Aragón rompe con la precandidatura de los Juegos de Invierno de Pirineus-Barcelona

Diferencias entre ERC y Junts sobre las comarcas que deberían votar en el referéndum de ratificación de la candidatura olímpica

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán (izquierda), el pasado martes en un acto con el presidente de Correos, Juan Manuel Serrano.
El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán (izquierda), el pasado martes en un acto con el presidente de Correos, Juan Manuel Serrano.EUROPA PRESS. (Europa Press)

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha anunciado este viernes la ruptura por parte de Aragón de su compromiso con la candidatura conjunta con Cataluña de los Juegos Olímpicos de Invierno 2030. Lambán ha apuntado, en declaraciones facilitadas por el Ejecutivo aragonés, que la decisión se produce mientras no se reconstruya el consenso entre administraciones alcanzado por el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco. El presidente aragonés considera que para este consenso es necesario que “ambas comunidades participen en esta candidatura en pie de igualdad”, algo que considera no contempla la carta enviada a Blanco el pasado 14 de julio por parte del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, para formalizar la voluntad de su Gobierno de organizar la cita olímpica.

Más información

En su carta, Lambán se refirió a la “posible organización de los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 en Cataluña y Aragón”, mientras que en la del presidente catalán lo hace como “Pirineus-Barcelona”. Lambán recalca que su confianza en el gobierno catalán es “inexistente dada la deslealtad mostrada hacia el COE, que es el organismo que con mucho acierto ha liderado hasta ahora la posible candidatura y el que necesariamente ha de seguir haciéndolo si sigue adelante”.

La precandidatura olímpica nació originalmente en Cataluña sin la presencia de las pistas de esquí aragonesas. Fuentes del proyecto admiten que la inclusión de Aragón en el proyecto de Pirineus-Barcelona tenía, entre otros, el objetivo de tejer complicidades entre todas las administraciones afectadas, especialmente en un momento de combustión política entre el gobierno central y la Generalitat de Cataluña a raíz de la carrera unilateral por la independencia. La candidatura también contempla deslocalizar algunas de las pruebas olímpicas a otros países, como Francia y Andorra.

Estas mismas fuentes niegan que “la igualdad” a la que se refiere Lambán signifique “hacer las mismas pruebas en Aragón que en Cataluña”, y entienden que es una medida de presión del presidente aragonés para ganar peso en el nombre de la candidatura.

Las críticas de Lambán no son las únicas que ha suscitado la carta presentada por Aragonès, especialmente desde los partidos de la izquierda catalana. En Comú Podem, en la oposición, y la CUP, socios externos del Ejecutivo, también han mostrado su rechazo. Estas formaciones consideran que los Juegos no solo son un riesgo de facilitar la especulación inmobiliaria en los territorios de montaña, también juzgan incompatible su organización con la lucha contra el cambio climático. La presión hizo que Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el partido de Aragonès, se abstuviera la semana pasada en una enmienda parlamentaria que tiraron adelante Junts y el PSC que instaba al Govern a presentar la candidatura. ERC se abstuvo alegando que el texto no era lo suficiente preciso.

Junts, a favor de la consulta en Barcelona

ERC y Junts suscribieron en su acuerdo de coalición del pasado mayo el compromiso de ratificar la candidatura mediante una consulta ciudadana. El texto del pacto no especifica en qué ámbito territorial debe celebrarse este plebiscito, aunque la idea más repetida ante la opinión pública es que sería en los municipios del Pirineo implicados en la candidatura. “La consulta está pensada para que se haga en el Pirineo, pero los detalles ya se hablarán”, indican desde el gabinete de prensa de ERC. El departamento de Presidencia de la Generalitat, responsable de la posible candidatura olímpica, subraya que no hay nada decidido todavía. En Junts, sin embargo, defienden que la ratificación del proyecto debe contar con el voto de Barcelona: según indica la oficina de comunicación de este partido, deben votar todas las comarcas involucradas en el proyecto.

El PSC, defensor del acontecimiento olímpico, se opone a que la candidatura tenga que ser validada en referéndum. “Hay una mayoría parlamentaria que ha pedido que se hagan los Juegos con la participación del territorio, de las entidades, de los clubes deportivos, pero una consulta no toca, entre otras cosas porque los gobiernos deben tomar decisiones, para eso nos votan”, dijo este viernes la portavoz parlamentaria del PSC, Alicia Romero. “A veces nos escondemos detrás de una consulta para no tomar decisiones”, añadió la dirigente socialista. Los Comunes, socios del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, son partidarios de que se celebre la consulta, pero en toda Cataluña y antes de presentarse oficialmente la candidatura.


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción