LA CRISIS DEL CORONAVIRUS
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La tercera dosis ya es una realidad

Se dispone ya de evidencias que demuestran que con otro pinchazo se consigue un aumento significativo de anticuerpos. Son muchos los países que han establecido ya recomendaciones de administración

Una usuaria de una residencia de Terrassa recibe la tercera dosis contra la covid.
Una usuaria de una residencia de Terrassa recibe la tercera dosis contra la covid.CRISTÓBAL CASTRO

El 7 de septiembre, la Comisión de Salud Pública aprobó en España la administración de dosis adicionales de vacuna frente a la covid en personas que ya habían sido vacunadas con la pauta completa y que pertenecen a determinados grupos de mayor vulnerabilidad. Es importante señalar que, aunque la llegada de la variante delta ha comportado una pérdida de la efectividad de las vacunas frente a la infección, ésta sigue siendo muy elevada para evitar hospitalizaciones y formas graves de la enfermedad.

No obstante, hay personas cuyo sistema inmune está debilitado a consecuencia de diversas patologías o tratamientos inmunosupresores, por lo que no han respondido de forma adecuada a la primovacunación (dos dosis para Pfizer, Moderna o AstraZeneca, y 1 dosis para la vacuna de Janssen). Además, estas personas tienen un riesgo elevado de padecer formas graves de coronavirus y de fallecer. También hay personas, en especial las personas mayores y frágiles, que a pesar de haber generado una respuesta adecuada, han ido perdiendo la protección vacunal con el tiempo.

Se dispone ya de evidencias científicas que demuestran que con la tercera dosis se consigue un aumento significativo de anticuerpos contra la covid-19. Estudios realizados en personas con trasplante de órgano sólido muestran que la administración de una tercera dosis de vacuna de ARN mensajero induce una respuesta adecuada de anticuerpos en el 30-45% de los que no respondieron a la pauta inicial completa de vacunación. En personas con insuficiencia renal en hemodiálisis este porcentaje puede llegar hasta el 50% de los no respondedores. Aunque los datos son aún limitados, estos estudios indican que la administración de la tercera dosis es segura, ya que no se ha observado un aumento de los efectos secundarios.

Son muchos los países que han establecido ya recomendaciones de administración de terceras dosis de vacuna frente a la coronavirus. Sin embargo, al igual que ha ocurrido con las estrategias de vacunación en esta pandemia, las indicaciones no son homogéneas en relación al tipo de pacientes o grupos de población a quien administrar dosis adicionales. Francia fue de los primeros países de la Unión Europea en implementarlo en pacientes con inmunosupresión y a personas mayores de 65 años. Israel la recomienda a toda la población a partir de los seis meses de la última dosis. Reino Unido ha empezado a administrarla a pacientes inmunodeprimidos a partir de los 16 años de edad, a todas las personas mayores de 70 años y a los trabajadores sanitarios de primera línea.

Las recomendaciones de tercera dosis en España han priorizado los siguientes grupos: En primer lugar: Personas de muy alto riesgo (trasplante de órgano sólido o de progenitores hematopoyéticos, personas en hemodiálisis o con diálisis peritoneal, pacientes en tratamiento con quimioterapia, radioterapia o con tratamiento inmunosupresor, inmunodeficiencias primarias, personas con infección por el VIH, con fibrosis quística y personas con síndrome de Down de 40 o mas años de edad). En estos casos la tercera dosis se puede administrar con un intervalo de al menos 28 días tras la segunda dosis. En segundo lugar: Personas que residen en centros geriátricos, por ser en su mayoría frágiles, afectos de pluripatologías y con mayor riesgo de exposición y transmisión del virus. En esta situación la recomendación es administrar la dosis adicional o de recuerdo a partir de seis meses de la segunda dosis.

Asimismo, la Consejería de Salut de la Generalitat de Catalunya ya ha anunciado que se administrará también una tercera dosis de recuerdo a las personas mayores que no viven en residencias. Se empezará con las personas mayores de 90 años, y luego, por franjas de edad, se seguirá con las personas de más 80 y de 70 años.

Y, ¿el resto de la población?, ¿necesitará una tercera dosis? En estos momentos, no se dispone de evidencias científicas suficientes para recomendarlo a toda la población. Todas las vacunas autorizadas en la Unión Europea siguen siendo muy efectivas para evitar hospitalizaciones, ingresos en UCI y muertes por covid. El número de infecciones en personas vacunadas sigue siendo bajo, incluso con la variante delta. Tanto la EMA (European Medicines Agency) como el ECDC (European Center for Disease Control and Prevention) consideran que es aún prematuro recomendar dosis de recuerdo a la población general.

La estrategia para un control efectivo de la pandemia y para hacer frente a la aparición de nuevas variantes del virus es aumentar las coberturas vacunales a nivel mundial. No hay que olvidar que sólo el 2,2% de las personas que viven en países de baja renta han recibido una dosis de vacuna. Esta es la prioridad.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción