30.000 euros el metro: los pisos de superlujo del antiguo Deutsche Bank de Barcelona alcanzan precios récord

Comienza la venta de las 34 viviendas de KKH que gestionará la cadena hotelera Mandarin Oriental

Antigua sede del Deutsche Bank, reconvertida en apartamentos de lujo en la esquina entre la Diagonal y el paseo de Gracia de Barcelona.
Antigua sede del Deutsche Bank, reconvertida en apartamentos de lujo en la esquina entre la Diagonal y el paseo de Gracia de Barcelona.Albert Garcia (EL PAÍS)

Las obras de los 34 pisos de superlujo que se están construyendo en la antigua sede del Deutsche Bank en Barcelona encaran la recta final. La promoción, en una privilegiada esquina de la Diagonal y el paseo de Gràcia, es del grupo inversor KKH Property y la gestionará la firma hotelera Mandarin Oriental, con la marca Mandarin Oriental Residences. Las viviendas de la mitad inferior del edificio de 20 plantas están alcanzando un récord de precio en España: 30.000 euros el metro cuadrado. La promotora confía en tenerlas vendidas antes del verano de 2022, aunque no precisa cuántas ha comercializado hasta ahora. Según fuentes del mercado, la cifra rondaría las ocho unidades.

El mercado residencial de superlujo es relativamente nuevo en la ciudad. A la antigua sede bancaria le precedió el edificio que albergó la aseguradora Winterthur en la plaza de Francesc Macià, promovido por Squircle Capital. Siete apartamentos de 600 metros cuadrados (cinco ya vendidos) y un ático de mil, que ocupan una planta entera cada uno de ellos. Esa promoción alcanzó 20.000 euros por metro cuadrado. Por ahora no hay nuevos proyectos de este segmento de mercado en Barcelona, que también se ha hecho un hueco en Madrid con complejos como el de Centro Canalejas.

En el caso de la torre del antiguo Deutsche Bank, el complejo residencial de lujo fue la alternativa al fallido proyecto de convertir el edificio en un hotel Four Seasons. Un veto que fue una de las primeras y polémicas decisiones del equipo de la alcaldesa Ada Colau cuando llegó al gobierno de la ciudad en 2015. Ese verano dictó una moratoria de hoteles y redactó un plan urbanístico que solo permite nuevas aperturas en zonas periféricas de la ciudad.

KKH compró el edificio por 90 millones de euros en 2014, con la Diagonal y el paseo de Gràcia recién reformados por el alcalde Xavier Trias. La ubicación era inmejorable y el edificio, la única torre en su entorno. Pero en octubre de 2015 la nueva propiedad anunció que renunciaba al hotel y reorientó el proyecto a viviendas de lujo. Los vecinos celebraron la renuncia, pero no vieron con buenos ojos un proyecto elitista. El ejecutivo de los comunes aplaudió que la inversión se mantuviera en la ciudad.

La comercialización de las viviendas fuera de mercado comenzó en 2019, cuando el grupo hizo una venta selectiva y limitada a inversores conocidos. Aunque es ahora cuando arranca la comercialización oficial de esta promoción de superlujo, cuyas obras terminarán entre los meses de enero y febrero. Esas primeras ventas, que corresponden a los pisos inferiores (de la planta 1 a la 10), han alcanzado un precio medio de 30.000 euros el metro cuadrado. Se trata del máximo logrado en el mercado español, muy por encima de los 17.000 euros por metro cuadrado que cuestan los mejores pisos del paseo de Gràcia. Aunque muy por debajo de los 100.000 euros por metro cuadrado que se piden por viviendas comparables en otras capitales del mundo, como Londres, Montecarlo o Nueva York.

Josep-María Farré, fundador de KKH, cree que incluso se podrían superar esos 30.000 euros por metro cuadrado en las ventas que se cierren en los próximos meses. Algo que seguro ocurre cuando se ponga en comercialización el ático dúplex que ocupa la última planta, la 20. De momento, la compañía no pone fecha para sacarlo al mercado. Es una práctica habitual de las empresas: esperar el mejor momento para obtener el máximo por la joya de la corona.

Imagen virtual de los apartamentos de KKH con gestión de Mandarin Oriental en Barcelona.
Imagen virtual de los apartamentos de KKH con gestión de Mandarin Oriental en Barcelona.

Desde finales de octubre han comenzado las visitas al piso piloto de la planta 16. La compañía asegura que ha recibido más de mil “interesados registrados y verificados” a través de la página web del proyecto. Entre ellas, se ha realizado un “proceso de priorización” y se han agendado 110 visitas, a un ritmo de dos al día, durante los próximos tres meses. “Junto con el lanzamiento del piso muestra hicimos un road show en Londres, Moscú, Miami Nueva York y Oriente Medio”, cuenta Ferré.

Entre los compradores hay nacionales, con interés de vivir de forma permanente en las residencias, como internacionales que buscan una segunda o tercera propiedad para estancias frecuentes o de larga duración. “La mitad son españoles y la mitad extranjeros”, añade Farré. En el perfil del comprador figuran deportistas de alto nivel, empresarios y propietarios de otras viviendas de alta gama.

El edificio tendrá 30 pisos de una a tres habitaciones y no menos de 120 metros cuadrados. Y cuatro áticos de cuatro habitaciones y superficies de hasta 580 metros cuadrados y vistas de 360º sobre la ciudad. El edificio se corona con el super ático, que no está en venta.

El complejo tiene forma de L (con cuatro fachadas) y 20 plantas en la antigua torre Deutsche Bank. Mantiene su altura original de 75 metros, transformada por el arquitecto Carlos Ferrater, premio Nacional de Arquitectura. El diseño interior lo firma el estudio londinense Muza Lab. “La mayoría de los pisos tiene tres o cuatro fachadas”, indica el fundador de KKH. El complejo llama la atención por sus ventanas, cúbicas o rectangulares, en relieve y enmarcadas en color blanco.

Los propietarios de los exclusivos pisos no podrán alquilarlos por menos de un año. La gestión del edificio y sus zonas comunes corresponderá a Mandarin Oriental y los vecinos podrán contratar a la compañía servicios como limpieza, seguridad o mantenimiento. En la planta sexta se ubicará la zona comunitaria con gimnasio, spa, sauna, dos salas de reuniones, salón, biblioteca… Además, tendrán acceso a los servicios e instalaciones del Hotel Mandarin Oriental, a unos centenares de metros en el paseo de Gràcia. La piscina está ubicada en la cubierta del edificio anexo, donde está Casa Seat.

Los apartamentos de lujo en Barcelona serán el séptimo complejo de Mandarin Residences, que tiene otros 14 en proyecto. El de Barcelona es el primero que la compañía abre en Europa Continental. Otros están ubicados en Londres, Nueva York, Bali o Honolulu.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS