La pandemia no reconcilia a los ciudadanos de Barcelona con sus museos

La falta de turistas hizo que estos equipamientos culturales recibieran en 2020 un 73% menos de visitantes, pero el público local disminuyó también un 23,6%

Visitantes del Macba durante la celebración de la Noche de los Museos de este año.
Visitantes del Macba durante la celebración de la Noche de los Museos de este año.Albert Garcia (EL PAÍS)

Los barceloneses no han aprovechado la oportunidad que les ha brindado la pandemia para reconciliarse con sus museos. Estos equipamientos culturales permanecieron cerrados desde mitad de marzo hasta comienzos de junio; el resto de los meses estuvieron abiertos, pero casi vacíos. Tras la reapertura de junio se aseguró que eran lugares seguros y la ausencia de turistas extranjeros y personas venidas de fuera de la ciudad o de la comarca, según la fase de desescalada, permitía visitar estos centros cómo nunca. Pero los barceloneses han seguido de espaldas a estos equipamientos y no han mostrado interés por conocer sus colecciones y exposiciones. Es lo que se desprende de los resultados de las 19.707 encuestas realizadas en 2020 en 17 museos de la ciudad (Museo Picasso, fundaciones Miró, Tàpies y Vila Casas, Macba, CCCB, castillo de Montjuïc, la Virreina, Museo del Diseño, Muhba, El Born CCM, entre ellos) por el Observatori de Dades Culturals dependiente del Institut de Cultura de Barcelona (Icub) que impulsa estas encuestas desde 2011, y que se ha presentado recientemente.

Más información
Los barceloneses siguen dando la espalda a sus museos
Los museos de Barcelona, al margen del ‘boom’ turístico de la ciudad
Uno de cada tres visitantes de los museos de Barcelona no paga

La pandemia, es evidente, ha comportado el descenso de visitantes en los museos de Barcelona y ha alterado su perfil. En concreto se ha producido una disminución del 73,8%, después de pasar de 3,8 millones en visitantes en 2019 a 998.883 del año pasado. En esas cifras hay que tener en cuenta que enero y febrero aportaron el 40% de todos los visitantes, ya que los museos esos meses estuvieron abiertos con normalidad. En cuanto al público local, el descenso fue de un 23,6%, tras pasar de los 455.302 visitantes barceloneses de 2019 a los 347.985 de 2020. De los centros analizados (el MNAC no participa), solo dos aumentaron sus visitas de público local con respecto al año anterior: La Virreina (4.000 personas más) y el Jardí Botànic, que aumentó en 11.000, mientras que el Museo del Diseño descendió en 30.000 y el castillo de Montjuïc otros 11.000 menos.

En realidad, los museos fueron, junto con las bibliotecas, los equipamientos culturales que cerraron por la pandemia menos tiempo: 82 días (el 22%); desde ese 13 de marzo hasta el 2 de junio, día en el que Ada Colau y el responsable de la Cultura de Barcelona, Joan Subirats, visitaron el Museo Frederic Marés y el Mubba para visualizar la reapertura de estos centros en la ciudad. Al día siguiente reabrió el Macba, el día 8 la Virreina, a los dos días el MNAC y el día 12 el CCCB, las fundaciones Tàpies, Miró y los centros de la Vila Casas. También reabrieron teatros, auditorios, fábricas de creación y cines, pero tuvieron que cerrar en noviembre ante la segunda oleada.

Una de las salas del Museo Picasso de Barcelona con tres visitantes.
Una de las salas del Museo Picasso de Barcelona con tres visitantes.Marta Pérez (EFE)

Tras fracasar la reapertura conjunta de museos y no llevarse a cabo una campaña publicitaria para visualizarla en la que se trabajó durante el cierre, en junio solo 30.000 personas visitaron estos museos, frente a las 306.000 del año anterior. En julio fueron 67.500 y en agosto superó las 73.000 personas, una cifra que se mantuvo el resto de los meses hasta final del año, sin apenas variaciones al no haber estacionalidad por falta de turistas. En el número de visitantes no afectaron los aforos impuestos por sanidad del 33%, 50% y más tarde del 75%. “Ya nos gustaría tener este número de personas a todas horas”, confesaban algunos de los responsables de estos museos, en los primeros días de reapertura.

El descenso de visitantes (locales y turistas de enero y febrero) no fue uniforme en todos los museos de Barcelona, como remarcó, Àngels Pont, directora del Gabinete de Estudios Sociales y Opinió Pública (GESOP) en la presentación del análisis de los resultados de las encuestas. Los que más impacto sufrieron fueron el Museo Picasso (el 81,8%) y la Fundación Miró (81,7%), dos centros monográficos que custodian dos de las mejores colecciones de Picasso y Miró que estos artistas donaron a los barceloneses, pero que han recibido siempre más turistas como visitantes. Les siguieron el castillo de Montjuïc (78,4%), el Macba (76,5%) y el Museo del Diseño (75,7%). Y entre los que menos descendieron: La Virreina (32,7%), el Museo Etnológico de Montjuïc (43,7%) y el Jardín Botánico (46,4%), con un perfil de público más local.

Mascarillas y batas diseñadas para hacer frente a la pandemia que pueden verse en la exposición ¡Emergencia! en el Museo del Diseño de Barcelona.
Mascarillas y batas diseñadas para hacer frente a la pandemia que pueden verse en la exposición ¡Emergencia! en el Museo del Diseño de Barcelona. Albert Garcia (EL PAÍS)

Durante la presentación de los datos, Montserrat Tort, del Observatori de Dades, explicó que más allá del descenso evidente de los visitantes lo que ayuda a entender el análisis de los datos es quién va y por qué a los museos en esta ciudad. Las encuestas han permitido saber que la mayoría de los visitantes fueron mujeres (55,4%) y por lo tanto los públicos se han feminizado durante la pandemia. También ha bajado su edad, siendo mayoría los menores de 30 años (30,7%), un dato que se asocia a los efectos de la pandemia en la población de mayor edad que ha salido menos por temor al virus; y no por aumentar el número de jóvenes. Son personas que han ido, en su mayoría, en pareja (30,8%) o solas (23,5%), pero mucho menos en compañía de amigos (23%) y la familia (15,7%). El 47,9% era la primera visita a estos centros, un índice que aumenta con respecto a lo que ocurría un año antes. Los distritos que aportan más visitantes son Eixample y Ciutat Vella. Las visitas fueron, en su mayoría, durante los fines de semana.

A los barceloneses la cultura les ayudó a sobrellevar el confinamiento. Por eso, las personas encuestadas han dado a la Cultura un 7,2 de media de puntuación. Entre las actividades culturales preferidas para pasar la pandemia: leer (44,5%), ver películas o series en casa (31,4%), escuchar música (24,5%), estudiar cursos en línea (5,8%), conciertos en línea, jugar a videojuegos, ver documentales o ver una obra de teatro en línea. Todo antes que visitar de forma virtual un museo (solo el 1,6%), pese a los grandes esfuerzos que hicieron todos estos centros por volcar contenidos a la red. Tras la reapertura de equipamientos culturales, ir al cine (9,7%), al teatro (9%) y visitar un museo (3,6%), fueron las tres actividades culturales preferidas.

En los tres primeros meses de este 2021 se ha seguido preguntando a las 238.721 personas que han visitado los museos (sobre todo el Picasso, el castillo de Montjuïc, la Fundación Joan Miro y el Born). El 89,2% del total son residentes en Barcelona. El 29% de estas personas reconocieron que no habrían ido si no hubiera sido por la situación de pandemia que se está viviendo. El 10,6% respondían que iban porque el resto de la oferta era escasa. Otros 9,7% porque sabían que habría menos gente; mientras que el 5,6% lo hicieron para evadirse y solo el 3,1% fueron a un museo por ser un espacio seguro.

Sobre la firma

José Ángel Montañés

Redactor de Cultura de EL PAÍS en Cataluña, donde hace el seguimiento de los temas de Arte y Patrimonio. Es licenciado en Prehistoria e Historia Antigua y diplomado en Restauración de Bienes Culturales y autor de libros como 'El niño secreto de los Dalí', publicado en 2020.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS