Ocho cierres de negocios por cada cinco aperturas

Una encuesta a empresas familiares catalanas apunta a que la facturación ha caído un 20% en un año

Una tienda de la cadena Ametller Origen de Barcelona.
Una tienda de la cadena Ametller Origen de Barcelona.Albert Garcia

Por cada cinco nuevos establecimientos que han abierto en el último año en Cataluña, ocho han cerrado. Ese es el negativo balance que se ha registrado entre las cadenas de comercios y de restauración asociados a la entidad Comertia, que aglutina a empresas familiares catalanas con unos 4.000 puntos de venta en todo el territorio. Según una encuesta realizada para conocer el impacto de un año de pandemia, la facturación ha caído una media de un 20% y solo el 56% de las empresas han percibido algún tipo de ayuda.

El 42% de las cadenas han abierto nuevas tiendas y un 57,5% han cerrado algunos de sus establecimientos. “Lo que ha pasado en el último año es que cadenas que tenían un número determinado de establecimientos antes de la pandemia, ahora los han reducido. Se han empequeñecido. También algunos cierres han sido por cambio en las ubicaciones. Si una calle no funcionaba bien, por ejemplo, se han cambiado a otro local para estar mejor situados”, explica Elisabet Vilalta, directora de Comertia. Por sectores, el de la alimentación y el hogar son los que han abierto nuevos negocios —han crecido durante esta crisis— y, por el contrario, los que están sufriendo más los cierres son la moda y, muy especialmente, la restauración que desde hace prácticamente seis meses tiene vetado el servicio de la cena en los locales en Cataluña por las restricciones de la covid.

“Para muchas empresas de restauración, las cenas son la parte más importante de su facturación, por eso insistimos en que tienen que poder abrir de nuevo. Y porque entendemos que ha quedado demostrado que no son el origen de los contagios”, apunta David Sánchez, presidente de la entidad. Comertia agrupa a cadenas que en un 53% facturan entre 10 y 50 millones de euros y un 66% tiene plantillas que oscilan entre los 51 y 250 trabajadores en sectores tan diversos como la alimentación, equipamiento del hogar, moda y restauración, entre otros. Bastantes de las empresas de Comertia tienen tiendas en centros comerciales, un sector especialmente castigado por las restricciones.

Más información

Según esa encuesta, el 90% han visto caer la facturación. La media de ese descenso de ventas ha sido de un 20,6% respecto a 2019 pero con unas diferencias notables, las que han caído más son las empresas pequeñas y medianas. El 43% de los preguntados han tenido pérdidas de entre un millón y cinco millones y un 36% de menos de un millón. En cambio, son las grandes, las que facturan más de 100 millones anuales, las que han aumentado los ingresos en el año de pandemia.

De lo que se quejan más en Comertia es de la escasez de ayudas que solo han llegado al 56% de las cadenas encuestadas: un 34% han percibido entre 20.000 y 50.000 euros y un 19% menos de 10.000. “Las ayudas han sido absolutamente insuficientes frente a las pérdidas. Si las cosas siguen así, habrá muchas empresas que en los próximos meses continuarán cayendo porque ya se han acabado los recursos propios y los préstamos. En otros países han subvencionado el 70% de la facturación del año anterior como Alemania y en Francia las ayudas van en función de los trabajadores. Aquí han sido mínimas por eso pedimos ayudas directas y, sobre todo, que dejen recuperar la movilidad”, insistía Sánchez. En relación a las ayudas, el Govern aprobó ayer una dotación de 4 millones de euros para las empresas de restauración del interior de los centros comerciales que llevan cerradas desde el 7 de enero.

De cara al futuro, las empresas encuestadas más optimistas creen que la recuperación llegará en 2019, frente a un 39% que lo ve en 2022 y un 29% que lo fía más allá de ese año. Y para un 52% la falta de turismo es un factor determinante.

La hostelería pide cribados masivos

Asociaciones y federaciones de hosteleros catalanes acusaron ayer al Govern de gestionar la pandemia “de forma errática y sin ninguna estrategia” y exigieron, entre otras medidas, cribados masivos para evitar nuevas restricciones en el sector. El comunicado conjunto fue suscrito por federaciones de Lleida, Tarragona y Girona. El gremio de Barcelona destacó que el sector en Cataluña está siendo menos competitivo en comparación con otras comunidades. Según el gremio, de octubre a marzo pasado, los bares y restaurantes catalanes han abierto al público 1.350 horas, un 60% menos que en Madrid.




Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción