Cerrado el Cap de Creus por riesgo de incendio

Nivel máximo de alerta en el Alt Empordà

Superficie afectada por el último incendio en el  Cap de Creus (Girona).
Superficie afectada por el último incendio en el Cap de Creus (Girona).David Borrat (EL PAÍS)

La Generalitat ha activado este sábado en el Alt Empordà el nivel máximo de prevención de incendios. Diez municipios de esta comarca de la provincia de Girona entraron en el nivel 3 del Plan Alfa, según informó el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural. Los accesos al parque natural del Cap de Creus también fueron cerrados para evitar riesgos.

Más información
El 65% de Cataluña son bosques: cómo son, dónde encontrarlos y cuáles son sus principales tipos de árboles

El parque del Cap de Creus sufrió el pasado julio un incendio que quemó 400 hectáreas. En aquella ocasión el parque también estaba cerrado a visitas. Esta restricción no prohibe el tráfico de vehículos por carretera. Las llamas de julio se originaron, según la investigación de los Agentes Rurales, por un cigarrillo lanzado en la cuneta de la carretera entre El Port de la Selva y Llançà.

Los municipios que en julio estuvieron más cerca de las llamas vuelven a estar ahora en situación de máximo riesgo: estos son El Port de la Selva, Llançà, Selva de Mar y Vilajuïga. También entran en el nivel de máxima alerta Roses, Cadaqués, Palau-saverdera, Colera, Pau y Portbou.

La activación del nivel máximo del plan de prevención de incendios se ha mantenido como una constante durante los meses de verano en toda Cataluña, con excepción del alto Pirineo. El nivel 3 de prevención supone elevar los mecanismos de control y también de sanción de las personas que actúen de forma negligente. Según la Generalitat, en este nivel de riesgo se identifica a toda persona que encienda un fuego en terrenos forestales o a menos de 500 metros de un bosque; también se instalan puntos de restricción de circulación de vehículos por pistas forestales. Además, se incrementan los puntos de vigilancia de columnas de humo y se instalan “centros de coordinación de efectivos en las zonas de actuación”.

En la extinción del incendio del pasado julio en el parque del Cap de Creus participaron unas veinte unidades aéreas de la Generalitat y del Ministerio de Transición Ecológica, además de 85 vehículos terrestres. Un total de 350 personas tuvieron que ser desalojadas de varias urbanizaciones y de un cámping ante el avance de las llamas.

El incendio más devastador hasta el momento de la temporada de verano en Cataluña se produjo a finales de julio entre las comarcas de la Conca de Barbera y l’Anoia, calcinando 1.700 hectáreas y forzando el confinamiento de tres municipios.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS