Pere Aragonès reactiva su agenda internacional y orilla el ‘procés’

El ‘president’ viaja a Glasgow y París para reposicionar la imagen de Cataluña

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en el Palau de la Generalitat, en octubre.
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en el Palau de la Generalitat, en octubre.David Zorrakino (EL PAÍS)

Pere Aragonès cumplirá en breve seis meses al frente del Ejecutivo catalán y, de momento, ha practicado el equilibrismo entre la reivindicación independentista y la gestión del día a día. Su agenda internacional, que estrena este domingo, tiene visos de seguir con ese malabarismo. El paso del líder republicano por Escocia y Francia, con participación en la cumbre del clima COP26 y una reunión en la Unesco, respectivamente, muestran cierta apuesta por orillar el procés como eje de la acción exterior. El objetivo: reposicionar Cataluña en foros internacionales.

El president ya había hecho viajes puntuales al exterior, hasta ahora en clave interna: visitó a Marta Rovira en Suiza y a Carles Puigdemont en Waterloo, ambos huidos de la justicia española. En Glasgow estará dos días, una visita que enlaza con uno de los ejes de su plan de legislatura, la Cataluña Verde. Aragonès hablará en una de las sesiones que organiza la coalición Under2, que agrupa a gobiernos regionales alineados con la meta de reducción de emisiones de CO2 fijadas en el Acuerdo de París.

En la mesa en la que participará, titulada Liderazgo en Energía, Transporte e Industria, el jefe del Govern compartirá espacio con la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon. Pese a que el encuentro es de carácter técnico, es imposible no encontrarle otra lectura. Aragonès no pierde oportunidad para recordar que su propuesta para resolver el conflicto político en Cataluña es la vía escocesa, es decir, un referéndum de independencia acordado.

Una foto con la líder del SNP, que ya anunció su intención de celebrar una nueva votación sobre la independencia a finales de 2023, es un caramelo difícil de rechazar para el republicano. Y la situación es un ejemplo perfecto del equilibrismo al que juega: acercarse al referente internacional en autodeterminación y, al mismo tiempo, estar en uno de los foros clave sobre la acción climática e intentar que Cataluña recupere voz propia.

Foro sobre el clima

El paso por Reino Unido, que se extenderá hasta el lunes, también incluye entrevistas con medios británicos y la participación en otro foro de entidades subnacionales del COP26, el Regions4, que engloba a 41 gobiernos regionales de 21 países. Además, tiene otras citas de carácter bilateral más variopintas: con el presidente de la isla de Córcega, Gilles Simeoni; el gobernador del estado de Washington, Jay Inslee —para explorar sinergias en investigación—; y con el presidente del land alemán de Baden-Württemberg.

Una semana después, Aragonès aterrizará en París. La semana pasada, el Ejecutivo catalán aprobó un texto de convenio de colaboración en ciencia y educación con la Unesco y el presidente irá a firmarlo con la presidenta de la entidad, Audrey Azoulay. El último acuerdo de este tipo vigente data de 2013 (se firmaban regularmente desde los años 60) y muestra cierta desaparición del Ejecutivo de la Generalitat en foros internacionales, especialmente en los años de más confrontación por el procés.

El jefe del Govern y la consejera de Acción Exterior, Victòria Alsina, le dan así un empujón a la presencia internacional de Cataluña. Aragonès también espera reunirse con empresarios franceses que tienen intereses en Cataluña. La agenda aún no está cerrada, pero en la oficina del president también tienen interés en algún gesto de cara a la comunidad de habla catalana del sur de Francia.

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS