Un excursionista fallece tras caer treinta metros al vacío en la montaña más alta de Cataluña

Un refugio cercano a la Pica d’Estats, en el Pirineo de Lleida y de las más concurridas de la comunidad, ha dado la voz de alarma

Un excursionista joven falleció el pasado sábado en un accidente tras caer treinta metros al vacío en la montaña más alta de Cataluña: la Pica d’Estats (3.143 metros), en el municipio leridano de Alins, en el Pirineo. Pese a su altura, se trata de una de las montañas más concurridas de la comunidad y a raíz de la pandemia de covid, algunos fines de semana ha sido saturada por excursionistas en sus accesos menos técnicos. Los Bomberos de la Generalitat han informado hoy domingo de que ayer sábado, sobre las 16:32 horas, rescataron el cuerpo tras ser avisados, pasadas las dos del mediodía, mediante el pulsador de emergencias del refugio de Sotllo, a más de 2.000 metros de altura, en el parque Natural del Alt Pirineu. La pared tenía unos treinta metros y estaba en una zona inaccesible. El hombre fallecido formaba parte de un grupo de excursionista que se había separado del grupo tras intentar una ruta más dura de la que estaba prevista.

Los bomberos activaron entonces un helicóptero con personal del Grupo de Actuaciones Especiales (GRAE), la sección especializada de rescates en montaña de los Bomberos de la Generalitat, y un médico especializado en rescates del Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Al llegar junto a la víctima, un hombre joven, no pudieron hacer nada para salvarle la vida, ha informado el cuerpo de rescates. Los bomberos, a su vez, avisaron a los Mossos d’Esquadra y la aeronave de rescate voló para transportar hasta el lugar del siniestro a una dotación del Grupo de Montaña para investigar el accidente y levantar el cadáver.

Solo este fin de semana, los bomberos han actuado en una veintena de rescates de personas en el medio natural, entre ellos uno en Vilanova de Meià (Lleida), donde tres escaladores han quedado bloqueados a 150 metros de altura en la vía del Buitre de la pared Zaratrusta. Los escaladores no podían recuperar la cuerda y no eran capaces ni de subir ni de bajar. Aunque se ha activado un helicóptero con efectivos del grupo de actuaciones especiales, finalmente los jóvenes han podido bajar por su propio pie.

En los festivos de Semana Santa, los Bomberos de la Generalitat vivieron un auténtico alud de rescates hasta alcanzar cifras récord en la montaña. La saturación en algunos puntos del Pirineo ha llevado a que la Generalitat desarrollada este año un plan coordinado con los municipios situados en las estribaciones de los parques naturales y montañas más saturadas para que se prohibiera el acceso en coche a determinadas zonas. La Generalitat ve con preocupación que, pese a que el Departamento de Interior instauró en 2017 un plan que pasaba para cobrar los rescates para disuadir conductas negligentes en la montaña, los rescates lejos de disminuir han aumentado en los últimos años.

 El desconfinamiento comarcal, la apertura de algunos refugios hasta ahora cerrados y las vacaciones han propiciado que la costa, los ríos, las montañas y los parques naturales catalanes se hayan llenado de excursionistas, escaladores y esquiadores de montaña. El cuerpo de bomberos lleva meses alertando de que en muchas ocasiones se realizan salidas sin el material ni las condiciones meteorológicas adecuadas. En los meses de septiembre las actuaciones suelen aumentar: entre los días 1 y 12 de septiembre de 2019 realizaron 49 servicios; en 2020, 95; y este año, 121. Desde el 1 de enero de este año, los bomberos han realizado 1.379 servicios de rescate en el medio natural.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS