ERC ve posible el aval internacional a otro referéndum en Cataluña si el diálogo fracasa

Oriol Junqueras defiende que no levantarse de la mesa da más legitimidad al secesionismo

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (izq.), saluda al presidente de ERC, Oriol Junqueras (der), a su salida de la cárcel de Lledoners, el pasado julio.
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (izq.), saluda al presidente de ERC, Oriol Junqueras (der), a su salida de la cárcel de Lledoners, el pasado julio.MASSIMILIANO MINOCRI

Tras un verano plagado de ataques casi diarios por parte de Junts a la vía de negociación abierta entre el Gobierno y la Generalitat, el líder de su socio en el Govern, el republicano Oriol Junqueras, bajó este domingo a la arena para reivindicar la mesa de diálogo. Según él se trata de un paso indispensable para, supuestamente, lograr el aval de la comunidad internacional a la celebración de un nuevo referéndum. ERC mantiene aparcada la vía unilateral, pero su presidente cree que si, pese a los esfuerzos, hay un fracaso público y notorio de las negociaciones con el Ejecutivo de Pedro Sánchez, voces autorizadas en el exterior presionarían a favor de la votación sobre la independencia, que no está recogida en la Constitución.

Aunque ERC, Junts y la CUP pactaron en el inicio de la legislatura darle dos años de margen al diálogo con Sánchez (la primera reunión de la nueva etapa será el día 13 de septiembre en Barcelona), los de Carles Puigdemont ahora se descuelgan de ese calendario. Con la CUP, Junts comparte la idea de que, ya que el Gobierno ha dejado claro que no permitirá ni el referéndum ni una amnistía y esas son las propuestas irrenunciables del Govern, no hay justificación para dilatar una negociación que consideran sin salida. De ahí que el propio expresident huido en Bélgica o la líder de Junts en el Parlament, Laura Borràs, entre otros, pidan trabajar desde ya en el nuevo “embate democrático”, el término fabricado por el secesionismo para nombrar el plan B ante el hipotético fracaso del diálogo.

Más información
Sánchez: “No habrá referéndum de autodeterminación. Nunca, jamás”
Junts pide vincular el apoyo a los Presupuestos en el Congreso a la “voluntad de negociación”
Junts ataca el diálogo con Sánchez a una semana de la comisión bilateral

En una entrevista ayer en RAC-1, Junqueras aseguró que para él ese embate es otro referéndum. “Lo entiendo como un proceso en que los catalanes deciden su futuro votando. Y la mejor manera de que eso tenga resultado es que eso sea reconocido, también por la comunidad internacional”, aseguró. El líder republicano, al que el Gobierno indultó hace dos meses tras su condena por sedición y malversación en el juicio al procés, plantea así un escenario de referéndum o referéndum, ya sea arrancándoselo al Gobierno o como respuesta a su negativa a celebrarlo de manera acordada.

El líder de los republicanos insistió en que sabe que “el Estado español no tiene ningún interés en reconocer la independencia” y que esto solo se conseguiría en las urnas. “La mejor manera para que la comunidad internacional reconozca esa voluntad democrática es dejándonos acompañar por ellos. Y nos dicen que intentemos negociar, que seamos los campeones de la negociación y no nos levantemos de la mesa”, añadió Junqueras, sin especificar a qué estamento supranacional se refiere.

Ningún Estado se puso del lado del Ejecutivo que presidía Carles Puigdemont, en 2017, tras la declaración fracasada de independencia. La tesis diplomática hegemónica es que se trata de un asunto interno de España y que, por tanto, se debe resolver de puertas adentro. Junqueras, sin embargo, cree que si bien lograr ahora ese aval “no será fácil”, algo sí ha cambiado en la sensibilidad de la comunidad internacional respecto a Cataluña.

Como ejemplo de ese supuesto cambio puso la resolución de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa del pasado junio, en la que se pedía reformar los delitos de rebelión y sedición, indultar a los líderes independentistas condenados por el Tribunal Supremo y retirar la demanda de extradición contra Puigdemont. Ese texto salió adelante con 70 votos a favor, 28 en contra y 12 abstenciones y, aunque con un alcance limitado, el independentismo lo ve como un gran triunfo en la internacionalización del procés.

“La comunidad internacional nos mira y nos piden que nos esforcemos, que lo intentemos [el diálogo]”, remachó Junqueras. El camino hasta el 13 de septiembre se hará muy largo para unos socios de Govern que ven la relación con Sánchez de manera muy diferente. En ERC creen que la vía de diálogo permite ganar credibilidad internacional, mientras que en Junts sostienen que transmite la idea errónea de que la situación está encarrilada.


Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS