Cataluña aprueba un protocolo para discotecas y bares musicales sin marcar una fecha de reapertura

El sector del ocio nocturno se siente aliviado y espera poder abrir antes de julio

Una discoteca cerrada en Barcelona.
Una discoteca cerrada en Barcelona.David Oller (Europa Press)

Sensación de cierto alivio, esperanza contenida y certeza de que se ha dado el paso para que el ocio nocturno en todas sus facetas, desde salas de conciertos a discotecas, bares musicales o karaokes, vuelva a abrir en verano. Estas son las impresiones que han manifestado diversos representantes de este sector ante la promulgación por parte del Govern del marco regulador de estos establecimientos en el momento en que se les permita volver a la actividad. Pese a la publicación del nuevo protocolo, el Procicat no ha marcado una fecha de reapertura, que el sector espera que sea antes de julio.

Más información
La crisis de la música en directo en Cataluña: 40.000 despidos, 110 millones de pérdidas
El incierto regreso de los conciertos masivos en 2021
Barcelona promoverá conciertos de hasta 3.000 personas durante este verano

Ramón Mas, presidente de España de Noche ―la patronal de las discotecas― y secretario general del Gremio de Discotecas de Catalunya manifestó que se trata de un primer paso, pero añadió que “ahora quedan por despejar varias incógnitas, entre ellas saber con qué aforo” podrán “trabajar y en qué horarios. Según cuales sean las limitaciones marcadas resultará o no rentable la reapertura”. Asimismo Mas añadió su intención de “establecer contactos con Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) para garantizar la movilidad nocturna mediante el metro, que ahora solo funciona hasta medianoche”. Según indicó Mas, “este ha sido el borrador de acuerdo número 12 de una negociación que mantenemos desde el mes de junio del año pasado”.

En parecidos términos se manifestó Lluís Torrents, responsable de la sala Razzmatazz y miembro del equipo negociador con la administración en calidad de presidente de la Asociació de Sales de Concerts de Catalunya. Torrents se felicitó de entrada: “al menos ya tenemos un plan sectorial que hasta ahora no existía y, en función de las condiciones de apertura, incluso nos podríamos plantear la recuperación de la actividad musical en directo”. Por otro lado destacó que “las salas de conciertos ya desde antes de la pandemia tenemos sistemas de venta anticipada que se pueden adaptar a las exigencias de rastreo que marcan las autoridades, así como equipos de aire acondicionado eficientes, que se ajustan a la normativa previa a la pandemia”, antes de apuntar que resulta capital “conocer cómo y de qué manera se permitirá el baile en nuestros locales, ya que resulta una actividad esencial”.

El documento hecho público por el Procicat marca las medidas generales en las que funcionará el ocio nocturno cuando se apruebe la reapertura, y entre otras disposiciones hacen incidencia en la renovación del aire, posibilidad de rastreo del público, disposición generalizada de gel hidroalcohólico, limitación de las colas y, en caso de producirse, garantizar la distancia entre quienes las componen. Preguntado por si ve el vaso medio lleno o medio vacío, Mas rehuyó la respuesta para ser más explícito: “Las autoridades no creen que los botellones vuelvan a ser tan multitudinarios como los del pasado fin de semana, pero nosotros creemos que sí, pues no puede desplegarse tanta policía durante tanto tiempo para evitarlos. Por eso creo que la apertura no podrá demorarse demasiado. Seguramente no más allá de julio. Nosotros garantizamos control”, finalizó. De momento, el ocio nocturno está aún en ERTE y se está negociando su prórroga hasta septiembre.

Colas y pistas de baile perimetradas

El protocolo obliga a los locales con un aforo superior a 500 personas a contar con algún sistema telemático de venta anticipada y reserva nominal de entradas para facilitar el rastreo de los asistentes en caso de rebrote. Estos sistemas telemáticos deberán incorporar información sobre la disponibilidad del aforo para evitar aglomeraciones de público en los accesos a los locales. En cuanto a la venta por taquilla del remanente de entradas, las salas deberán llevar un registro de datos de identidad y contacto de quien acceda, independientemente del aforo del local.

Los locales deberán garantizar circuitos diferenciados de entrada y salida y la distancia de seguridad en las colas de acceso. También deberán garantizar la distancia interpersonal en las barras del bar y eliminar todos los utensilios, en barras y mesas, que puedan ser de uso común o compartido. Los clientes deberán llevar permanentemente puesta la mascarilla y solo se la podrán retirar para comer o beber. Los aforos estarán vinculados a los máximos autorizados por cada local.

Los asistentes tendrán que llevar la mascarilla en la pista de baile, si la hay, y no se podrá consumir en ella. Los locales con un aforo superior las 500 personas tendrán que tener la pista perimetrada, con un punto de entrada y uno de salida El plan del Procicat reclama intensificar las actividades de limpieza y desinfección y garantizar la renovación de los flujos de aire con sistemas de ventilación y renovación del aire, así como mantener la máxima aportación posible de aire exterior en los locales, mediante ventilación natural / BERNAT COLL.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS