“Simplemente empecé a mirarlos y me enamoré de los pájaros”, afirma el ornitólogo sueco Per Alström

El gran estudioso escandinavo es el principal invitado del Delta Birding Festival, la feria de aves del Delta del Ebro, que acaba hoy

El ornitólogo sueco Per Alström en el Delta Birding Festival.
El ornitólogo sueco Per Alström en el Delta Birding Festival.

La 7ª edición del Delta Birding Festival, la gran cita de los amantes de las aves en el Delta del Ebro, se cierra hoy domingo a mediodía con la tradicional suelta de pájaros recuperados por los agentes rurales (una gaviota de Audouin y un flamenco juvenil). La vuelta del festival tras su suspensión el año pasado por la pandemia es un éxito y numeroso público está visitando el recinto de Món Natura, centro de las actividades que incluyen conferencias, exposiciones, venta de productos relacionados con el birdwatching, y experiencias como el audiovisual de paisajes sonoros del mundo que ha presentado Eloisa Matheu. Anoche el pase de la conmovedora película Volando juntos, de Nicolas Vannier, basada en una historia real, congregó a un centenar de personas en la plaza de la Font de Poblenou del Delta en torno a la peripecia de un chico y unas ocas. A todas horas desde Món Natura y su entorno se puede disfrutar de observaciones maravillosas de aves, ya sean los omnipresentes flamencos, las garzas, el avetorillo, un águila calzada, o el fulgurante martín pescador que ha volado como un relámpago azul y una bendición en la laguna al paso de mi bicicleta, dejándome la retina anegada de melancolía por su esplendor perdido, que diría J. A. Baker a propósito de sus halcones peregrinos.

Más información
De Tiana al lago Turkana pasando por el Delta Birding Festival
Vuelve el festival de aves del delta del Ebro con prismáticos para África

De lo más interesante en el festival, que hoy está lleno de niños atraídos por los talleres de iniciación y los dos simpáticos estimaocells que se yerguen junto a los concurridos (en barca) canales del recinto, ha sido la conferencia del ornitólogo sueco de la Universidad de Upsala Per Alström, una autoridad mundial, sobre los paseriformes, el gran orden de aves que abarca más de la mitad de las especies del mundo (más de 6.000 de las 11.000 existentes), incluyendo gorriones, cuervos, golondrinas y aves lira. Este diario ha podido conversar con Alström (Gotemburgo, 60 años), cuyo monumental libro sobre la evolución de los paseriformes (publicado por Lynx) le llevan varios visitantes para que se los firme, como si se tratara de un autor de best-sellers. El estudioso, que tiene varias nuevas especies descritas por él a las que se ha puesto su nombre, viste como para ir a observar aves en un pantano peligroso del Sudán, con una camiseta negra atravesada por la enigmática palabra “Cistícola” (que suena a dolencia de la vejiga pero es el nombre de un género de pájaros y de una empresa de tours ornitológicos) y no suelta de la mano su envidiable telescopio.

¿Cuál es la razón de que la gente se sienta atraída por los pájaros? “Bueno, son comunes, hay en todas partes y presentan tanta variación, de los gorriones a los flamencos. Sus plumajes pueden ser muy espectaculares. Cantan, algunos de formas muy hermosas. Hacen cosas muy distintas: trepan, bucean, planean, depredan… Hay tanta variación de formas y comportamientos. Y son fáciles de observar, algunos. Tengo la sensación de que los insectos, otra clase de criaturas fascinantes, recabarían de la misma manera nuestra atención si fueran más grandes”.

Un flamenco en vuelo en el Delta del Ebro.
Un flamenco en vuelo en el Delta del Ebro.zefeese (Pau Fabregat)

Su compatriota Lars Jonsson añadiría una evidencia a por qué nos atraen las aves: que vuelan. Alström ríe alegremente. “Lars es el mejor ilustrador de aves vivo, su trabajo es extraordinario. Y tiene razón, claro: vuelan, y mucha gente sueña con volar. El misterio y la maravilla del vuelo de las aves, sus migraciones. ¿Sabes que Linneo, el gran naturalista del XVIII, mi compatriota también, creía que había aves que invernaban bajo el agua de los lagos? Las veía allí y luego ya no estaban y nadie sabía adonde habían ido”.

En su conferencia, Alström ha hablado de “el pájaro más solitario del mundo”, parecido estrechamente al chochín pero en realidad sin ninguna especie relacionada viva. “Sí, se trata de Elachura formosa, ratina moteada, le hemos propuesto su propia familia, Elachuridae, viven en el Himalaya y el sudeste de Asia, es la única especie de su género y no tiene parientes no extinguidos”. Nos quedamos los dos pensando en silencio en la soledad de ese pájaro, hasta que me recupero y le pregunto cuál es su ave favorita. Responde que le gustan las alondras (a las que ha dedicado un libro) y, modestamente, tiene una debilidad por la Alström’s warbler, el mosquitero soror (Phylloscopus soror), en sueco Alströms bambusångare, por razones evidentes.

Reflexiona el ornitólogo que no puede decir porqué le interesaron a él los pájaros. “Es algo que me viene desde siempre, desde niño, no hubo algo especial, mis padres no se interesaban por ellos. Simplemente empecé a mirarlos y me enamoré de los pájaros”. ¿Hay algún libro que para él haya sido muy trascendente en su fascinación por las aves? ¿Bengt Berg? “Por supuesto, su Al África tras las aves de paso, pero de mencionar a alguien, sobre todo David Attenborough,; me parece el gran divulgador de la naturaleza. Crear interés por las aves es lo más importante para mí. Si no sabes de algo no te importa. El secreto para estimarlas y protegerlas es conocerlas”.

Un tarro alza el vuelo.
Un tarro alza el vuelo. GETTY / Dan Kitwood

Eso nos lleva a hablar de los gatos, y del debate, a menudo agrio, sobre su papel como fuerza destructiva. “Es un tema complejo. Mucha gente ama a los gatos y lo entiendo, a mí me fascinan especialmente los grandes gatos, los felinos salvajes como el leopardo o el guepardo. Es verdad que los gatos ferales, asilvestrados pueden hacer mucho daño. Pero en realidad son un problema menor. El verdadero gran problema para la fauna en general y los pájaros en particular es la destrucción de hábitat, y eso es culpa nuestra. Nos estamos quedando sin bosques naturales, no plantados. Tenemos que cambiar nuestra relación con la naturaleza, restaurar los hábitats naturales”. En cuanto a los gatos, “no tengo una posición firme, entiendo que los gatos asilvestrados matan muchas aves, y son una plaga en islas pequeñas sin control, pero también lo son las ratas; insisto, los gatos no son el gran problema. Y no sé la solución, supongo que es algo que hay que ir discutiendo”.

Del Delta Birding Festival, al que ya acudió anteriormente, dice que es “estupendo” como lugar de encuentro y “para expandir conocimientos y despertar interés”. Y añade señalando alrededor: “Y con todo este despliegue de aves.

Momento de la suelta en el festival de una gaviota de Audouin recuperada.
Momento de la suelta en el festival de una gaviota de Audouin recuperada.zefeese

¿Tiene Alström un ave que le obsesione?, ¿hay un grial pajaril para él, que lo ha visto casi todo en el mundo? “Me gustaría ver el chotacabras cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis), que sé que hay por aquí. Lo estoy intentando. A ver si hay suerte”. Añade que también hay muchas alondras en Somalia que no ha visto, pero que es más peligroso que el Delta del Ebro. Le comento que para su próximo libro sobre ellas podía comentar lo de que una legión romana, la quinta (del 52 antes de Cristo al 87 después), llevaba su nombre, Alaudae, alondra. Se dice que por el casco con cresta de los galos que formaban parte de la unidad en sus inicios, al crearla Julio César. Pero a Alström enseguida se le ocurre otra teoría: “Quizá porque las alondras se mueven muy rápido por el campo, y la velocidad era esencial y definitiva en las legiones romanas”. De repente, el ornitólogo y birder se queda callado y alza la cabeza, atento como un perdiguero. “¿Oyes? Precisamente, una alondra”. Juntos escuchamos el precioso canto y, desde luego, el resto es silencio.

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS