Salud e Interior discrepan por las futuras restricciones en Cataluña

La consejería de Alba Vergés defiende mantener las actuales limitaciones mientras que el departamento de Miquel Sàmper admite que limitar la movilidad comarcal “es una opción”

La consejera de Salud, Alba Vergés, y el de Interior, Miquel Sàmper, a la derecha, conversan con el vicepresidente de la Generalitat Pere Aragonès, de espaldas.
La consejera de Salud, Alba Vergés, y el de Interior, Miquel Sàmper, a la derecha, conversan con el vicepresidente de la Generalitat Pere Aragonès, de espaldas.Massimiliano minocri

El Govern mantiene las dudas sobre si mantendrá las actuales restricciones de movilidad, vigentes hasta el próximo 9 de abril. Los representantes del Ejecutivo catalán plantean diferentes escenarios sobre las próximas decisiones del Procicat. El Departamento de Salud reafirma en sus discursos la voluntad de prolongar las normas actuales en la medida que sea posible, mientras que Interior abre la puerta a recuperar el confinamiento comarcal. La incertidumbre en el Govern surge en pleno repunte de la pandemia y tras el auge de la movilidad de Semana Santa.

Las dudas del Govern llegan por el repunte de la pandemia en un contexto distinto a las olas anteriores: una parte de la población ya está inmunizada por la vacunación y la Generalitat admite el cansancio de la población tras acumular más de un año de restricciones. “Cataluña debe tener un porcentaje de inmunización bastante grande como para que haya un cambio de escenario [epidemiológico]”, reclamó ayer la consejera de Salud, Alba Vergés.

Más información

Su departamento defiende mantener las actuales limitaciones, que permiten el movimiento a nivel comarcal con la burbuja de convivencia, para gestionar la subida de los contagios. “El escenario probable es que podemos contener este crecimiento sin hacer pasos atrás”, aseguró el sábado el secretario general de Salud, Marc Ramentol, en Rac1. Ayer, el consejero de Interior, Miquel Sàmper, abría otra vez la puerta al confinamiento comarcal. “Es una opción”, respondió en una entrevista en Catalunya Ràdio. El consejero ya se refirió el miércoles y el sábado a esta opción. A pesar de eso, el titular de Interior admitió que es un escenario complicado porque “a nivel psicológico sería difícil de entender”. Tanto Interior como Salud coinciden en la complejidad de limitar la movilidad. “No queremos retroceder a las primeras de cambio”, aseguró en Ramentol.

La decisión del Govern dependerá en gran parte del impacto de la movilidad durante los días festivos. Los desplazamientos registrados en Cataluña en Semana Santa han sido un 6% menos que en el periodo de 2019, según datos de la Generalitat, y los expertos muestran su preocupación: “Viendo la movilidad y las interacciones de estos días, de aquí a 10 ó 15 días el incremento [de positivos] será más alto”, aseguró ayer la epidemióloga Magda Campins. “Preveo una cuarta ola clarísima”, añadió.

La jefa de Medicina Preventiva del hospital Vall d’Hebron de Barcelona lamentó las imágenes de muchedumbres sin respetar distancias ni protegiéndose. “Solo hay que ver las playas y las terrazas llenas, mesas sin distancia, incluso gente sin mascarilla en la calle comiendo muy junta. Yo creo que tendremos que volver al confinamiento [comarcal]”, analizó Campins.

El factor Semana Santa también se ha notado en el número de pruebas diagnósticas. A pesar del aumento de la positividad en Cataluña, que alcanza el 6,64%, los test realizados han descendido a niveles del mes octubre tras un aumento en los últimos días. La situación es similar a los fines de semana, cuando los centros sanitarios reciben menos personas con síntomas o como contactos estrechos.

Situación heterogénea

El Govern ya reclamó responsabilidad a la ciudadanía cuando habilitó a mediados de marzo los desplazamientos en burbujas y el comercio en fin de semana. “Insistimos en la corresponsabilidad de la ciudadanía”, reclamó Ramentol, “estos días son claves: si el ritmo de crecimiento no abandona un aumento lineal, esto nos puede permitir aguantar esta nueva ola [sin pasos atrás]. Si no es así, veremos en los próximos días”.

Cataluña muestra una situación heterogénea. El crecimiento desigual de la pandemia abre la puerta a que el Govern tome decisiones para algunas zonas concretas, una situación que ha evitado a lo largo de los últimos meses. Lleida, por ejemplo, sigue sumida en su cuarta ola particular, con una positividad de más del 10%; mientras que zonas como el Montsià, Baix Ebre y Baix Camp están por debajo del 4%.

La presión hospitalaria mantiene su crecimiento en Cataluña. El departamento notificó ayer 1.551 pacientes, 68 más que la víspera, de los que 424 son críticos.

Sobre la firma

Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción