Los Mossos investigan una denuncia por violación en un macrobotellón en la Autónoma de Barcelona

La fiesta fue convocada a través de las redes sociales y el rector denuncia la presencia de 8.000 personas, aunque la policía autonómica cree que la cifra “es sensiblemente menor”

Bellaterra. Estudiantes en el campus de la Universidad Autonóma de Barcelona.
Bellaterra. Estudiantes en el campus de la Universidad Autonóma de Barcelona.CRISTÓBAL CASTRO

Los Mossos han abierto una investigación sobre una posible violación a una joven esta noche durante el macrobotellón que se ha celebrado en el campus de la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB), convocado en las redes sociales. La víctima del suceso es una joven de 18 años, quien dice haber sufrido una agresión sexual por parte de un desconocido. La joven ha acudido al hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona), donde ha pasado una revisión médica y, posteriormente, ha presentado la correspondiente denuncia. Los Mossos han activado el correspondiente protocolo de atención a las víctimas de agresiones sexuales, que incluye la atención psicológica a la joven por parte de la unidad.

El macrobotellón, convocado por las redes sociales, congregó en la madrugada de este sábado a centenares de jóvenes en el campus de la UAB, lo que ha ocasionado un colapso en las carreteras que dan acceso al recinto, así como la saturación en la línea de tren de los Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) que tiene parada en la estación de Bellaterra.

Más información

La fiesta, según han informado a EFE fuentes de los Mossos, comenzó a ocasionar problemas en las carreteras sobre las 23:30, cuando se registraron caravanas para acceder en coche al campus. Asimismo, usuarios de los FGC narran en las redes sociales cómo los vagones que iban hacia Bellaterra iban saturados de jóvenes, algunos de los cuales bebían, cantaban y fumaban en el interior del convoy.

La celebración de la fiesta, convocada inicialmente por personas que decían pertenecer a una facultad de ingeniería de la universidad, provocó que los Mossos desplazasen a la zona diversas dotaciones de varias unidades de la policía para controlar los accesos. Este dispositivo se desarrolló en colaboración con los miembros de la seguridad privada de la universidad, que se encargaron de controlar el desarrollo de la fiesta en el interior del recinto universitario.

El rector de la UAB, Javier Lafuente, denunció en Rac1 que durante el verano ya se realizaron algunas fiestas, pero ninguna como la de esta noche. “Hemos llegado al límite”, lamentó, “Tendremos que tomar medidas. La universidad no es un sitio para celebrar fiestas”. Según el rector, se reunieron hasta 8.000 personas, aunque los Mossos no concretaron la cifra. Lafuente, además aseguró que hasta un 30% del Campus quedó afectado por la fiesta, con suciedad y algunos pequeños destrozos. “El lunes sabremos el coste de la fiesta: es una pena gastar dinero en cuestiones que no sean educativas”, agregó.

Los Mossos y la UAB lamentan que actuaciones en este tipo de espacios requieren una gestión muy complicada porque se realizan en espacios abiertos. “Esto genera un punto de vergüenza colectiva”, se quejó el director de los Mossos d’Esquadra, Pere Ferrer, que argumentó “respetar el principio de proporcionalidad” en sus actuaciones. “No se puede impedir el acceso de tanta gente, sinó realizar mucha pedagogía”. No se realizaron detenciones, según los Mossos.

La UAB realizó este sábado al mediodía un comunicado en el que “rechaza” y muestra su “indignación” por los hechos ocurridos. “Es una actitud totalmente incívica, y más por la situación de pandemia en la que nos encontramos”, agrega. El comunicado pide “una reflexión profunda por parte de diversas autoridades públicas para intentar prever y evitar hechos similares en el futuro”.

El macrobotellón llega en una situación de control de la pandemia, aunque con un porcentaje de vacunación inferior a la media entre los más jóvenes, que realizan actividades con altos grados de interacción social, como los botellones.

Según datos del Departamento de Salud, el porcentaje de positividad de los test de antígenos y PCR se sitúa en 3,02%, mientras que la incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 95,67 por cada 100.000 habitantes en Cataluña. La tasa de riesgo de rebrote ha bajado hasta su cifra más baja en 14 meses: 80 puntos, lo que indica que el riesgo es moderado. Además, la presión asistencial sigue reduciéndose: ayer se notificaron 578 ingresados, 51 menos que en el último recuento, de los cuales 210 están en las UCI.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción