Abertis empieza a comunicar 334 despidos por el fin de algunos de sus peajes en Cataluña

El acuerdo, ratificado por la plantilla, arma la salida de los trabajadores a una semana del fin de los peajes en la AP-7, la A-2 y las C-31, C-32 y C-33

Salida interior del peaje de la autopista AP-7 en Girona.
Salida interior del peaje de la autopista AP-7 en Girona.Toni Ferragut

Cuando faltan apenas once días para el fin de las barreras de peaje en las autopistas AP-7 (en el tramo entre Cambrils y La Jonquera), la AP-2 (El Vendrell y Lleida) y los tramos norte de la C-31, C-32 y C-33, los trabajadores de las concesiones de Acesa e Invicat han empezado a recibir los comunicados de despido. Abertis, el grupo del que dependen ambas compañías, ha iniciado el proceso después de que las plantillas aprobaran ayer jueves las condiciones de las rescisiones de contratos que afectarán a 334 personas. Un pequeño retén mantendrá el empleo hasta el 30 de noviembre para permitir el traspaso administrativo con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en el caso de la AP-7, y el Departamento de Políticas Digitales y Territorio, en el caso de la C-32 y la C-33.

En el caso de Abertis, 140 empleados dieron ayer su sí al acuerdo cerrado entre dirección de empresa y comité de trabajadores, mientras que 50 se opusieron y 4 votaron en blanco. Los noes tuvieron más representación en el caso de Invicat: sumaron 18, frente a los 28 síes y dos abstenciones. David Sancha, responsable del sector de autopistas de UGT, señaló que esos votos contrarios reflejan más “la frustración y cabreo” ante el fin de los empleos.

Más información
El fin de varios peajes deja en el aire el mantenimiento de las autopistas
El Gobierno indemnizará este año con 1.291 millones a Abertis por la AP-7

Lo cierto es que las condiciones de los despidos estaban más o menos acordadas con anterioridad y contempladas en el último convenio colectivo de la compañía, cuando ya se sospechaba que las concesiones no continuaran en manos del grupo de infraestructuras. Según los cálculos de los sindicatos, sobre todo por la dilatada experiencia de la mayoría de los empleados (una media de 26 años en la compañía), la indemnización media superará los 100.000 euros por trabajador.

El acuerdo validado ayer por la noche asigna a cada despedido una cuantía equivalente a un despido improcedente, a la que se añadirán 7.500 euros como compensación de pérdida de expectativa de indemnización por jubilación. La cuantía final no podrá situarse nunca por debajo de los 45.000 euros.

Asimismo, la empresa abrirá un programa de recolocación externa de nueve meses de duración y mantendrá hasta agosto del próximo año los seguros médicos para los empleados y sus familiares. Igualmente, Abertis se compromete a que los despedidos ahora tengan un derecho de contratación preferente en empresas del grupo hasta el 31 de marzo de 2024 si se dan las condiciones. Y los mayores de 55 años disfrutarán de un convenio especial de cotización.

El calendario de negociaciones ha impedido cumplir los quince días de margen para comunicar los despidos, al caducar las concesiones de Abertis el próximo 31 de agosto. Abertis ya había despedido a 175 empleados de estas concesiones, además de Aucat, el año pasado argumentando cambio de hábitos de los usuarios y el descenso del pago en metálico. El que se da ahora es un proceso similar que se vivió en el caso de su filial Aumar, que explotaba la autopista AP-7 en su tramo entre Tarragona y Alicante.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS