Récord de La Setmana en sus tres primeros días

Las ventas y la afluencia de público ya sobrepasan las ediciones de 2019 y 2020

Aspecto de la 39 Setmana del Llibre en Català, el pasado viernes, en el Moll de la Fusta de Barcelona.
Aspecto de la 39 Setmana del Llibre en Català, el pasado viernes, en el Moll de la Fusta de Barcelona.Quique Garcia (EFE)

La Setmana del Llibre en Català se presentaba a la que es su 39ª edición con cifras de récord (69 casetas, 226 expositores y 270 novedades). En su primer fin de semana, los guarismos no defraudan: la afluencia de público y las ventas desde su apertura la tarde del pasado viernes en el Moll de la Fusta de Barcelona han sido superiores a las registradas en ese mismo lapso no ya en el pandémico 2020 sino incluso a las de 2019, entonces en el feudo-fetiche tradicional de la cita más importante del libro en catalán: la avenida de la Catedral.

Más información
Uno de cada tres libros vendidos en Cataluña ya es en catalán
El libro vuela hacia la facturación más alta de la última década en España

Si bien la facturación no ha trascendido (“las cosas van muy bien”, coincidían este domingo los vendedores), sí lo han hecho las cifras de visitantes, que al mediodía del domingo sobrepasaban los 19.000 asistentes. La apertura del viernes se saldó con un volumen optimista (más de dos mil personas acudieron apenas abrirse las casetas), pero la grata sorpresa fue el sábado: casi 9.500 personas, cifra inusualmente alta en tanto se trataba de la Diada del 11 de Setembre, jornada tradicionalmente floja para la feria. Que este año la cita de manifestación reivindicativa tuviera como escenario la cercana Via Laietana ayudó a ello.

“Que los fines de semana aquí funcionan yo la sabemos: es un espacio lúdico maravilloso y atractivo; la duda, lo que está por ver, es cómo irá entre semana, no siendo éste un lugar de paso; veremos si somos capaces de atraer hasta aquí a nuestro público lector”, valoraba este domingo Joan Sala, presidente de Editors.cat, que agrupa a los sellos en catalán y forma parte de la comisión organizadora de La Setmana, que también dirigió.

Catedral o Moll de la Fusta

Faltando aún siete días para el cierre de La Setmana, la pregunta es ya si la edición de 2022 volverá a su espacio natural, la avenida de la Catedral, o mantendrá su ubicación en el Moll de la Fusta, donde se vio obligada a trasladarse el año pasado por las medidas sanitarias. La sensación en el sector es que, si los números salen mínimamente, la Setmana cambiará de casa. El primer argumento para ello, las actuales dimensiones del evento: las 69 casetas no cabrían en el tradicional escenario del centro de Barcelona, a menos que el Ayuntamiento permitiera la ampliación de La Setmana saltando la Via Laietana o por la Plaça Nova, frente al Colegio de Arquitectos de Cataluña, opción ésta preferida por los organizadores, pero a la que el Consistorio es más reticente. “En el Moll de la Fusta se puede crecer más y mejor, pero no es un lugar de paso. Veremos cómo va todo estos días; es todo un misterio”, lanza Sala.

En cualquier caso, las primeras cifras de La Setmana están en consonancia con las que está teniendo el mundo del libro tanto en Cataluña como en España en el primer semestre de este año, con un incremento de un 17% de la facturación en relación con la del prepandémico 2019 y la proporción de que uno de cada tres libros que se venden en Cataluña ya es en catalán, saltando el techo histórico de uno de cada cuatro.

Sobre la firma

Carles Geli

Es periodista de la sección de Cultura en Barcelona, especializado en el sector editorial. Coordina el suplemento ‘Quadern’ del diario. Es coautor de los libros ‘Las tres vidas de Destino’, ‘Mirador, la Catalunya impossible’ y ‘El mundo según Manuel Vázquez Montalbán’. Profesor de periodismo, trabajó en ‘Diari de Barcelona’ y ‘El Periódico’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS