La necesidad de releer y reivindicar a Lorca

Projecte Ingenu representa en el Poliorama ‘Bodas de sangre o el funeral que el poeta no tuvo’, una actualización de la tragedia lorquiana

Un momento de la representación de 'Bodas de sangre' de Projecte Ingenu.
Un momento de la representación de 'Bodas de sangre' de Projecte Ingenu.David Ruano

Projecte Ingenu vuelve a bucear en la obra de Lorca, después de su versión de Yerma, en el Teatre Akadèmia, y lo hace con una versión enmarcada en la actualidad de Bodas de sangre, la primera obra de la trilogía lorquiana sobre el mundo rural, que completa La casa de Bernarda Alba. Pero el equipo que dirige Marc Chornet combina el relato original con la historia del autor. La intención del director es reivindicar a un símbolo y un arma contra la intolerancia, 85 años después del asesinato de Lorca. La obra, que cuenta con la colaboración de la Nau Ivanov y el apoyo de Espectacles amb Classe y el Teatre Poliorama, estará en cartel en este espacio de la Rambla de Barcelona hasta el 22 de agosto.

Más información
Una mirada nueva sobre Lorca
Bajo la luna de sangre
Una Yerma actual que no traiciona a Lorca

Interpretadas por Marina Alegre, Toni Guillemat, Cristina López, Martí Salvat, Xavier Torra e Ivet Zamora, estas Bodas de sangre son una obra, a pesar de respetar escrupulosamente el texto de Lorca, original: Anna Maria Ricart se ha encargado de actualizar los versos y la prosa de la obra extrayendo toda su esencia, tan necesaria en los días que corren, y combinándola, a través de textos de otras obras o poesías, conferencias y más documentación, con la propia vida del poeta, al que da vida el bailaor flamenco Jesús Blanco. La música en directo, de la mano de Gerard Marsal, acaba de equilibrar una combinación de electrónica y canto popular para crear una atmósfera que conjuga tradición y actualidad. “El baile está acompañado de música electrónica”, explica Chornet. “El músico y el bailaor ya habían trabajado juntos los palos de flamenco a través de la música electrónica. Creo que acomodar el lugar a un espacio absolutamente moderno aporta una visión aún más crítica”. La palabra, la danza, el cante, la música y las proyecciones tienen casi el mismo peso en la obra.

La obra cuenta un drama de amor: el mismo día de su casamiento, durante el banquete, la novia decide escapar a caballo con su verdadero amor. Lorca se basó en el crimen cometido realmente en el cortijo de Níjar para explicar una historia trágica sobre el amor y el deseo enfrentados al deber, el honor y los intereses familiares.

Este costumbrismo que plasma Lorca en su teatro, con el que hace una crítica moral de la España de su tiempo, le sirve a Chornet para poner de relieve el peso que tiene la política en la sociedad actual. “Las palabras y el testimonio de Lorca son un símbolo y un arma contra la intolerancia y contra el fascismo. Y, en un momento de resurgimiento de fuerzas fascistas en toda Europa, es más importante que nunca releer y reivindicar su obra y su figura. El paralelismo con el momento actual salta a la vista”.

“El elemento político”, argumenta Chornet, “está presente tanto en la propia obra de Lorca como en la selección de fragmentos que hemos hecho, en los que queda claro que él era plenamente consciente de lo que estaba pasando en España, notaba el fascismo latente”. Los dos caminos convergen en dos finales, la pelea a cuchilladas en la boda y el asesinato de Lorca: “Son dos crímenes en paralelo”, comenta Chornet, que adelanta que el fusilamiento en sí se representa poéticamente con un taconeo de Jesús Blanco.

Chornet quiere dejar claro que el público verá Bodas de sangre entera. “No hay ni una sola palabra de la obra que no haya escrito Lorca”, asegura. “Además de Bodas de sangre, el espectador verá también una aproximación al autor a través de otros textos suyos”. La diferenciación entre el mundo de la ficción y la realidad del poeta, esa doble vida que destaca el montaje, se plasma a través del personaje de una fotógrafa (infaltable en cualquier boda), que circula por el escenario filmando la intimidad de cada invitado y proyectando esas imágenes en directo. “El propio Lorca se explica a través de ella, con sus textos, y a través del bailaor, más poéticamente, con sus movimientos”.

Sobre la firma

Toni Polo Bettonica

Es periodista de Cultura en la redacción de Cataluña y ha formado parte del equipo de Elpais.cat. Antes de llegar a EL PAÍS, trabajó en la sección de Cultura de Público en Barcelona, entre otros medios. Es fundador de la web de contenido teatral Recomana.cat. Es licenciado en Historia Contemporánea y Máster de Periodismo El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS