El Mobile reactiva los congresos pero las reservas hoteleras se resisten

El salón de móviles reducirá su impacto en la ciudad al prever la mitad de asistentes que en 2019

Afluencia masiva de público en la última edición del Mobile, celebrada en 2019.
Afluencia masiva de público en la última edición del Mobile, celebrada en 2019.ALBERT GARCIA

La confirmación de que el Mobile World Congress sale adelante y se celebrará pese a las bajas de empresas participantes y las dificultades derivadas de la pandemia supone un espaldarazo al sector de la organización de los congresos, que ya ha reactivado la programación. Muy afectado por las restricciones, este sector ha visto cómo durante más de un año los eventos se han cancelado, aplazado o reducido a versiones virtuales que se han demostrado insuficientes. Con todo, la alegría de volver todavía no se ha trasladado a los hoteles: apenas hay reservas y se prevé que los congresistas sean más locales que internacionales.

La pandemia supuso un revés para muchos trabajadores del sector de los congresos: desde los instaladores hasta los empresarios, pasando por los taxistas, azafatos o vigilantes de seguridad. Fue un choque también para Xavi Ruiz, un arquitecto que trabajaba en una empresa que se dedica a la fabricación de stands para congresos y ferias. De un día para otro se quedó sin trabajo y ahora está empleado en la administración de un centro médico que realiza pruebas PCR. Ahora empieza a pensar que quizá en un futuro próximo pueda volver a trabajar de lo suyo. “Están reincorporando a los trabajadores, y yo como era externo tardaré un poco más, pero calculo que en otoño podré volver. A partir del verano ya habrá bastantes ferias, hay ganas, porque los congresistas quieren presencialidad, no el formato online”, opina.

Más información
Nokia y Sony siguen los pasos de Ericsson y no asistirán presencialmente al Mobile World Congress
El Mobile de Barcelona se queda solo: la IFA de Berlín también se cancela
“La recuperación del turismo será a partir de junio”

Esta semana dos episodios han devuelto la confianza a los organizadores de congresos: la celebración en Madrid de la feria de turismo Fitur y la rueda de prensa de presentación de novedades del Mobile World Congress, que debía celebrarse en febrero y finalmente tendrá lugar entre el 28 de junio y el 1 de julio. El carismático consejero delegado de la asociación organizadora GSMA, John Hoffman, llevó a cabo un despliegue de optimismo que, sin embargo, no pudo esconder que será una versión muy reducida con respecto a las ediciones de los últimos años.

Vuelve la confianza

Se espera que acudan, como máximo, 50.000 asistentes (en el Mobile de 2019 participaron 109.000 visitantes), y la organización ha impulsado una campaña de rebajas en las entradas (pasan de 799 euros a 21 euros para los profesionales de sectores tecnológicos de España) para asegurar que, del total previsto, al menos acudan 30.000 asistentes locales y compensar la más que probable caída de visitantes internacionales.

Esta es la dinámica que, según los hoteleros, predominará en los próximos meses. De entrada, para la edición del Mobile de finales de junio todavía no hay apenas reservas hoteleras. “Habitualmente las reservas se hacían con mucha antelación y a estas alturas ya estaría todo bastante lleno. Ahora se hacen a última hora y hasta 10 días antes no sabremos con certeza cuánta gente vendrá. Problemas de habitaciones no tendremos…”, explica Manel Casals, director general del Gremio de Hoteles de Barcelona.

El 60% de los establecimientos hoteleros de la ciudad continúa cerrado por la falta de demanda, y los que están abiertos tienen una ocupación de entre el 10% y el 30%, pese a que en los últimos días —y sobre todo fines de semana— han empezado a venir turistas. Una reactivación del turismo de congresos y de negocios sería vital para la hostelería. En 2019, este segmento representó el 37% del total de visitantes en la ciudad. Con un gasto por persona superior a la media y una actividad económica que va más allá de la típica del turista de ocio, el visitante congresista representa, según Casals, “un negocio redondo y con un tipo de visitante francamente importante”.

“Que se empiecen a celebrar congresos es importante porque se visualizará que Barcelona vuelve a estar en marcha. El mensaje es muy bueno, y también el momento, porque coincide con el despliegue de la vacunación”, destaca. No obstante, no cree que los resultados sean inmediatos: “De momento, en el Mobile no contamos con hacer muchas reservas, porque no vendrá mucha gente de fuera. Pero los que vengan ya serán una buena noticia”.

”Ganas de eventos”

”Será un Mobile diferente, porque estamos en una pandemia, pero somos optimistas. Hay muchas ganas de volver a hacer eventos presenciales, y el Mobile será el primero de esta nueva etapa. Es una gran oportunidad para el mundo ferial, pero también para reactivar toda la economía”, explica Constantí Serrallonga, director general de Fira de Barcelona. La principal institución ferial de Cataluña, como los demás organizadores de congresos, ha tratado de capear el temporal de la pandemia con eventos virtuales, pero este formato no ha cumplido con las expectativas.

El calendario ferial se reactiva

Fira de Barcelona cree que con el Mobile se da el pistoletazo de salida para muchos otros eventos. “El hecho de que funcione es un mensaje de gran seguridad y ayudará a que todo el mundo de los congresos avance”, explica su director general, Constantí Serrallonga. La pandemia, además, ha reforzado los lazos entre Barcelona y los organizadores del congreso de móviles, que tiene contrato con la capital catalana hasta 2024 y cuya continuidad en esta ciudad siempre es una preocupación: “Las relaciones están más fuertes que nunca, absolutamente consolidadas”.

Desde que estalló la pandemia, Fira de Barcelona celebró el salón de la enseñanza, el de la moda nupcial y el Smart City de modo virtual, y solo hubo presencialidad en el salón de la ocupación y el BizBarcelona. El calendario se reactiva en junio, con los congresos ISE, de audiovisuales, y el Mobile. Después llegará el B-Travel, el Automobile (el primero de este sector que se celebra en Europa), y el B4Planet.

A partir de septiembre se completará con el Seafood, el BizBarcelona, Expoquimia, el salón IoT, el salón náutico, el Construmat y el de piscinas, entre otros. Fuera de Fira de Barcelona, entre otros eventos, se celebrará en noviembre la Gartner Symposium en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona, en el Fòrum, que también acogerá la feria Cisco.

El mundo virtual puede cubrir un espacio importante, pero todo el mundo ve que esto tiene un límite. En un congreso se encuentra toda una comunidad, se hacen negocios mucho más eficazmente… hay sectores que necesitan una feria, y el de la tecnología, con el Mobile, es uno de ellos”, destaca Serrallonga.


Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS