La violencia de Shakespeare al desnudo y casi sin palabras, palabras, palabras

El TNC acoge el estreno de ‘Billy’s Violence’ de Needcompany, un destilado radical de diez tragedias del Bardo con actores catalanes y belgas

Una imagen de 'Billy's Violence', de Needcompany, que se estrena en el TNC.
Una imagen de 'Billy's Violence', de Needcompany, que se estrena en el TNC.Pieter D. Hooghe

La violencia en las obras de Shakespeare hace parecer a Tarantino “un angelito”. Lo dice Erwin Jans, dramaturgo de Billy’s Violence, el espectáculo de la prestigiosa compañía belga Needcompany, con dirección del gran Jan Lauwers y con la incorporación de actores catalanes como Nao Albert, que se estrena el jueves en la Sala Gran del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) en el marco de la programación del festival Grec de Barcelona (hasta el domingo). Y eso es Billy’s Violence un destilado radical, “en el que apenas quedan las palabras, palabras, palabras de Shakespeare”, señala Jans, y se separa en sus tragedias la carne hasta dejar el hueso, como ha explicado este martes el autor del texto, Victor Lauwers. Qué propuesta más diferente cuando aún tiene el espectador del Grec en la retina y el corazón el Shakespeare de Peter Brook.

Más información
"Soy artista plástico, no coreógrafo"
Jan Lauwers lleva al escenario su pasión por la vida en una obra autobiográfica

En total son diez tragedias las que componen, reelaboradísimas, el montaje, pues Victor Lauwers, hijo de Jan Lauwers, ha dejado fuera Coriolano, Triolo y Cresida y Timón de Atenas, de las que dice que pasa. En todas las demás, las grandes y famosas tragedias, el joven escritor ha entrado a saco, reduciéndolas a lo que considera la esencialidad de su violencia, en un estallido “pluridisciplinar y metateatral” ―con mucho sound and fury, que diría el escocés, y que ya veremos cuánto significa― en el que resuenan sobre todo los personajes femeninos. Victor Lauwers ha advertido que nadie espere escuchar los grandes monólogos y citas de Shakespeare, pues puede sentirse frustrado, y ha pedido acudir con mente abierta y no esperando el “ser o no ser”.

Billy’s Violence, han explicado este martes sus creadores en rueda de prensa, nació cuando Jan Lauwers se planteó hacer algo con las escenas más brutales de las tragedias de Shakespeare y animó a Jans y a su hijo a juntársele para escribir un texto, repartiéndose las obras. A la vista de lo que Victor Lauwers hizo con Romeo y Julieta, reduciendo la tragedia a un diálogo entre los dos protagonistas, decidieron que él lo escribiera todo. Para Victor Lauwers (con un pendiente en la oreja izquierda que le da un aspecto muy isabelino), Shakespeare “is a monumental beast”, una bestia monumental, “con la que hemos sido bombardeados durante siglos” y en la que nadie puede ser realmente un especialista. Basándose en sus tragedias han hecho “un espectáculo controvertido y provocador” a partir de la idea “bastante loca” de concentrar todas esas obra en una única velada y extraer una sola de las muchas capas que ofrecen las creaciones de Shakespeare (el amor, la historia, etcétera), que es la de la violencia, con todo su sang i fetge, su tremendismo, para reflexionar sobre ella. “Si apartas todo lo demás, lo que queda en cualquier tragedia es un cuerpo podrido”, ha reflexionado Victor Lauwers. Han dejado de lado la violencia de la guerra para concentrarse en ”la violencia de la intimidad, la brutalidad más casera”.

El espectáculo está dividido en partes que corresponden a cada tragedia y que llevan el nombre de una mujer. Victor Lauwers ha hecho una verdadera deconstrucción de las obras reconduciendo el protagonismo de las mismas. Así, en Otelo el personaje central (y el título) pasa a ser Desdémona. “Otelo, fuera; lo que me interesa no es el tema étnico o los celos, sino el concepto de vulnerabilidad, y el que ella no entiende de qué va todo eso, ni siquiera cuando la asesina su marido”. De la misma manera, la tragedia de Hamlet se convierte en la de Ofelia, “que sucumbe al asedio y al paternalismo”. Lear es confrontado con Cordelia, Porcia es el centro de Julio César y no éste, o Bruto, y de Tito Andrónico queda “la mutilación y violación de una mujer”. Especialmente interesante es el tratamiento de Marco Antonio y Cleopatra, en cuya versión (Cleopatra), el “grandilocuente y confuso” general romano sufre un trastorno similar a la “niebla cerebral”, la pérdida de memoria que provoca la covid. El tema entonces es los problemas de lenguaje entre una mujer culta, la reina, y el obtuso Marco Antonio. Lauwers padre e hijo han recalcado la influencia en la gestación del espectáculo que ha tenido la pandemia y como otra plaga, la peste, afectó la creación original de Shakespeare.

Billy’s Violence, coproducción a varias bandas en la que intervienen Grec, TNC, Teatro Español, Central de Sevilla y centros belgas, representa, como destacaron Cesc Casadesús y Xavier Albertí, directores respectivamente del Grec y el TNC, el cumplimiento de “un sueño desde hace 25 años” que era conseguir que Needcompany, compañía que ha visitado repetidas veces nuestro país, y Jan Lauwer trabajaran con actores de aquí. El espectáculo lo interpretan un grupo mixto de actores catalanes y de la compañía belga: Nao Albert, Grace Ellen Barkey, Gonzalo Cunill, Martha Gardner, Romy Louise Lauwers, Juan Navarro, Maarten Seghers y Meron Verbelen.

Para Albert, trabajar con Needcompany y Jan Lauwers es “un viaje extraordinario”, y también un sueño hecho realidad. El actor ha destacado especialmente la mezcla pluridisciplinar de teatro, danza y música del espectáculo y ha considerado que la forma de trabajar de la compañía belga es insólita en nuestro país y hay que aprender de su valentía.

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS