Iceta oficializa su renuncia y pasa el testigo a Illa en un PSC fortalecido

El líder de la oposición se postula para dirigir el partido en el congreso de los próximos 18 y 19 de diciembre

Iceta saluda a los consejeros nacionales del PSC durante la ovación que le han dispensado. A la derecha, Salvador Illa. / PSC
Iceta saluda a los consejeros nacionales del PSC durante la ovación que le han dispensado. A la derecha, Salvador Illa. / PSC

El ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, ha formalizado este domingo, en el consejo nacional del PSC, su renuncia como primer secretario del partido. Con su decisión, el socialista abandona la máxima responsabilidad de la formación que asumió hace siete años cuando estaba inmerso en plena crisis y lo deja como primera fuerza n Cataluña. Iceta ha traspasado así el testigo a su sucesor natural, Salvador Illa, que ha anunciado su candidatura. “Este es un proyecto colectivo con muchos acentos y matices. Siempre estaré donde el partido me pida. Y si confiáis en mí me ofrezco a liderarlo”, ha afirmado el jefe de la oposición. El relevo se consumará en un congreso extraordinario previsto para los próximos 18 y 19 de diciembre.

Con toda probabilidad, Illa deberá presentarse a unas primarias aunque no tendrá grandes rivales. En su intervención, el socialista, que ha considerado al presidente de la Generalitat Josep Tarradellas como un referente, ha expuesto un decálogo sobre el que quiere que pivote el partido. Los diez ejes son los siguientes: el PSC debe ser el partido de la socialdemocracia; de compromiso con Cataluña, España y Europa; que debe hablar a toda Cataluña y no solo a una parte en un reproche que suele hacer al independentismo; del respeto; la proximidad; del inconformismo; la ambición para que Cataluña vuelva a liderar la economía española; del diálogo entre catalanes y el resto de españoles y que sea útil.

Tras abrir la sesión cerrando filas con Meritxell Batet, presidenta del Congreso por haber decidido quitar el escaño a Alberto Rodríguez, Iceta ha revelado que remitió su carta de renuncia a la presidenta del Consejo Nacional y ha explicado que era “obvio” que debía pasar el testigo desde que promovió que Illa, entonces ministro de Sanidad, fuera cabeza de lista el 14-F. “Tocaba hacerlo. No me gustan las bicefalias porque suelen provocar cefaleas”, ha deslizado subrayando que el relevo se hace sin “estropicios” ni divisiones internas. “Y acertamos”, ha recalcado en alusión a Illa en referencia a su victoria en esos comicios.“Fue un magnífico alcalde en La Roca y un magnífico secretario de organización y ministro. Pasó todas las pruebas y sobre todo la de la opinión de los ciudadanos”.

Sumido en una grave crisis interna por el procés, Iceta asumió la dirección del PSC en 2014 y lo ha dirigido en los años más convulsos de la última década hasta llevarlo ahora, ha dicho, a ser la primera fuerza. El socialista ha explicado que el partido pudo resistir porque no improvisa ni cambia de siglas, tiene una historia, una implantación territorial poderosa y porque coincidió además que sintonizó con Pedro Sánchez. “Avanzaremos juntos (con el PSOE) aunque podamos tomar decisiones que no sean coincidentes”, ha afirmado en referencia a que el PSC votó no en contra de la investidura de Mariano Rajoy y el PSOE se abstuvo. Iceta ha reivindicado el diálogo para resolver el conflicto soberanista y ha defendido que los indultos -“Algunos decían que sería el fin de la democracia”- han sido un gran instrumento para el reencuentro entre catalanes.

Los dos políticos han coincidido en subrayar la necesidad de que los partidos que se autodefinen como de izquierdas -en clara alusión a ERC- voten los Presupuestos Generales del Estado por su apuesta por las políticas sociales y de inversión. “¿Alguien será capaz de decir no al futuro de España y de Cataluña? Espero que no pase”, ha afirmado Iceta. “Es difícil que no los vote quien se hace llamar de izquierdas”, ha insistido Illa. Ninguno de los dos ha entrado a debatir que los partidos independentistas critican que solo hayan ejecutado el 15% de las inversiones previstas en Cataluña en 2020.

Con todo, Illa se ha vuelto a ofrecer para aprobar los Presupuestos de Pere Aragonès sino los pacta con la CUP -“Estaremos a la altura”- y ha lamentado que Cataluña esté en la cola de la renovación energética y que flaquee en cuánto a orden público. El socialista se ha criticado que haya 112 cargos estatutarios con el mandato caducado en Cataluña. Por ello, se ha ofrecido ya a renovar al Síndic de Greuges, con más de 1000 días con el mandato caducado, aunque sin revelar un candidato. Su titular, Rafael Ribó, hace tiempo que reclama su relevo.

"Un acto de servicio a Badalona"

Salvador Illa, líder del PSC, ha considerado que la moción de censura en Badalona en contra del alcalde Xavier García Abiol es un "acto de servicio" para esa ciudad. "No es nada personal contra nadie. Se ha tomado la decisión con prudencia y respeto por todo el mundo", ha afirmado. El socialista Rubén Guijarro relevará al popular el próximo 8 de noviembre tras la votación de la moción de censura. Miquel Iceta, ya ex primer secretario, ha afirmado que los socialistas sienten alegría por el cambio en la alcaldía, pero no porque recaiga en Guijarro sin porque han demostrado que el socialismo es garantía de "política limpia" al servicio del conjunto de la ciudadanía, que merece "honestidad". Albiol apareció en los Papeles de Pandora como apoderado de una empresa en el paraíso fiscal de Belice.





Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS