LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Indignación en el sector turístico catalán tras la vuelta al cierre comarcal

Hoteleros y empresarios de la Costa Brava y la Costa Daurada califican de “vergüenza y absurdo” la decisión del Govern

Personas disfrutan del buen tiempo el viernes Santo en la Calella de Palafrugell, en Girona.
Personas disfrutan del buen tiempo el viernes Santo en la Calella de Palafrugell, en Girona.David Borrat / EFE

El sector turístico de la Costa Brava, en la provincia Girona, y la Costa Daurada, en la de Tarragona, se muestran “indignados” y definen como un “duro golpe” la vuelta al cierre comarcal anunciado este miércoles por la Generalitat. Algunos hoteleros y empresarios llegan a calificar de “vergüenza y absurdo” la manera en que se ha tomado la decisión. Y piden acelerar la vacunación para salvar la temporada de verano.

El cierre comarcal a partir de esta medianoche de jueves lleva a gran parte de los hoteleros a tener que cerrar sus puertas de nuevo. La decisión es especialmente difícil tras el balón de oxígeno y el rayo de esperanza que habían supuesto las vacaciones de Semana Santa, cuando la mitad de los establecimientos del litoral de Girona, con diferencias según la zona (un 70% en el centro, un 60% en el norte y solo un 10% en la Costa Brava sur), abrieron sus puertas. En el otro extremo de Cataluña, los hoteleros de Tarragona también reciben la vuelta al confinamiento comarcal como “un jarro de agua fría”, en palabras del presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería (AEHT), Francesc Pintado.

La Semana Santa también ha sido muy buena para el sector turístico de Tarragona, que rozó la plena ocupación y pudo tomar algo de aire. “Todo lo que se ha trabajado ha sido para pagar deudas, alquileres y proveedores, aquí nadie se ha hecho rico por trabajar cuatro días...”, afirma Pintado. La gerente de Costa Brava Centro, Judit Lloverol, sostiene que estaban “muy contentos de los resultados obtenidos, han trabajado mucho tanto la restauración como los alojamientos. Muchos que no tenían previsto abrir finalmente lo hicieron y ahora volver a tener que cerrar puertas es un golpe duro”. Lloverol asegura que la restauración, en términos comarcales, puede funcionar mejor porque la gente podrá salir a comer en los restaurantes de proximidad. “Aunque en general será un golpe duro. Muchos no podrán tener el hotel abierto sólo para hospedar a gente de la comarca”.

En vídeo, la consellera de Salud, Alba Vergés, anuncia que el confinamiento comarcal se extenderá hasta el 19 de abril.EFE

Hoteleros de Tarragona critican cómo se ha vuelto a imponer las restricciones a la movilidad. “Es una falta de respeto”, define Pintado. “De un miércoles para un viernes, con reservas a tope, los pedidos hechos, las neveras llenas de producto y con el personal recuperado de los ERTE... No hay derecho”, insiste el portavoz de los hoteleros, que acusa a la Generalitat de “legislar sin sensibilidad”.

La Federación de Hostelería de Girona afirma que sus asociados están “muy enfadados” porque, tras diversas reuniones con el Govern, este les aseguró que “habían aprendido la lección y no iban a dar ningún paso atrás”. Consideran que debería haber “más sanciones a quien incumple medidas, más vacunas, no puede ser que siempre acaben sufriendo los sectores económicos”.

En la Costa Brava sur abrieron un 10% de los 127 hoteles y más de la mitad ahora vuelven a cerrar. El presidente del Gremio de Hostelería de Lloret de Mar, Enric Dotras asegura “no entender” qué están haciendo. Recuerda que los grandes hoteles llevan muchos meses cerrados. “No pueden abrir para cuatro parejas de fin de semana”, dice. “¿Por qué no se admite a los vacunados nacionales y del extranjero pero se permite la movilidad por toda Cataluña de gente sin vacunar?”, se pregunta.

Más información

“Hemos puesto los establecimientos en marcha, sacado al personal del ERTE... ¿Y ahora qué?”, se pregunta la vicepresidenta de la Asociación Turística de Apartamentos Costa Brava-Pirineo de Girona, Esther Torrent. Según ella, “habría valido la pena una estrategia que contemplara un escalonamiento de la movilidad para que la gente pudiera salir durante abril y mayo y no tuviera que hacerlo todo el mundo de golpe los cuatro festivos de Semana Santa”. También les preocupa el verano. “Si esta estrategia errática del Govern continúa, la temporada puede peligrar. No podemos volver a tener un verano como el pasado con anulaciones de reservas constantes”, añade.

El presidente de la Asociación de campings de Girona, Miquel Gotanegra, indignado, destaca el gran esfuerzo que han tenido que hacer para poner en marcha el 45% de los 130 campings que han abierto y las pérdidas que les supondrá. Cree que el cierre comarcal no tiene sentido y que se deberían tomar otras medidas, quizás por radio de kilómetros.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50