El auge en la demanda de Formación Profesional desborda al Govern

Los sindicatos reclaman un plan de choque para poner en valor una enseñanza en la que 10.000 alumnos se pueden quedar sin plaza

Estudiantes de una FP en investigación sanitaria, en una imagen de archivo.
Estudiantes de una FP en investigación sanitaria, en una imagen de archivo.FUNDACIÓN BANKIA (EUROPA PRESS)

La demanda de plazas en grados de Formación Profesional ha aumentado este año en las preinscripciones de forma clara: con respecto al año anterior, hay un 20% más de alumnos que quieren cursar algún grado medio o superior. Pero este incremento no ha venido acompañado de un refuerzo de recursos y profesorado en las áreas más demandadas —sobre todo, la sanitaria y la informática, en parte a causa de que son los ámbitos más necesitados en tiempo de pandemia—, y el auge ha desbordado al Govern. Hasta el punto de que más de 10.000 alumnos pueden quedarse sin plaza. Los sindicatos denuncian la falta de previsión por parte de la Generalitat y reclaman un plan de choque para poner en valor esta etapa de la enseñanza.

El crecimiento anual de demanda de los últimos ejercicios, según los datos del departamento de Educación de la Generalitat, era de entre un 1,5% y un 2%, y el de este año ha sido de un 20% (en total, 90.000 personas pidieron plaza para FP), especialmente en las zonas de Terrassa y Barcelona. Este incremento, defienden en Educación, “no se podía planificar porque se escapa de la previsión demográfica prevista”, y por lo tanto será insuficiente el refuerzo previsto de 141 grupos de FP para el curso que viene (el año pasado ya se incorporaron 100 grupos). “Se trabajará centro a centro y en todos los territorios para incrementar la oferta”, explica una portavoz. El consejero de Educación, Josep Cambray, consideró la semana pasada este aumento de la demanda como una buena noticia, y el departamento prevé detallar el incremento definitivo de grupos este jueves.

Más información
Las restricciones en educación en Cataluña: clases telemáticas en bachillerato y FP y suspensión parcial de las extraescolares
FP, la asignatura pendiente

Pese a que la Generalitat defiende que no se podía prever, sí que admite que “en épocas de crisis la gente tiene consciencia de que se tiene que cualificar profesionalmente” (en este auge de la demanda hay personas que han terminado la ESO pero también otras franjas de edad que quieren hacer FP) y que la franja de edad de las personas que empiezan estudios postobligatorios contiene un incremento demográfico. “Por eso no nos podemos creer que no se podía prever este aumento. La sensación de impotencia es muy grande, y lo que ha pasado es que no se han hecho los deberes en esta etapa de enseñanza”, afirma Eva Gajardo, secretaria de igualdad y formación profesional de UGT. A su juicio, “hay un desajuste entre la oferta, poco atractiva, y la demanda, que va por delante”. “Esto indica que el sistema no funciona, desde la orientación en los institutos, que no se hace bien, hasta el diseño de los grados”.

“Se podía prever, en los últimos 14 años ha ido aumentando la demanda un 50%. La FP está cada vez más bien considerada, tiene mejores índices de ocupación que los estudios universitarios, y las campañas de la administración para atraer alumnos funcionan. Pero si luego no hay plazas, esto solo genera falsas expectativas”, explica Rodrigo Plaza, responsable de FP en la federación de Educación de CC OO. La falta de plazas ha generado mucha oferta privada online. “Esto tiene un riesgo de segregación. Primero, porque los agentes sociales no intervenimos en la planificación de la oferta, solo lo puede hacer el departamento, y segundo, porque las familias que no tienen recursos no tienen acceso al grado que necesitan o no están bien orientadas y acaban haciendo lo que no tiene salida”, denuncia. “El abandono escolar en grado medio es muy alto, del 40%”, destaca.

Uno de los casos más flagrantes de desajuste entre oferta y demanda es la infraocupación del Centro de Formación Profesional de Automoción en Martorell, una instalación que costó 17 millones de euros, fue inaugurado en 2015 y desde entonces no se ha podido usar al completo por el retraso en la licitación de los servicios educativos.

CC OO ha reclamado este martes un plan de choque para hacer frente a la problemática de la FP y evitar que derive en casos de abandono o riesgo de exclusión social. CC OO propone ampliar las plazas públicas, recursos extraordinarios de personal e incrementar la oferta del Instituto Abierto de Cataluña. También reclaman implementar el Pacto contra la Segregación y el decreto de Admisión y Programación de la Oferta, además de medidas de refuerzo para garantizar la enseñanza durante la pandemia, ya que en todos estos meses se ha pasado al sistema semipresencial y, en el caso de las prácticas en empresas, el grado de cumplimiento ha sido bajo.

“Nos dieron la octava opción”

El hijo de José Antonio Valverde es uno de los afectados por la falta de plazas en la Formación Profesional. Con 19 años, ya ha cursado un grado medio de marketing y se había preinscrito para hacer un grado superior de comercio internacional. En el formulario de preinscripción es necesario poner hasta ocho opciones por si no hay plaza en alguna de las deseadas. “Evidentemente puso lo primero que le vino a la cabeza, porque él quería hacer lo primero. Pues le dieron la octava opción. Y ahora que ya ha empezado a trabajar y a tocar dinero, si no puede hacer lo que quiere hacer, no lo estudiará, y menos si lo que le ha tocado es un grado de guía y asistencia turística en El Prat”, lamenta el padre. “Nosotros queremos que siga estudiando pero si no le dan lo que pide… y luego se quejan de los abandonos y los fracasos escolares. Cosas como estas son un empujón para que lo dejes, aquí no hay una apuesta firme en la FP”, añade. La familia se puso en contacto con un inspector del departamento de Educación de la Generalitat, que les recomendó esperar a septiembre por si se abrían plazas. “Si no, tendremos que mirar una privada”, admite.

Valverde conoce bien las problemáticas de la enseñanza profesional porque estuvo en el consejo de la FP de L’Hospitalet de Llobregat. “Ya hace años se lo querían cargar y desde CC OO presionamos para mantenerlo. Es decir que los problemas de la FP vienen de lejos: se enseñan temas y materiales que no son los que pide el mercado, o no hay suficiente previsión. El desarrollo que están vendiendo de las energías renovables y la nueva industria, si no hay formación profesional en estos ámbitos, tendremos un problema de la sociedad. El futuro está siempre en el trabajo de tus manos”, explica Valverde. Y la problemática no se debe solo a los perfiles profesionales que no se ofertan, sino a que los impedimentos para estudiar generan desigualdades: “Si no hay plaza en la pública, acabará estudiando estas cosas el que se lo pueda pagar o el que pueda pagar un piso en otra ciudad donde sí haya plazas”.

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS