El Ayuntamiento de Barcelona le debe casi 400.000 euros desde 2020 al sector de la educación en tiempo libre

La falta de subvenciones en el `lleure´ afecta directamente a las familias vulnerables

Inicio de las colonias de verano organizadas por Fundesplai, en Barcelona, en junio de 2021. /  [Carles Ribas]
Inicio de las colonias de verano organizadas por Fundesplai, en Barcelona, en junio de 2021. / [Carles Ribas]Carles Ribas (EL PAÍS)

El Ayuntamiento de Barcelona debe 388.139 euros a seis de las ocho federaciones que se dedican a la educación en tiempo libre al no haber satisfecho las subvenciones de 2020. Las citadas entidades han suscrito un comunicado de denuncia, que ha sido presentado esta semana por el Consejo de la Juventud de Barcelona (CJB). La falta de subvenciones afecta directamente a las familias económicamente vulnerables, según fuentes del CJB, que también reclaman que se concrete una fecha para la recepción de los 160.600 euros en subvenciones que corresponden al 2021. Fuentes del Consistorio barcelonés mantienen que están trabajando para realizar los pagos “lo antes posible”.

Las entidades indican que el gobierno del Ayuntamiento de Barcelona ya se había comprometido en numerosas ocasiones a hacer efectivo el pago de la subvención extraordinaria con motivo de la pandemia: primero a finales de 2020; luego el pasado 31 de marzo; y finalmente a mediados de este verano. Pero todavía está pendiente de ser finiquitado. Miembros del área de Infancia, Juventud y Personas Mayores del Ayuntamiento atribuyen la demora a que algunas de las entidades federadas tienen pendiente de entrega “justificantes” de otras subvenciones recibidas por el Ayuntamiento.

David Franquelo, vicepresidente del CJB, sostiene que esa versión es “la última excusa” que ha dado el Ayuntamiento. “En un documento pone explícitamente que si hay una entidad que no ha aportado el justificante eso no va a ser en perjuicio de las demás”, señala, en alusión al escrito que regula la concesión de la subvención adjudicada en 2020 todavía no abonada. Franquelo añade que se debería entregar “al menos la parte proporcional” a las entidades que sí hayan cumplido el trámite requerido.

El comunicado del consejo destaca que estas organizaciones “no tienen el músculo económico” para afrontar todos los gastos que les ha sobrevenido. Los esplais, que agrupan a cerca de 3.000 voluntarios dedicados a la educación comunitaria de más de 13.000 niños y jóvenes, son asociaciones sin ánimo de lucro y tienen dos vías de financiación: las cuotas que pagan las familias y las subvenciones. Estas últimas se destinan en su mayoría a las personas con menos recursos, señalan desde el CJB. “Las subvenciones mantienen con vida los esplais, sobre todo porque permiten que haya igualdad de oportunidades: sin ellas es posible que muchas personas se queden fuera”, lamenta Franquelo.

Albert Riu es el director del conjunto de instalaciones juveniles de la Fundación Pere Tarrés, una de las instituciones firmantes que federa a 53 entidades de esplai. Riu mantiene que “recibieron como una muy buena noticia” que el Ayuntamiento anunciara esta ayuda extraordinaria con motivo de la pandemia; especialmente, agrega, por todos los sobrecostes que las medidas sanitarias implicaban. Sin embargo, la demora en el pago ha supuesto una “sorpresa” dado que, según matiza, el Ayuntamiento “no es una Administración que tienda a pagar muy tarde”. Riu indica, sin embargo, que la tramitación de las subvenciones puede ser “perversa”, porque “te obliga a avanzar un dinero” que muchas entidades no tienen.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS