Los Mossos investigan el suicidio de una joven de 15 años tras un presunto acoso escolar

La familia de la chica acusa al centro Pare Manyanet de Barcelona de no tratar debidamente su caso

Imagen de archivo de un grupo de alumnos en un programa contra el acoso escolar.
Imagen de archivo de un grupo de alumnos en un programa contra el acoso escolar.A. García

Los Mossos d’Esquadra investigan las circunstancias en las que una chica de 15 años se suicidó el pasado 19 de mayo en Barcelona. La familia asegura que sufría acoso escolar en la escuela donde estudiaba, Pare Manyanet, en el barrio de Sant Andreu de la ciudad. El centro, que ha abierto un expediente interno, alega que los padres solo se quejaron a un profesor, de lo que nunca quedó nada por escrito, y niegan que en las últimas semanas la familia haya contactado con ellos a través de los canales de comunicación establecidos. El Departamento de Educación catalán asegura que no tenía constancia de que existiera acoso y ha abierto también una investigación.

La joven se suicidó el pasado 19 de mayo, por la mañana, antes de ir a la escuela. Dejó una nota a sus padres, según fuentes policiales, en la que no dio ninguna pista de los motivos que la habían llevado a quitarse la vida. Los Mossos iniciaron entonces una investigación y concluyeron que efectivamente se trataba de un suicidio, y se cerró la investigación.

Más información
La pandemia, caldo de cultivo para el aumento de los casos de acoso escolar
“Los niños aguantan de uno a dos años antes de contar que sufren acoso escolar”

Posteriormente a su muerte, los padres hallaron en un buzón de correo vinculado a la escuela que utilizaba su hija, un mail sospechoso enviado después del suicidio. El asunto decía “muerte” y en el cuerpo de texto se leía “muere”. Los Mossos reabrieron entonces de oficio la investigación, sin una denuncia formal por parte de los padres. La policía catalana ha revisado el teléfono móvil de la joven, que le han facilitado los progenitores, pero están a la espera de la autorización del juez para poder llevar a cabo un análisis forense del terminal.

Los padres aseguran que era una niña tímida, pero feliz, lo que les hace pensar que hay algo más detrás, y apuntan a la escuela, donde aseguran que arrastraba desde hace años episodios de acoso escolar, según han explicado al diario Ara. El profesor de Periodismo de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) David Vidal denunció ayer el caso a través de Twitter, donde acusó a la escuela de ser “tóxica y discriminatoria”, motivo por el que él mismo cambió a sus hijos de colegio. E incluso señala a un docente en concreto de reírse de uno de sus hijos en clase cuando le contaron que sufría bullying.

La escuela Pare Manyanet condena los “ataques” sufridos en las redes sociales. “Los docentes han actuado de acuerdo con nuestro proyecto, y más concretamente en aquello que hace referencia a la gestión de conflictos, donde el rol del profesorado ha sido acompañar y proteger todas las partes”, comunicó en sus cuentas oficiales. El responsable de la Unidad de cumplimiento normativo de la congregación, Antonio Ruiz, asegura que “no consta una mala relación de la menor con el resto de la clase” y añade que el centro no tiene “ninguna alerta de algún peligro ni ninguna queja como víctima de un posible acoso”.

Ruiz asegura que la familia no ha contactado con la escuela a través de los canales de comunicación habituales, en la intranet del centro. El responsable explicó a Efe que el único incidente del que se tiene conocimiento, a través del director del colegio, es de una queja que la madre de la niña trasladó a un profesor y de la que no hay constancia escrita. “Se ha abierto un expediente, y hemos pedido a los profesores que nos informen de aquello que consideren importante”, añade Ruiz a El País.

El Departamento de Educación asegura que tampoco tenía conocimiento previo de que la joven “estuviera sufriendo una situación de acoso” y ha abierto una investigación. “Revisaremos todas las actuaciones que se realizaron en relación con este caso”, concreta en un comunicado. Por su parte, el Síndic de Greuges -el defensor del pueblo catalán-, Rafael Ribó, ha pedido permiso a la familia para investigar el tema, tras haber tenido conocimiento de él a través de las redes sociales.

Pornografía infantil en el ordenador de un párroco del centro

La escuela Pare Manyanet de Sant Andreu es la misma que hace unas semanas se vio sacudida por otra polémica. Los Mossos detuvieron el 17 de marzo a un párroco del centro al que hallaron pornografía infantil en su ordenador. La detención quedó sin efectos el mismo día, a la espera de que le citasen en sede judicial. El aviso lo dio un informático del propio colegio, que revisando el ordenador encontró el material sospechoso. La escuela reaccionó abriendo un expediente al trabajador (además de al párroco), que según David Vidal, el mismo profesor de la Autónoma que ha hecho público el suicidio de la menor, está de baja por depresión. El centro rectificó posteriormente y aplaudió la labor del informático por denunciar lo ocurrido. Vidal asegura que el párroco "sigue por los pasillos entre niños", algo que el centro niega. Según la escuela, el párraco fue apartado y trasladado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS