El Mobile cierra su edición más reducida sin ofrecer datos de asistencia

La organización argumenta que el formato híbrido complica el conteo y retrasa una semana la publicación del número de participantes, que los Mossos cifran en 27.000

Acceso al Mobile World Congress este miércoles.
Acceso al Mobile World Congress este miércoles.Albert Garcia (EL PAÍS)

El Mobile World Congress de la pandemia ha llegado este jueves a su fin. Tras cuatro días en los que se ha puesto a prueba la celebración de un gran congreso bajo las medidas de seguridad contra la covid-19, el congreso ha echado el cierre a una edición de transición, de formato híbrido y con muchos menos asistentes de los habituales. En 2019, la última vez que se celebró, reunió a 109.000 congresistas, y en esta ocasión se esperaban unos 35.000, pero la patronal organizadora, GSMA, no ha dado datos finales de participación. Argumentan que el formato híbrido dificulta el conteo y que lo publicarán dentro de una semana. Los Mossos d’Esquadra, por su parte, han cifrado en 27.000 los asistentes. Con todo, la GSMA, Fira de Barcelona y los hoteleros de la ciudad consideran un éxito que se haya celebrado, y lo ven como el punto de partida para la recuperación del sector de los congresos. Trabajan ya en la próxima edición, que se celebrará del 28 de febrero al 3 de marzo, con la esperanza de que sea una vuelta a la normalidad.

Más información
Barcelona afronta un Mobile de transición con el apoyo de Felipe VI, Pedro Sánchez y Pere Aragonès
El nuevo Mobile World Congress: pocas novedades tecnológicas y eco en los pasillos
Las startups y los jóvenes, al rescate de un Mobile medio vacío

La celebración del congreso mundial de móviles, la cita empresarial más importante de Barcelona, estuvo en entredicho hasta el último momento por las restricciones impuestas por la pandemia y por las deserciones de algunas de las operadoras y empresas tecnológicas más importantes. Vodafone, Deutsche Telekom, Ericsson, Qualcomm, Lenovo, Samsung, Sony, Nokia o Xiaomi declinaron participar ante la incertidumbre que provoca el virus. Pero la GSMA no podía permitirse una nueva cancelación tras ser, en febrero de 2020, el primer gran evento que sucumbía ante la expansión del coronavirus. Fue el termómetro que indicó que venía la pandemia, y su celebración ha sido el símbolo de que la recta final está cerca.

En el tradicional balance de fin de congreso, el director general de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga, ha afirmado que la edición ha sido “una transición hacia un 2022 exitoso”. “El balance es muy positivo”, ha asegurado Serrallonga, que cree que en la edición del próximo mes de febrero se registrarán datos de asistencia parecidos a los de 2019, como señal de recuperación económica. También se ha felicitado de que el protocolo de salud contra la covid 19 haya funcionado correctamente.

El congreso ha ocupado solo tres pabellones de la Fira Gran Via de Barcelona (los últimos años eran ocho pabellones). La falta de asistentes en los puestos de las empresas más importantes ha contrastado con el dinamismo del salón de emprendimiento 4YFN, por primera vez integrado dentro del congreso de móviles. De hecho, muchos de los asistentes al Mobile eran jóvenes o creadores de startups, y sobre todo profesionales del mundo local, ante la falta de congresistas internacionales. La GSMA incentivó con importantes rebajas en las entradas la concurrencia de asistentes locales, que han podido participar en el congreso mundial de móviles por 21 euros. Durante este Mobile, además del salón 4YFN, las actividades más destacadas han sido los debates alrededor del 5G y el internet de las cosas, y la conferencia del fundador de Tesla, Elon Musk.

Los gremios de la ciudad de Barcelona implicados en el funcionamiento del Mobile han valorado como un éxito el mero hecho de que se haya celebrado el congreso. En un comunicado, el Gremio de Hoteles de Barcelona, afirma que “ha sido un éxito organizativo sin matices, atendiendo los grandes retos que afrontaba”. La puesta en marcha del congreso “ha permitido demostrar al mundo que la capacidad y el atractivo de Barcelona como sede de grandes eventos sigue intacta”. El director del gremio, Manel Casals, recuerda que “el turismo de negocios es esencial y estratégico para Barcelona”. Con todo, los hoteleros apenas se han beneficiado en términos prácticos del congreso, ya que no ha habido reservas significativas, y continúa habiendo solo el 40% de los hoteles abiertos, con una ocupación inferior al 50%.

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS