Concentración frente a la Delegación de Gobierno de Barcelona en protesta por el juicio a un fotoperiodista

Albert Garcia fue detenido en octubre de 2019 cuando cubría para EL PAÍS la manifestación a raíz de la sentencia del ‘procés’ y se enfrenta a una petición fiscal de un año y medio de cárcel

Concentración de periodistas frente a la Delegación de Gobierno en Barcelona en protesta contra el juicio al fotógrafo Albert Garcia.
Concentración de periodistas frente a la Delegación de Gobierno en Barcelona en protesta contra el juicio al fotógrafo Albert Garcia.Joan Sanchez (EL PAÍS)

Dos centenares de profesionales del periodismo, la mayoría de ellos fotógrafos de prensa, se han concentrado esta mañana frente a la Delegación de Gobierno de Barcelona en protesta por el juicio al fotoperiodista Albert Garcia, que tendrá lugar el próximo 14 de octubre en la Ciudad de la Justicia. Garcia fue detenido por el Cuerpo Nacional de Policía el 18 de octubre de 2019 en plaza Urquinaona cuando cubría para EL PAÍS la manifestación a raíz de la sentencia del procés. La Fiscalía le atribuye dos delitos de atentado contra agentes de la autoridad y un delito leve de lesiones y demanda 18 meses de prisión, una pena de multa de 40 días y una indemnización. La acusación se fundamenta exclusivamente en la versión policial, mientras que las imágenes grabadas de la detención del fotoperiodista evidencian que no se produjo agresión, desobediencia u obstrucción. Albert Garcia estaba haciendo su trabajo y tomaba imágenes de una acción policial en la que agentes antidisturbios golpeaban a un joven.

El Colegio de Periodistas, el Comité de Empresa y el de Redacción de EL PAÍS y el Sindicato de Periodistas, entre otros, han firmado un manifiesto, entregado esta mañana en la Delegación del Gobierno, en el que se denuncia lo que se considera una amenaza de prisión por fotografiar una acción policial. El documento sostiene, además, que el juicio a Albert Garcia va más allá de su caso y constituye un ataque a la prensa y a la libertad de expresión y, por extensión, al derecho a la información de la ciudadanía.

“Hay que ver, que después de casi 50 años tengamos que estar igual, exigiendo la libertad de expresión. Parece mentira”, comentaba la veterana fotógrafa Pilar Aymerich, quien ha asistido a la concentración junto a colegas como Joan Guerrero, Salvador Sansuan, Pere Moné, David Airob o Mireia Comas, así como compañeros de Albert Garcia. Para los profesionales concentrados frente a la Delegación del Gobierno, la acusación contra el fotoperiodista no se sustenta en ninguna prueba sino exclusivamente en el relato de la policía frente a una infinidad de imágenes de otros fotógrafos que también cubrían los incidentes y que muestran todo lo contrario. El manifiesto también pone de relieve la preocupación de los fotoperiodistas por la creciente intimidación a la prensa y recuerda que la Comisión Europea ha hecho públicas unas recomendaciones a los Estados miembros para evitar esos abusos. También se alude a los informes de la Federación Europea de Periodistas que señalan un aumento de la violencia policial contra los periodistas en España.

El documento concluye exigiendo al Ministerio del Interior que desautorice la versión de la policía contra Albert Garcia y que la Fiscalía retire las acusaciones. También llama a la movilización de la profesión en una concentración en la Ciudad de la Justicia el 14 de octubre, fecha del juicio.

Un diputado de Vox califica de “delincuente” al fotoperiodista

El caso de García ha aterrizado también en Parlamento catalán, que este jueves celebraba un pleno ordinario. El diputado de la CUP, Xavier Pellicer, ha aprovechado un debate sobre los medios de comunicación públicos para expresar su solidaridad con el fotoperiodista y ha criticado que se impida a la prensa poder realizar su trabajo con garantías. Desde la bancada de Vox se ha escuchado el grito de “delincuente” y la presidenta de la Cámara, Laura Borràs, ha pedido una rectificación y se ha borrado la mención del libro de sesiones.

Borràs había llegado a expulsar al diputado de Vox Alberto Tarrades, al pensar que era él quién había gritado, refiriéndose a Pellicer. El representante del partido de Santiago Abascal se había encarado a la presidenta en el debate anterior y en el que Borràs le llamó la atención por vincular inmigración y delincuencia. Pese a que le había quitado el uso de la palabra, Tarrades había seguido increpándola y por eso le llamó al orden. El número dos de Vox en Cataluña, Joan Garriga, ha pedido la palabra después para explicar que era él el que había gritado a Pellicer pero ha aclarado que se refería al fotoperiodista. “Si lo han detenido es un por delito que ha cometido”, se ha justificado.



Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS