El parón de El Prat agota la paciencia de los empresarios

La patronal Foment del Treball reprende a Aragonès: “Es urgente una sola voz”

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, comparece ante la prensa tras el fracaso de la ampliación de El Prat. En vídeo, sus declaraciones sobre el aeropuerto.EPV (ALEJANDRO GARCÍA / EFE)

El frenazo al plan para la ampliación del aeropuerto de Barcelona-El Prat ha sido un jarro de agua fría para el sector empresarial catalán, que este jueves ha reaccionado de inmediato con una dura reprimenda al Gobierno y a la Generalitat por el desacuerdo que ha frustrado el proyecto, aunque las críticas más duras han sido para el Ejecutivo de Pere Aragonès. Las patronales Foment del Treball y Pimec, y, con matices, los dos principales sindicatos, CC OO y UGT, tenían muchas esperanzas en el efecto multiplicador que podían generar los 1.700 millones de euros que pensaba invertir Aena en la infraestructura. Las divergencias entre los dos gobiernos y las contradicciones dentro de cada uno han terminado por enviar el proyecto a un cajón, aunque el sector económico reclama una rectificación y ve posible un acuerdo.

Más información
El Gobierno y Aena aparcan la ampliación de El Prat “hasta dentro de cinco años”
La ampliación del aeropuerto de El Prat, un recorrido plagado de turbulencias

El mundo empresarial catalán había dado un periodo de gracia a Aragonès. “Hasta ahora hemos defendido, sin que se nos cayeran los anillos, la acción de los 100 días de gobierno de la Generalitat. Hemos prestado un apoyo explícito e implícito, no solo al Govern sino también al president”, ha señalado Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball. En una conferencia pronunciada en la sede de la patronal, Sánchez Llibre ha certificado que este tiempo de prueba ha terminado, y ha dedicado una dura reprimenda al presidente catalán. La ampliación de El Prat era un imperativo para los empresarios. En junio, más de 200 entidades pidieron acelerar este proyecto, y el sector, que estaba ansioso de buenas noticias tras una década en Cataluña que consideran perdida a causa del desafío independentista, celebró en agosto la presunta entente entre los dos gobiernos. Esta tenía que desbloquear un plan para convertir El Prat en un hub (centro de conexión) intercontinental, a través de una inversión millonaria que estaba llamada a generar 350.000 puestos de trabajo.

La ilusión del empresariado se fue al traste el miércoles, con el anuncio de la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, de que Aena (gestor aeroportuario con un 51% de participación del Estado) retiraba el proyecto. Sánchez Llibre ha hecho responsable de ello al Govern: “Es urgente una rápida rectificación de la Generalitat, y que de una vez por todas se exprese públicamente con una sola voz”, ha exigido, al tiempo que ha reclamado que el president y los consejeros resuelvan sus diferencias “en privado”.

El presidente de la patronal ha lamentado que el Govern no haya sabido salir de “la cultura del no a todo”, y ha alertado de que la renuncia tendrá consecuencias empresariales y políticas. “Los empresarios no nos quedaremos quietos ante unos hechos que pueden llevar a la ruina económica de Cataluña, de las empresas y de las familias”, ha sentenciado Sánchez Llibre, que también ha tenido palabras para los comunes: ha tachado al Ayuntamiento de Barcelona de “negligente”, y ha llamado “desleal” a la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, que este jueves ha visitado la laguna de La Ricarda, el espacio protegido por la red europea Natura 2000 que iba a quedar afectado por la ampliación de El Prat.

“El proyecto tiene que cumplir con las exigencias medioambientales de la Unión Europea, pero es un error situar La Ricarda en el eje del debate. Estamos a un paso del ridículo internacional”, ha afirmado Sánchez Llibre. Ha exigido “un apoyo unánime y sin fisuras al proyecto”, un acuerdo que ve aún posible si hay una rectificación del Govern.

La patronal de las pequeñas empresas también ve factible que se retome la negociación y se recupere el acuerdo. El presidente de Pimec, Antoni Cañete, ha calificado de “esperpéntica” la situación, y ha exigido a los gobiernos que se sienten a dialogar. “Se trata de una inversión de 1.700 millones de euros que requiere que se le dé la importancia que tiene y que se le diga que sí. El aeropuerto es un elemento clave de competitividad”, ha asegurado. Cañete ha instado a no poner líneas rojas “como que no se puede tocar La Ricarda”. “Entendemos los problemas y los intereses de las minorías, pero estas minorías no pueden condicionar los intereses de las mayorías”, ha dicho. En su opinión, es posible encontrar “soluciones técnicas” que pasan por utilizar los aeropuertos de Girona, Reus y Lleida.

Los hoteleros también han cargado contra las administraciones. “No nos podemos permitir esta frivolidad”, ha dicho el presidente del Gremio de Hoteles, Jordi Clos. Turismo de Barcelona, un consorcio del Ayuntamiento de Barcelona y la Cámara de Comercio, también ha llamado al diálogo para desencallar la inversión, un reclamo al que se ha sumado la asociación de comerciantes Comertia.

La puerta para retomar las negociaciones como piden los empresarios está casi cerrada. Si bien las declaraciones de la ministra Sánchez y del propio Aragonès han sido duras, el jefe de la oposición en Cataluña, el socialista Salvador Illa, ha mostrado un tono conciliador, y ha evitado dar carpetazo completamente al asunto. “Cataluña no puede perder más oportunidades, y menos por desacuerdos y ambigüedades de su Gobierno”, ha dicho en una rueda de prensa, y ha añadido, con respecto al proyecto de Aena: “Ojalá se pueda avanzar en esa dirección”.

Los sindicatos piden retomar las negociaciones

Los sindicatos mayoritarios en Cataluña, CC OO y UGT, han coincidido este jueves con las patronales y han exigido a los gobiernos del Estado y de la Generalitat que retomen las negociaciones para aprovechar la inversión anunciada por Aena. “Es un desastre, pero creemos que hay margen y tiempo para la negociación”, ha declarado a EL PAÍS Camil Ros, secretario general de UGT. La posibilidad de tener un hub intercontinental es, en su opinión, “algo que no se puede dejar perder”, y ha señalado que atraer la inversión tendría que estar por encima de las visiones de los partidos. Por su parte, CC OO ha apuntado en un comunicado que los gobiernos tienen que retomar el diálogo para no perder la inversión, aunque ha criticado que, ya en el acuerdo de principios de agosto, había una “falta de previsión con respecto a la participación y la elaboración de un proyecto compartido y sostenible”. En este sentido, les ha pedido responsabilidad para que afronten los retos buscando el consenso.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS