Aragonès renuncia por ahora a la guardia pretoriana de Torra

El candidato a la presidencia comunica a Interior que desea seguir con su escolta habitual

El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, en una rueda de prensa.
El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, en una rueda de prensa.Quique García (EFE)

El candidato a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, ha renunciado por ahora a que los escoltas del Área de Seguridad Institucional (ASI), creada por el expresidente Quim Torra a modo de guardia pretoriana, se encarguen de su seguridad. Aragonès ha comunicado al Departamento de Interior que mantendrá sus escoltas de siempre. Cuando se creó la ASI, el también vicepresidente renunció a utilizarla. Con la nueva área, por primera vez un grupo de Mossos dejaba de depender de la jefatura policial. El nuevo president deberá decidir el futuro de la unidad.

El líder de ERC comunicó al consejero del Interior, Miquel Sàmper, que por ahora seguiría con sus escoltas de siempre, tal y como avanzó este jueves la Cadena SER. Si finalmente es investido en los próximos días, Aragonès seguirá siendo protegido por el área de escoltas de los Mossos tradicional, que depende de la jefatura de la policía catalana. Al menos, hasta decidir qué hace con los escoltas que tienen asignados el presidente y los expresidentes.

Más información

El partido republicano ha visto siempre con recelo la nueva área que se creó en 2019 bajo el mandato de Quim Torra. Orgánicamente, responden ante el director de la policía catalana, pero sus funciones las define el Departamento de Presidencia. “Lo mejor que puede pasar a la ASI es que se disuelva”, aseguran fuentes de ERC, que apuntan a que tampoco los ven con buenos ojos en Interior.

La ASI echó a andar en junio de 2019, con 71 agentes, y bajo el mando del inspector Marc Caparrós. Su creación se ideó a espaldas de la cúpula policial, y se presentó por sorpresa mediante la publicación de un decreto. Oficialmente, su función era la de proteger al president y los exjefes del Govern. Pero sobre ella siempre pesó la sospecha de que se había creado para dar cobertura a la protección de Carles Puigdemont, huido en Bruselas. Parte del equipo de la ASI aprovechaba sus días de fiesta y vacaciones para prestar ese servicio al ahora eurodiputado. Pero en octubre, por orden directa de la jefatura del cuerpo, entonces dirigida por el comisario Eduard Sallent, y validada por el director, entonces Andreu Joan Martínez, se prohibió de forma explícita que cualquier agente de la ASI viajase a Bélgica para ejercer tareas de seguridad.

Los mandos del cuerpo de los Mossos —que dirigía Miquel Esquius, actual miembro de la jefatura liderada por el mayor Josep Lluís Trapero— y también los sindicatos policiales rechazaron el nuevo proyecto, del que la mayoría no sabía ningún detalle. Un recelo que han mantenido todas las jefaturas de Mossos posteriores.

El futuro de la ASI está en manos de Presidencia y del Govern, que la creó mediante un decreto. Desde hace semanas se ha puesto en entredicho su supervivencia con un nuevo Ejecutivo liderado por ERC. Ante un Gobierno en funciones y con Aragonès que renunció a identificarse como el líder a cargo, incluso varios vehículos asignados ala ASI han sido entregados a mandos del cuerpo, según fuentes policiales.

La decisión de Aragonès de prescindir de la ASI no es por el momento definitiva. Una vez sea nombrado presidente de la Generalitat tendrá la potestad para tomar una decisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción