Colau y PSC mantienen que sus diferencias sobre El Prat no afectan a su pacto de Gobierno en Barcelona

Collboni: “El ‘no’ a la ampliación del aeropuerto es un error que se puede pagar caro”

Jaume Collboni y Ada Colau, en el salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona, en una imagen de archivo.
Jaume Collboni y Ada Colau, en el salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona, en una imagen de archivo.Albert Garcia

La paralización del proyecto de ampliación del aeropuerto de El Prat (celebrada por los comunes; y lamentada por el PSC) no afectará la coalición de gobierno que mantienen la alcaldesa Ada Colau y su socio y teniente de alcalde Jaume Collboni. Lo aseguran ambas partes. Recuerdan que es una cuestión en la que siempre han discrepado y en la que más allá de las opiniones de cada uno de ellos o sus partidos, la institución del Ayuntamiento no debe posicionarse, o votar, en ningún organismo. La discrepancia, además, se reproduce en el Gobierno español, donde conviven el PSOE y Unidas Podemos.

Colau celebró este jueves el freno a la ampliación. “Una victoria de la ciudadanía”, aseguró, “contenta porque se ha parado un desastre que atentaba contra el futuro y la prosperidad” en el contexto de emergencia climática, añadió. Collboni, en cambio, consideró que “podría hacerse con compensaciones de carácter medioambiental sobre el territorio”, lamento no haber logrado un consenso y advirtió: “Decir que no es un error que Barcelona y Cataluña pueden pagar caro”, declaró a TV3.

Más información
Un recorrido plagado de turbulencias
El Gobierno y Aena aparcan la ampliación de El Prat “hasta dentro de cinco años”

Fuentes de los comunes argumentan que “las posiciones eran muy claras y diáfanas”, sin demasiado margen para que unos convencieran a otros. Sí se acordó, apuntan, no entrar a criticarse en público. Desde el PSC coinciden en que la discrepancia fue “acordada” y que además las posiciones de uno y otro coinciden con las de los respectivos partidos. “No es una discrepancia de gobierno”, aseguran las mismas fuentes que también señalan que ambos han defendido en público sus posicionamientos desde hace meses.

De hecho, las diferencias ganaron este miércoles notoriedad con la noticia de que Aena entierra por ahora el proyecto. Pero vienen de lejos. En mayo pasado, ya se vieron en una comisión de Urbanismo en la que el grupo de Manuel Valls forzó el posicionamiento de los socios sobre la ampliación: salió que no en una votación donde el gobierno lo hizo dividido. “Diremos siempre sí a la inversión, pero no a propuestas del siglo XX que no tienen futuro”, afirmó la teniente de alcalde Janet Sanz. “A América, África y Asia no se llega en tren. Apostamos por la conectividad de la ciudad”, defendió la edil socialista Laia Bonet. En esa votación, por cierto se posicionaron contra el crecimiento de la infraestructura comunes y ERC. A favor, Valls, el PSC, Ciutadans y el PP. Los concejales de Junts se abstuvieron.

Desde la oposición los grupos municipales criticaron la gestión del ejecutivo y pidieron liderazgo. El jefe filas de ERC en el consistorio, Ernest Maragall exigió a Colau “que represente el interés general de la ciudad”. “No se trata de que no se haga nada, se trata de que se haga bien”, declaró a Beteve. Maragall también criticó al PSOE: “La vieja política del socialismo solo entiende de pactos secretos, silencio y sumisión. Seguimos reclamando inversión y última decisión para Cataluña”.

Desde Junts, Elsa Artadi lamentó que “Colau haya liderado el no al aeropuerto, al desarrollo económico de la ciudad, al progreso... y a seguir teniendo decadencia, con la pasividad de Collboni”. Por Ciutadans, Luz Guilarte acusó a los socialistas de “estar desaparecidos y supeditados a quien gobierna la ciudad: ERC y Colau” y añadió que “todo lo que beneficia políticamente a Colau perjudica a Barcelona”. Josep Bou, del PP, lamentó haber perdido “de forma penosa inversiones que facilitan el crecimiento de Cataluña”.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS