El CCCB monta una verbena para rendir homenaje a la escritora Montserrat Roig

La escritora y periodista fallecida en 1991, habría cumplido 75 años en noviembre

La fotógrafa Pilar Aymerich ayer en el CCCB, junto a uno de los retratos más conocidos que le realizó a Montserrat Roig.
La fotógrafa Pilar Aymerich ayer en el CCCB, junto a uno de los retratos más conocidos que le realizó a Montserrat Roig.Albert Garcia (EL PAÍS)

El CCCB vivió su hora más violeta este pasado sábado con la celebración de la Verbena Roig, un homenaje a la escritora Montserrat Roig (Barcelona, 1946-1991) en el que hubiese sido el 75 aniversario de su nacimiento. El centro agotó las 560 entradas que puso a la venta para esta verbena de dos horas y media celebrada en el Pati de les Dones en la que amigos de la autora y su hijo se han unido para “recordar y reivindicar su figura, pero, sobre todo, celebrar a Roig y todo lo que nos dejó”, apuntó Txell Bonet, que condujo el acto.

Más información
1977, año clave de Montserrat Roig
Montserrat Roig

El acto forma parte de un ciclo promovido por Tramoia Produccions Culturals que empezó el pasado 13 de junio, día en el que hubiera cumplido 75 años, con una edición especial del programa Ciutat Maragda, de Catalunya Ràdio. Continuó el 14 del mismo mes con una mesa redonda en el Ateneu Barcelonès y que acabará con varios actos alrededor del territorio catalán y de la Comunitat Valenciana.

“Tramoia quería apostar por un homenaje plural, multidisciplinar y con diversidad de tonos, una combinación que representa la obra de Roig”, comentó Bonet, por lo que los actos programados para la verbena incluyeron charlas, recitales, representaciones teatrales e incluso una demostración de cocina basada en el libro El temps de les cireres, que se fueron sucediendo durante dos horas y medias de la tarde noche. También participó una de las mejores amigas de la autora: la fotógrafa Pilar Aymerich, que mostró una selección de retratos que ilustran los años en que construyeron su amistad. Varias de las imágenes fueron tomadas durante el periodo de tiempo en el que el tándem formado por las dos amigas trabajó de forma conjunta en la realización de entrevistas. Una de las entrevistadas fue la escritora ilustrada Lola Anglada. “Montserrat hacía entrevistas a gente que, durante mucho tiempo, no tuvieron voz. Siempre escuchaba las preguntas que les hacía y luego yo hacía las fotos y montaba los decorados en acorde con la imagen que los entrevistados habían dado. En el caso de Lola, quise transmitir en la imagen la soledad que había descrito en sus respuestas”, comentó Pilar Aymerich, entre otras de las anécdotas que recogió en la celebración.

“Hemos ido metiendo a Montserrat Roig en varias cápsulas, como escritora, periodista o política, pero tenemos que situarla como una mujer con una sensibilidad exquisita que dejó una obra que tiene la capacidad de continuar siendo vigente”, aseguró el filósofo Xavier Antich, uno de los integrantes de la mesa redonda inicial que analizó la obra de Roig desde varias perspectivas, junto con la poeta y escritora Aina Torres y el periodista David Fernández.

Los tres integrantes de la mesa redonda coincidieron en reconocer la “grandeza de la figura de Roig, más allá del movimiento feminista y de izquierdas y situándola en el centro del Intelectualismo catalán del siglo XX”. Según Torres, poeta y autora de una biografía de la homenajeada, “Montserrat era una mujer muy avanzada a sus tiempos. Vivió 32 años en las circunstancias de la dictadura franquista y tan solo 13 en democracia. Pese a ello, estudiaba, escribía y conducía; también influenciada por su madre, una mujer intelectual que se convirtió en uno de los referentes de Roig.”

Además de su obra literaria, Roig destacó por su labor periodística “comprometida con la sociedad en la que se enmarcaba y convirtiendo sus textos en verdaderas herramientas de cambio”, apuntó Antich en una de sus intervenciones. Els catalans als camps nazis fue una de las investigaciones que marcaron la trayectoria de la autora, una obra que la mesa redonda al completo definió como “sobrecogedora”.

Por su parte, David Fernández aseguró que: “Montserrat Roig tenía una capacidad de síntesis increíble, sin dejar de lado la sensibilidad que caracterizaba sus textos. Sabía hacer bailar elementos como la elegancia y la contundencia, el rigor y el compromiso. Por ello, continúa siendo un referente para todos aquellos que nos dedicamos al Periodismo”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS