Junts, el PP y Ciutadans acusan a Colau de cerrar la plaza de Sant Jaume durante el pregón para impedir pitadas

Solo 500 personas, sentadas, podrán asistir al ‘Toc d’inici’ con el que arranca La Mercè tras el pregón

La alcaldesa Ada Colau y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, durante el pregón de las fiestas de Gràcia durante el que fue pitada la edil.
La alcaldesa Ada Colau y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, durante el pregón de las fiestas de Gràcia durante el que fue pitada la edil.Alejandro García (EFE)

Rifirrafe político en el Ayuntamiento de Barcelona a propósito de la decisión de cerrar la plaza de Sant Jaume coincidiendo con la lectura del pregón de La Mercè en el Saló de Cent y a continuación el ‘toc d’inici’ con el que se da por comenzada la fiesta. Habitualmente, el público concentrado en la plaza seguía el pregón en una pantalla y luego el disfrutaba del baile de figuras de la cultura popular de la ciudad. Un momento en el que la alcaldesa y la corporación municipal siempre salen al balcón. Este año no habrá pantalla y el ‘toc d’inici’ es un acto más con aforo limitado (500 personas sentadas) y cita previa.

Los grupos municipales de Junts, Ciutadans y el PP han acusado a la alcaldesa, Ada Colau, de blindar el espacio para evitar pitadas, como ocurrió durante los pregones de Gràcia o Sants. El gobierno municipal ha reaccionado airado asegurando que todos los espacios de la fiesta se cierran y el público es reducido y entra con cita previa. Una indicación, subraya, de la autoridad en la materia durante la pandemia: el Procicat.

Más información
Colau vuelve a ser abucheada en Sants durante el pregón

“Es sorprendente que la alcaldesa esté pidiendo la reapertura general del ocio nocturno y cierre la plaza. A nadie le gusta que le piten, pero la solución no es reducir la libertad de la ciudadanía”, ha manifestado la líder de Junts en la ciudad. El portavoz del grupo, Jordi Martí, ha pedido al gobierno municipal “que no se aísle, abra la plaza a todo el mundo y permita la libre expresión de la ciudadanía aunque proteste contra la acción de Gobierno y la alcaldesa”. Según Junts, con el cierre se impedirá la presencia de un numeroso grupo de personas, de distintos colectivos, que llevan días anunciando su intención de acercarse para silbar a la alcaldesa.

El grupo municipal del PP en el Ayuntamiento también ha reprochado el “blindaje” de la plaza. “Un grupo de ciudadanos impulsó una convocatoria para pitar a Colau y a posteriori, con la excusa del aforo y las medidas covid, el Gobierno ha anunciado el cierre de la plaza”, ha manifestado en un comunicado. En el texto los populares reivindican “la libertad de expresión”. “El Gobierno municipal es más eficiente para blindar una plaza que evitando botellones”, ha manifestado el líder del grupo, Josep Bou.

Ha sido Jordi Martí, teniente de alcalde de Cultura y concejal de Presidencia, quien ha respondido a Junts: “Me preocupa su actitud, es una irresponsabilidad, la cerramos igual que cualquier otro espacio de La Mercè, y es por indicación del Procicat”. “Parece mentira que un partido político que gobierna el país y supongo que está preocupado por la evolución de la pandemia, haga estas declaraciones”, ha zanjado.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS