El Ayuntamiento de Barcelona acelera las expropiaciones de 22 edificios del pasaje de Sigüenza

El mal estado de al menos cuatro fincas de la calle, en el barrio del Carmel, obliga a derribarlas

Vecinos del Carmel, en una calle del barrio, verano de 2020.
Vecinos del Carmel, en una calle del barrio, verano de 2020.EFE

El Ayuntamiento de Barcelona comienza y acelera el proceso de expropiación de 22 edificios (unifamiliares o de pisos) del pasaje de Sigüenza, en el barrio del Carmel (Horta-Guinardó). En este pasaje, a solo 200 metros donde se hundieron varios edificios durante las obras del metro en 2005, en agosto pasado hubo que desalojar de emergencia un edificio por su mal estado, el número 95. La finca contigua, la 93, también fue desalojada porque amenazaba ruina. La causa, asegura el consistorio, no tiene nada que ver con el hundimiento, sino con la mala calidad constructiva de las fincas.

Más información
El Ayuntamiento vallará el Turó de la Rovira para frenar su deterioro
El hundimiento del Carmel: la peor crisis

Tras un primer estudio de la zona los técnicos determinaron que había que desalojar, realojar a las familias y también derribar los números 93, 95, 97-99, unos trabajos que estaban previstos para este mes de junio. Pero en un segundo informe previo a los derribos, los técnicos estudiaron a fondo los edificios y la conclusión a la que he han llegado es que estos trabajos podrían afectar a otros del entorno, con el riesgo de seguridad que comporta para los vecinos del pasaje.

La concejal del distrito, Rosa Alarcón, relató este jueves toda la secuencia y explicó que el consistorio ha decidido “parar provisionalmente los derribos e iniciar las expropiaciones del pasaje que prevé un plan urbanístico de 2020” para hacer vivienda pública. El plan se explicó esta tarde a los afectados y en los próximos meses se analizará cuántas fincas es necesario expropiar y derribar, unos trabajos que comenzarán el año que viene. Para realojarles, hay un solar disponible en la calle de Lisboa, en Horta, para pisos de afectados urbanísticos. Pero por ahora los vecinos seguirán en sus casas. En total, el plan de expropiaciones contemplaba 22 edificios.

La próxima semana, detalló Alarcón, los primeros tres edificios que seguro se derribarán, y cuyo proceso de expropiación ya se ha iniciado, serán abiertos (ahora están tapiados) para que las familias puedan recuperar pertenencias. Luego se volverán a tapiar para evitar ocupaciones. “Para los edificios de los lados se abrirá un pasaje de un metro y medio para facilitar el acceso”, añadió. “El proyecto pasa a ser una prioridad de ciudad”, aseguró Alarcón, aunque dejó claro que el proceso no acabará este mandato, que termina en 2023.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS