Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

‘Tot es mou’: más pendiente de la protesta contra Colau que del pregón

El programa conectó con la plaza de Sant Jaume para mostrar la oposición a la alcaldesa y obvió a Custodia Moreno

Uno de los instantes del programa 'Tot es mou' del jueves.
Uno de los instantes del programa 'Tot es mou' del jueves.

Jueves por la tarde. Comenzaba la Festa Major de La Mercè en Barcelona. Y, como es habitual, se abrió con el pregón de una persona invitada. Y como es habitual, se hizo en el Saló de Cent. La plaza de Sant Jaume, donde luego se celebraría el Toc d’Inici, estaba cerrada por razones sanitarias, como todos los recintos de la fiesta de La Mercè, y únicamente podían entrar los vecinos invitados.

En este contexto, Ciutadans, PP y Junts ya hacía días que criticaban a la alcaldesa Ada Colau por perimetrar la plaza e impedir que se acercaran los vecinos que querían protestar por su política. Todos lo asociaban a los silbatos y gritos que recibió la autoridad municipal durante las ceremonias de los pregones de las fiestas de Gràcia y Sants que se hacen desde un balcón. Algunos portavoces de estos partidos creían que el pregón de La Mercè también se seguiría desde la plaza de Sant Jaume.

La misma convicción había en Tot es mou por parte de alguien que decidió enviar un equipo móvil para seguir la gresca. Y, efectivamente, una redactora a las 18.07 de la tarde, una hora antes del inicio del pregón, ya enseñaba las decenas de personas que estaban detrás de las barreras perimetrales, bastante lejos de la plaza. La presentadora, Helena García Melero, mostraba su interés por la noticia. “Queremos seguir un rato este pregón”, decía. Y la redactora le prometía que allí estarían. Siguió una entrevista a Colau de unos nueve minutos donde se le preguntó por el precinto de la plaza. Y poco antes de las siete, en una nueva conexión, el programa ya titulaba “Xiulada a Colau en el pregó de la Mercè”.

Y aquí saltó la sorpresa. Helena García Melero, con cara de perplejidad, se extrañaba de que sólo faltaran dos minutos para el pregón y las sillas de la plaza siguieran vacías. “Veo sillas, pero no veo gente... si tiene que ser puntual”. Y la redactora se vio obligada a aclararle que el pregón se hacía en el Saló de Cent. “Vale, de acuerdo, no son sillas vacías por el pregón”, dijo Melero, que empezaba a entender la situación. Después de preguntar, intentando encontrar una salida, si había pantallas en la plaza para seguir el pregón, prometió que “volveremos a conectar de aquí a un rato”. Pero como Tot es mou no tenía ningún interés en el pregón, solamente en el griterío contra Colau… no hicieron ningún directo más. No hubo ningún minuto en directo dedicado a las palabras de Custodia Moreno (Granada, 1943). Esto no era la noticia prevista que había hecho desplazar una unidad móvil. Al final del programa, desde la redacción se informó del pregón.

Quien dio todo el pregón en directo fue, naturalmente, la televisión municipal, Betevé. Pero sin ningún tipo de locución porque los trabajadores de la emisora están en huelga para protestar por los últimos despidos. Al acabar el acto, no hubo conexión con el Toc d’Inici. Imágenes documentales de antiguas fiestas mayores y programación enlatada. Este año, La Mercè no tiene suerte con la televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS