han mostrado su apoyo a las fuerzas de seguridad.

El alcalde de València, Joan Ribó, de Compromís, ha subrayado que “una actuación desproporcionada de la policía nacional no aumenta la seguridad”, sino que “aumenta la crispación social de forma gratuita”. La coalición ha pedido explicaciones a la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, la socialista Gloria Calero, ante una gestión que consideran “como mínimo muy cuestionable”. El Bloc, principal partido de Compromís, ha pedido su cese.

La portavoz de Unides Podem, Pilar Lima, ha criticado en Twitter que “la policía ha actuado de forma violenta desde el principio”. “Muchos disparos. Lo hemos vivido en primera persona. Es inadmisible el maltrato al que se está sometiendo a la ciudadanía por parte de la policía a las órdenes de Gloria Calero. Tomad medidas”, ha agregado, dirigiéndose a la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana.

Unides Podem y Compromís forman parte del Gobierno de coalición de la Generalitat valenciana, presidida por el socialista Ximo Puig.

El síndico de Ciudadanos, Toni Cantó, ha expresado su “apoyo para todos los agentes de la policía que, un día más, tienen que enfrentarse a estos energúmenos violentos”. “Sirven al Estado de derecho y nos protegen a todos. Fuerza y honor”, ha añadido.

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha mostrado también su apoyo a las fuerzas de seguridad y ha defendido: “Derecho a la protesta, siempre. A la violencia, no. Jamás. Cuando los gobiernos empujan así a la calle lo que duele es la democracia. Hoy Valencia nos duele”.

Desde el grupo parlamentario de Vox, José María Llanos ha denunciado que “los totalitarios alientan a sus cachorros”.





Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción