El Icub despide a la directora del Born Centro de Cultura y Memoria

Montserrat Iniesta es apartada del cargo del centro barcelonés por “disfunciones en el liderazgo tanto del proyecto cultural como de gestión interna”

Fachada principal del Born Centro de Cutura y Memoria de Barcelona.
Fachada principal del Born Centro de Cutura y Memoria de Barcelona.Carles Ribas (EL PAÍS)

Nueva sorpresa en el Born, Centro de Cultura y Memoria (BCCM). Si cuando nombraron en abril de 2017 a la antropóloga y museóloga Montserrat Iniesta González como la primera persona para dirigirlo nadie la vinculaba con un proyecto tan emblemático como este, que acoge los restos de la Barcelona del siglo XVIII arrasada por las tropas borbónicas en 1714, y que hasta hacía poco estaba coordinado por Quim Torra, que acabó siendo presidente de la Generalitat. Ayer, el Ayuntamiento de Barcelona y, en concreto, el área de Memòria Democràtica anunció que prescinde de sus servicios, por “disfunciones en el liderazgo tanto del proyecto cultural como de gestión interna”; por lo que la despide y la aparta de forma fulminante con fecha del 28 de febrero después de tres años y medio en el cargo (tomó posesión el 1 de septiembre de 2017). Antes de hacerlo público se comunicó a los 17 trabajadores del centro la decisión adoptada.

Jordi Rabassa, regidor de Memòria Democràtica de Barcelona, tras asegurar que el proyecto de Iniesta que se impuso a otros 17 que se presentaron a concurso público seguía siendo válido, dijo que “se ha decidido buscar una nueva dirección para conseguir colocar el equipamiento en el centro de estas políticas municipales”.

Según Mònica Mateos, gerente del Icub, “al responsable del Born se le exigía, entre otras cosas, implementar el proyecto estratégico de ámbito temporal 2018-2023, en el que cada año se han puesto en marcha nuevas acciones, pero no al ritmo que esperábamos, algunas no se han hecho y otras no se han hecho bien. Ha habido disfunciones internas en los recursos económicos y humanos”, aseguró, y luego aclaró: “No estamos hablando de malversación; no se está hablando de esos términos”.

Según Mateos, “Iniesta presentó el mejor de los 18 proyectos para dirigir el centro”, pero en estos años “no ha mostrado las habilidades directivas necesarias y no se ha enfrentado a la gestión con rigor y efectividad. Tampoco ha estado a la altura del liderazgo fuerte y planificado y le ha faltado habilidad personal para este tipo de equipamientos”. Son algunos de los motivos por lo que el Icub ha decidido apartar del cargo de Iniesta, pese a no haber agotado el periodo para llevar a cabo el proyecto estratégico en 2023.

En unos días se convocará un nuevo concurso que se prevé que estará listo en la segunda mitad del año. Según Rabassa, “a comienzos de 2022 ya habrá una nueva persona al frente del centro”. Mientras tanto, se hará cargo de forma interina el director de Memoria, Historia y Patrimonio del Icub, Carles Vicente.

Entre las funciones que se le pedían a la nueva directora estaba la de definir, impulsar y gestionar las exposiciones programadas en el BCCM, las actividades culturales y promover la relación con la universidad y la comunidad educativa, además de documentar investigar, catalogar y difundir el patrimonio conservado en el centro y garantizar la conservación del yacimiento.

En estos tres años y medio lo único que se ha mantenido y ha continuado con el ritmo marcado han sido las campañas arqueológicas en el yacimiento que presenta estratos desde época romana hasta el siglo XVIII; unos trabajos que dependen directamente del Servicio de Arqueología de Barcelona que se han seguido realizando a la vista de todos y con nuevos hallazgos .

El centro cultural del Born abrió sus puertas en septiembre de 2013, un año antes de la celebración de los fastos del 1714, convertido en el icono de la reivindicación nacionalista después de invertir casi 90 millones de euros. Pasado el suflé que supuso la celebración de los trescientos años de la derrota catalana a manos de las tropas de Felipe V y el relevo en el consistorio de Xavier Trias por Ada Colau, el centro cultural perdió parte de sus señas de identidad con las que acababa de nacer. Cuando Iniesta presentó el plan director 2018-2023 bautizado Re-habitar el Born, quedó claro que se renegaba de los orígenes y el 1714 ya era pasado. A los casi ocho años de abrir el Born CCM sigue buscando su encaje en el panorama museístico y cultural de la ciudad. Quizá con el nuevo director que sustituya a Iniesta.

El segundo cambio, tras el de Fabra i Coats

El despido de la directora del Born CCCM es el segundo cambio en seis meses en la dirección de un centro cultural municipal ganado por concurso público promovido por el Icub. En octubre se supo que se acababa de dividir la dirección de la Fábrica de Creación y el Centro de Arte Fabra i Coats, pese a que Joana Hurtado ganó en concurso para dirigir los dos en abril de 2019. También que otro histórico del Icub, Carles Sala, sería el coordinador (por encima de Hurtado) del centro de arte y de la fábrica de creación. El cambio de planes del Icub hizo que Hurtado tuviera que dar por terminado su contrato y pasar de ser de cinco años (cuatro más uno) a ser de dos años más uno prorrogable, además de tener una categoría laboral inferior.

Sobre la firma

José Ángel Montañés

Redactor de Cultura de EL PAÍS en Cataluña, donde hace el seguimiento de los temas de Arte y Patrimonio. Es licenciado en Prehistoria e Historia Antigua y diplomado en Restauración de Bienes Culturales y autor de libros como 'El niño secreto de los Dalí', publicado en 2020.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS