El Govern propone a la CUP “estudiar” un referéndum si permite tramitar los presupuestos

Los anticapitalistas deciden su posición este sábado, tras recibir con frialdad la propuesta

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, con la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, durante su visita a París
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, con la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, durante su visita a ParísJORDI BEDMAR (Europa Press)

El president Pere Aragonès ha adelantado este viernes desde París parte de la última oferta hecha a la CUP, de cara a lograr que apoyen los presupuestos. O, al menos, para que retiren la enmienda a la totalidad que se votará el lunes. El Ejecutivo propone “estudiar la posibilidad de impulsar” un referéndum y aumentar en 250 millones más la partida para vivienda, entre otras cuestiones. Los anticapitalistas valorarán hoy la propuesta. Los comunes y el PSC, por su parte, anunciaron este viernes sendas enmiendas a la totalidad de las cuentas.

Desde la capital francesa, el republicano se ha mostrado confiado en que la CUP, que se reúne el mediodía de este sábado en Santa Perpètua de la Mogoda (Vallès Occidental), dé luz verde al pacto. “Quedan horas por delante y las aprovecharemos”, ha dicho Aragonès. La propuesta incluye que la partida para vivienda llegaría así a los 1.000 millones de euros (tal y como reclaman los anticapitalistas) y se activarían algunos impuestos verdes, pero en el plano nacional es muy vaporosa. ERC se abstuvo y Junts votó en contra de celebrar un referéndum antes de que acabara esta legislatura en el pasado debate de política general.

Los anticapitalistas han recibido con frialdad la propuesta. Creen que se están prometiendo cosas que ya estaban en el acuerdo de investidura y que no se cumplieron. Los dos socios del Govern insisten en que su socio preferente es la CUP. La posibilidad de sumar a los comunes entusiasma más a las filas republicanas que a Junts, donde expresan sus recelos. “No le vamos a dar a los comunes cosas que no le demos a la CUP”, ha defendido una primera espada de la formación.

La presión de los comunes

La decisión de los anticapitalistas será clave para que se despejen los nubarrones sobre las cuentas. Algunas voces de Junts creen que ERC quiere forzar un pacto a cuatro para presumir de centralidad. Los republicanos, de hecho, querían tras las elecciones del 14-F un Ejecutivo de independentistas y En Comú Podem. Cuando se amagó con el Govern en solitario, ERC picó en la puerta de los comunes, que se sintieron entonces utilizados.

Precisamente para protegerse de ese riesgo, los de Jéssica Albiach han optado este viernes por presentar también su enmienda a la totalidad. Con todo, los comunes aceptan que hay avances en las negociaciones, como certificaron en la reunión del jueves, y quieren seguir negociando. El PSC ha justificado su enmienda ante la “actitud negativa” de Aragonès, que en repetidas ocasiones ha cerrado la puerta a cualquier pacto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS