Vecinos, ecologistas y agricultores se movilizan para proteger el delta del Llobregat

Diversos colectivos unen fuerzas contra la ampliación del aeropuerto de Barcelona

Parc Natural del Delta del Llobregat.
Parc Natural del Delta del Llobregat. m. MINOCRI

Grupos vecinales, ecologistas y agricultores robustecen el frente común para frenar el crecimiento urbanístico en el Delta del Llobregat, una movilización que se visualiza con críticas a la construcción viviendas y con la oposición a los proyectos de ampliación del aeropuerto y del Puerto de Barcelona. En una acción organizada ayer, Ni un pam de terra, Zeroport, SOS Baix Llobregat, Depana y Unió de Pagesos volvieron a alertar que más infraestructuras resulta “incompatible” con la protección medioambiental del delta.

La reciente apertura de la Comisión Europea de un procedimiento de infracción contra España por dejadez en las franjas más sensibles, integradas en la red Natura 2000, se interpreta como un reconocimiento a las voces que denuncian agravios. “Es una zona de especial importancia ambiental y agrícola que ha sufrido enormes agresiones a lo largo de los años a causa del crecimiento urbanístico y de infraestructuras”, creen las entidades, que lamentan que se haga oídos sordos a la regañina europea. “Vemos con preocupación cómo los diferentes responsables políticos se sacuden las responsabilidades de la situación crítica en que nos encontramos y se pasan la pelota entre las diferentes administraciones, Gobierno central, Generalitat y ayuntamientos; con pronunciamientos que, más allá de los matices retóricos, evaden su responsabilidad para llevar a cabo las actuaciones urgentes de preservación”.

En la oposición a la ampliación del puerto y el aeropuerto, los proteccionistas han encontrado el apoyo de los Consistorios de El Prat, Gavà y Castelldefels, que alertan sobre la necesidad de blindar el delta frente al interés de Aena por alargar una tercera pista. También la teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz, manifestó recientemente que “no es necesario un aeropuerto más grande”. El parón por la pandemia ha forzado a retrasar tres años los planes, pero Aena sigue defendiendo el proyecto.

La alianza de los colectivos ecologistas con los Consistorios se agrieta en lo relativo al crecimiento del parque de viviendas. La acción de ayer fue convocada en El Prat, cerca de las obras del ARE Eixample Sud, una promoción de más de 1.200 viviendas. El Ayuntamiento defiende el proyecto para ensanchar el núcleo poblacional, pero los ecologistas se muestran contrarios de la misma forma que se oponen a nuevas promociones en la zona de Gavà.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS