Ada Colau responde a las críticas por la suciedad en Barcelona con un plan de choque de 70 millones

El Gobierno de la alcaldesa actuará en 350 puntos críticos del espacio público y crea un comité de coordinación del mantenimiento

Basura tirada junto a un contenedor de la calle Dos de Maig de Barcelona, este lunes.
Basura tirada junto a un contenedor de la calle Dos de Maig de Barcelona, este lunes.Albert Garcia (EL PAÍS)

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, responde a las críticas por el aumento de la suciedad en la ciudad, admitida por el propio ejecutivo y objeto de denuncias constantes de la oposición desde el pasado verano. El consistorio ha presentado este lunes un plan de choque “para el mantenimiento integral del espacio público” que supondrá una inversión de 70 millones de euros hasta el año 2023. Las medidas tendrán una primera fase intensiva hasta el próximo mes de marzo, cuando entrará en vigor la próxima contrata de la limpieza: se focalizarán en 350 puntos críticos y se centrará en limpieza, pero también en pintadas, señalización, mobiliario urbano, pavimentación, alumbrado, zonas verdes, alcantarillado y patrimonio artístico.

Por citar algunas actuaciones concretas: se retirarán pegatinas, chicles pegados al suelo; se mejorará el mantenimiento de papeleras, la limpieza a fondo de pavimentos, contenedores o parte inferior de las papeleras; se retirarán malas hierbas, se baldeará con agua, se controlarán las plagas (de ratas o cucarachas, sobre todo) y se repondrá mobiliario urbano o pavimento roto. Los responsables de las áreas involucradas en el plan han defendido que el “esfuerzo y refuerzo” (las palabras más empleadas durante la rueda de prensa) obedece “a los nuevos usos más intensivos del espacio urbano tras la pandemia”, como los botellones. El plan lleva por nombre Cuidemos Barcelona y dependerá de la gerencia municipal. Lo coordinará el veterano gerente Jordi Campillo, que desde 2002 ha ocupado cargos de responsabilidad o la gerencia en varias áreas vinculadas al espacio público. En el mandato pasado fue gerente de Ecología Urbana y hasta el nuevo cargo, ha sido director de proyectos estratégicos en la Gerencia Municipal.

La gerente del consistorio, Sara Berbel, ha asegurado que el consistorio ya trabajaba en un plan integral de mantenimiento en vistas a la nueva contrata, y se ha adelantado para no esperar a marzo de 2022. Berbel ha revelado que la ciudad gasta 350 euros al año por ciudadano en mantenimiento del espacio público, 105 de ellos a la limpieza viaria. “Es el Ayuntamiento que más gasta de España”, ha presumido. Sobre el origen de los 70 millones, de dónde salen y en qué se dejará de gastar, Berbel ha argumentado que el consistorio ha hecho “una priorización de partidas entre áreas”, sin concretar cuáles, y ha asegurado que “no se dejará de hacer nada”. De los 70 millones, 30 y ya estaban previstos como aumento del gasto anual en la nueva contrata (y se adelantan). Los otros 40 millones son una aportación imprevista. La nueva contrata tendrá un coste anual de más de 300 millones de euros (el 10% del presupuesto municipal) y comportará contratar a 400 personas más.

“Ponemos toda la carne en el asador”, ha resumido el concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, que ha capitaneado desde el mandato pasado el diseño de la nueva contrata de limpieza viaria y recogida de basura. “Es un esfuerzo brutal que marca un punto de inflexión en la manera de funcionar, integral, ante los nuevos usos de la ciudad”, ha añadido la teniente de alcalde de Urbanismo, Ecología y Movilidad, Janet Sanz. “Hace demasiado tiempo que hay espacios que sabemos que esperan una intervención integral”, ha afirmado.

El plan se centrará en los 350 puntos críticos, en todos los distritos, y también en enclaves prioritarios como son los ejes comerciales o los entornos escolares. También se focalizarán esfuerzos en puntos que suelen tener problemas de malos olores, por orines, por ejemplo. Y se activarán rutas nocturnas para mejorar el alumbrado en puntos oscuros. Para seguirlo, también se crearán “mesas comunitarias en los distritos”, ha explicado la teniente de alcalde. Los malos olores que denuncian vecinos de Sant Martí sería un ejemplo de cuestión a tratar.

Los responsables del plan han recordado que la ciudadanía puede notificar incidencias en la web del Ayuntamiento (barcelona.cat/incidencies-espai-public) en la aplicación Barcelona a la butxaca o en el teléfono gratuito 900 226 226.

El PSC recela de la extensión del sistema puerta a puerta

El PSC, socio en el gobierno municipal de los comunes de Ada Colau, expresó este lunes su recelo al despliegue del sistema de recogida de basura puerta a puerta. El nuevo sistema se implantó en junio en una parte del barrio de Sant Andreu, donde ha habido muchas quejas, y está previsto que abarque todo el barrio en dos semanas.
El número dos de Colau, el socialista Jaume Collboni, anunció a mediodía que su extensión al barrio de Horta (que gobierna el PSC) queda paralizada hasta que se terminen los ajustes en Sant Andreu. La concejal de Horta, Rosa Alarcón fue más explícita al afirmar que su partido “no ve nada claro” el sistema “hasta que se resuelvan los problemas”. La respuesta de Badia fue que ya habían anunciado que la extensión no se producirá hasta que el sistema esté asentado en Sant Andreu.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS