El último tramo de asfalto en el litoral de Barcelona será un parque y un paseo

El Ayuntamiento prevé iniciar en este mandato la redacción del proyecto que transformará el espacio entre la Ronda y las playas de la Nova Mar Bella y Llevant

Imagen virtual de la propuesta para convertir el espacio entre la ronda litoral y las playas de la Nova Mar Bella y Llevant.
Imagen virtual de la propuesta para convertir el espacio entre la ronda litoral y las playas de la Nova Mar Bella y Llevant.BARCELONA REGIONAL

El Ayuntamiento de Barcelona trabaja en la transformación del único tramo del litoral en desuso: lo que hoy es una estrecha franja de asfalto cerrada —desde 2006 hasta el año pasado fue un aparcamiento al aire libre—, entre la ronda litoral y las playas de la Nova Mar Bella y Llevant de Barcelona. La idea es que se convierta en un parque y la continuación del paseo marítimo que arranca en la Barceloneta para enlazarlo con el Fòrum. Los vecinos lamentan el retraso en la transformación de lo que hoy es un descampado.

El gobierno de la alcaldesa Ada Colau, “iniciará en este mandato la redacción del proyecto de reordenación del ámbito”, explican fuentes municipales, que no facilitan más detalles. Barcelona Regional, la agencia de desarrollo urbano de la ciudad, editó en 2019 una publicación titulada De parking a parque. El nuevo paseo marítimo de Llevant, en la que lanza la propuesta para esta “asignatura pendiente” de la ciudad. Finalizar el paseo marítimo; sacar los coches, hoy ya fuera de la zona; y permitir la “permeabilidad”, tanto de la línea de mar como entre la ciudad y su playa en este punto. La publicación, un encargo del área de Urbanismo, plantea también los retos de este espacio ante el cambio climático y su fragilidad ante la previsible subida del nivel del mar.

En paralelo, el plan está pendiente de los convenios de traspaso definitivo del Estado a la ciudad de la llamada zona marítimo terrestre, la franja del litoral que el Estado cedió por 30 años en la época preolímpica. Esta parte del frente marítimo, junto con la mastodóntica plataforma donde se había pensado ubicar un zoo marino, son espacios privilegiados, en primera línea de mar, pero desaprovechados y que interrumpen el recorrido del paseo marítimo.

La plataforma del zoo la explota comercialmente la empresa municipal BSM. Ha acogido las atracciones de la Feria de Abril o los espectáculos del Cirque du Soleil hasta que llegó la pandemia, pero incluso antes del coronavirus permanecía vacía la mayor parte del año. Barcelona Regional, en su publicación, ubica un equipamiento en la parte de la plataforma más alejada del agua, sin detallar.

En 2019, antes de las elecciones municipales, fue cuando se comenzaron a retirar coches. Una decisión impulsada desde el distrito de Sant Martí tras la presión vecinal y que durante los largos meses de confinamiento fue agua de mayo para ganar espacio de paseo. Cualquier festivo, el espacio está muy concurrido, aunque no tiene ninguna gracia, porque ni siquiera el pavimento está en buen estado para patinar, por ejemplo.

Aparcamientos entre la ronda litoral y las playas de la Nova Mar Bella y Llevant. Autor Barcelona Regional. De parking a parque.
Aparcamientos entre la ronda litoral y las playas de la Nova Mar Bella y Llevant. Autor Barcelona Regional. De parking a parque. BARCELONA REGIONAL

La idea, que el Ayuntamiento mostró a los vecinos de Diagonal Mar y el Frente Marítimo por primera vez a finales del mandato pasado, es convertir esa franja en un parque con dunas, en línea con el parque que hay al final del Poblenou, a otro lado del pabellón de la Mar Bella. Un plan lógico, porque es el único ámbito del litoral barcelonés todavía en desuso y que interrumpe el paseo que arranca en el hotel Vela, a casi cinco kilómetros de distancia, y sigue en el Fòrum hacia Sant Adrià (con el ámbito de las Tres Chimeneas también pendiente de desarrollar y llamado a ser un nuevo polo metropolitano), Badalona, Montgat y el Maresme.

El presidente de la asociación de vecinos de la Vila Olímpica, Jordi Giró, que ha seguido desde hace décadas la evolución urbanística del litoral, apunta que “se trata de una pieza urbana estratégica”. “Teníamos la Barceloneta, recuperamos el frente de la Vila Olímpica, el Poblenou y el Fórum, pero este tramo quedó pendiente. La clave es el convenio con el Estado y si es asumible a nivel presupuestario, por las necesidades que ahora tiene la ciudad, y si se puede explicar con el rendimiento social que tendrá”, dice Giró.

Quejas de los vecinos

Desde el movimiento Diagonal Mar, su portavoz, Mari Carmen García, recuerda que desde 2018 está aprobado en pleno “reurbanizar el espacio”, y que en el pleno del distrito de noviembre pasado se aprobó hacer una comisión vecinal para detallar el futuro del espacio. Pero alerta de que “está en una fase muy embrionaria y que no hay presupuesto” además de lamentar que no se materialicen las promesas. García recuerda incluso que en los actuales descampados “había palmeras”, y que asfaltaron la primera vez que la Red Bull Air Race se celebró en la ciudad, en 2006, para que aterrizaran aviones.

La publicación de Barcelona Regional propone que el espacio se convierta en un “detrás de la playa activo”, de apoyo a los usos que tiene la playa: actividades deportivas, de ocio o espacios de arena, “aligerando la presión que tienen las playas y aprovechando al máximo esta segunda línea del litoral”.


Sobre la firma

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción