Las alternativas a los peajes en las autopistas dividen al equipo de gobierno de Barcelona

BComú urge a implementar un pago por uso pero el PSC insiste en debatirlo antes

Un conductor en el peaje de Vilassar de Dalt en la C-32.
Un conductor en el peaje de Vilassar de Dalt en la C-32.Albert Garcia (EL PAÍS)

La restauración del pago en las autopistas divide las posiciones del equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona. La teniente alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad del consistorio, Janet Sanz (Barcelona en Comú), celebró el fin del “modelo de gestión privada” que el pasado miércoles 1 de septiembre liberó más de 550 kilómetros de vías de alta capacidad, de pago durante décadas. En su lugar, urgió a que se incorpore un modelo de “pago por uso”, con el objetivo de “potenciar el transporte público”. Fuentes del PSC, sin embargo, recuerdan que la restauración de un pago en las vías de alta capacidad no representa la posición del gobierno municipal, sino el criterio del partido de la alcaldesa Ada Colau.

Más información
La ministra Raquel Sánchez en la apertura del enlace entre la autovía A-2 y la autopista AP-7 en Castellbisbal (Barcelona).
Desembarco en Cataluña de la ministra Raquel Sánchez

La postura de los socialistas catalanes coincidió en aplaudir el fin del pago de los peajes, aunque aún queda por concretar la manera para conservar la calidad de las autopistas y dar cumplimiento a las exigencias de la Unión Europea. Según afirmó en un tuit Jaume Collboni (PSC), primer teniente alcalde del consistorio barcelonés, la consigna es “abordar el debate sobre el futuro de la sostenibilidad de la red vial”; un objetivo que deberá tener en cuenta, como también agregó este jueves en Twitter la regidora de Movilidad del Ayuntamiento, Rosa Alarcón (PSC), el “impulso del transporte público”. Las diferencias se circunscriben, pues, al ritmo de implantación de un nuevo modelo de pago. Ante la posibilidad de restaurar las barreras en el área metropolitana de Barcelona, Janet Sanz mantuvo que “para que salga adelante cualquier propuesta de peaje” se necesita “del gobierno del Estado y del gobierno de la Generalitat”.

El debate no alcanza solamente al Ayuntamiento de Barcelona. El Consell Assesor d´Infraestructures de Catalunya reclamó ayer la implantación “lo antes posible” de un nuevo modelo de financiación y gestión para la red de vías de alta capacidad del Estado. Según esta información, la institución recuerda que desde 2018 ha apostado por introducir un canon que permita financiar el mantenimiento de las autopistas. Su modelo, se apunta, consistiría en un pago de acuerdo al tipo de vehículo y por los kilómetros recorridos. Mientras que el precio sería variable en función de la congestión y la contaminación atmosférica que produzca.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS