Noche inolvidable en Peralada

Lucia Lacarra y Maria Khoreva brillan en el ‘Ballet under the stars’ en el homenaje a Carmen Mateu

Un momento del espectáculo del viernes.
Un momento del espectáculo del viernes.Toti Ferrer

La noche del viernes era muy calurosa pero ello no impidió disfrutar de una velada mágica, incluso la luna llena y las estrellas del cielo de Peralada se escondieron entre las nubes y las cigüeñas callaron, para que solo brillaran las estrellas de la danza sobre el escenario en el noche ampurdanesa. Era un noche especial ya que el Festival Castell de Peralada rendía en una única función, un sentido homenaje a la impulsora y alma del Festival, la desaparecida Carmen Mateu. Además, una de las participantes en esta gala de estrellas, Maria Khoreva, la joven solista del Ballet Mariinski, recibía el premio de la de la I edición del Young Artist European Award, que lleva el nombre de la mecenas del festival.

Más información

Para los amantes de la danza “una noche inolvidable” no es una frase hecha, sino que es una velada en la que uno se queda clavado en su butaca sin pestañear para no perderse nada de lo que ocurre en escena, mientras el corazón se acelera y se emociona. En esas noches, al finalizar los aplausos uno se dirige a su casa en silencio y pensativo, degustando el placer de la buena danza. Esta fascinante experiencia es la que vivió el público que acudió a Peralada para asistir a esta brillante gala de estrellas, bajo el nombre de Ballet under the stars. Gala que orquestaron con inteligencia la bailarina y coreógrafa vasca Iratxe Ansa y la directora artística Mónica Hamill.

Cinco excelentes bailarinas han sido las elegidas para esta función: Lucia Lacarra, Dorés André, Ada González, Maria Khoreva y la propia Ansa, intérpretes virtuosas que bailan o han bailado en importantes compañías internacionales. Cada una de ellas exhibió una gran preparación técnica y una fuerte personalidad artística, muy diferente una de las otras. Sus parejas masculina en las diferentes piezas también demostraron ser magníficos ejecutantes. No fue una gala fría en las que se suceden las variaciones de forma mecánica sino que fueron intensas interpretaciones, que cautivaron al espectador desde el principio.

Una de las intervenciones más aplaudida fue la de Lucía Lacarra, que a sus esplendidos 46 años, mostró una madurez interpretativa espectacular, brilló en Finding Ligth, junto al magnífico ex bailarín del Royal Ballet Matthew Golding, en la coreografía del estadounidense nacido en Taiwan, Edward Liang, con música de Vilvadi. Sin embargo, donde dejó al público sin palabras fue en el soberbio paso a dos titulado Afther the Rain, del inglés Christopher Wheeldon, acompañado por el minimalismo sacro de la música de Arvö Prat. Es una pieza intensa en la que Lacarra, junto a Golding, pareja en la vida real, logran una simbiosis perfecta de sentimientos. El fragmento en que ella, subida en sus rodillas, se dejar mecer por el viento resultó hipnótico.

Otras de las reinas de la noche fue la joven Maria Khoreva, inolvidable en la variación de Giselle junto a Parish, la belleza de su movimiento de brazos y su delicado y espectacular arabesque embelesaron y continuó hechizando en el solo de Raymundo y en el paso a dos de La bayadère, pieza con la que finalizó la función y momento en el que Maria recibió emocionada de manos de Isabel Suqué, la presidenta de la Fundación Castell de Peralada, la camelia de cerámica esmaltada que Santi Moix ha creado para conmemorar los premios Carmen Mateu Young Artist European Award.

Otro de los alicientes de la noche fue el estreno de Camelia, una obra creada en memoria de Carmen Mateu, que lucía siempre esta flor en la solapa. Ideada por Iratxe Ansa e Igor Bacovisch, es una pieza ágil y glamurosa que destila ironía y vitalidad, al igual que la mujer a la que iba dedicada. Dores André y Jorge García Pre realizaron una magnífica interpretación.

En esta acertada gala también brillaron Ada González en su emotiva y virtuosa interpretación de La muerte del cisne y en el paso a dos de El lago de los cisnes, junto a Xander Parish. Mención especial también merece la coreografía Seda, que interpretaron Iratxe Ansa e Igor Bacovich, al son de la canción Tú, mi delirio, de César Portillo de la Luz, interpretada en directo por María Berasarte. Este dúo se convirtió en una de las piezas más aplaudidas de la noche, el vocabulario gestual de ambos bailarines y coreógrafos es versátil y enérgico, mezcla rudeza y lirismo con gran maestría. Ambos han bailado en grandes compañías internacionales y juntos también han creado piezas para compañías como el Ballet de Lyon o la Compañía Nacional de Danza, entre otras. Actualmente tienen su propia compañía, la Metamorphosis Dance.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción